lunes, 29 de abril de 2019

Bonfatti y Perotti van en punta y los sigue Corral por la Gobernación santafesina

Los distintos candidatos consagrados en las PASO ya piensan en las estrategias para las generales del 16 de junio.

Bonfatti y Perotti (arriba) seguidos por Corral, preparan sus estrategias para las
elecciones generales de Santa Fe el 16 de junio. (Foto/UNO Santa Fe)
Santa Fe - Los resultados electorales de una primaria se miden según quién los mire. Todos tratan de adjudicarse algún triunfo. Antonio Bonfatti se encamina a ser el candidato más votado de forma individual imponiéndose claramente a sus adversarios Omar Perotti –quien ganó claramente la interna de Juntos a María Eugenia Bielsa– y a José Corral.

Sin embargo, en el Justicialismo muestran la suma de la de los votos de Perotti y Bielsa y aseguran que en el conteo definitivo el Frente Juntos se ubicará 10 puntos por encima del Frente Progresista.

Por su parte, José Corral, que fue el primero en salir a hablar, lo primero que hizo fue dejar en claro que recién con esta primaria se pone en marcha la campaña electoral y que la elección que importa y la que hay que ganar es la general del 16 de junio.

Con casi el 98% de las mesas escrutadas Bonfatti obtuvo 495.000 votos aventajando por cerca de 50.000 a Perotti. Mientras que en tercer lugar se ubicó Corral con 312.000 votos. Más atrás, siempre en el conteo individual, se ubicó Bielsa con 230.000 sufragios, muy lejos de presentar competencia en su interna. Mientras que si se suman los votos de los dos precandidatos de Juntos esa fuerza llegó a 677.000 votos, sacando más de 180.000 votos al Frente Progresista.

Las incógnitas de cada uno

Una de las preguntas que todos vienen repitiendo desde hace semanas es si en junio se sumarán todos los votos del PJ o si los votantes de Bielsa fugarán en busca de una representación más progresista que la que encarna Perotti.

Desde el 2007 –primera elección en Santa Fe con el sistema de las Paso que reemplazó a la ley de lemas– el justicialismo siempre fue el frente más votado en las primarias, pero nunca pudo sostener su caudal de votos para triunfar en las generales. En esta ocasión, el presidente del Partido Juscialista, Ricardo Olivera, dijo que la situación es diferente porque en todo el proceso electoral de las Paso hubo mucho diálogo entre los sectores que compitieron y eso podría redundar en una menor sangría para las generales.

Pero desde hace años se viene produciendo un proceso donde los partidos políticos han perdido capacidad de representación en el electorado y las simpatías o antipatías de los votantes se definen por una innumerable cantidad de variables que ni siquiera están atadas de forma directa a las figuras de los candidatos. En ese contexto es muy difícil creer que los votos le pertenecen a una estructura partidaria o incluso a los mismos candidatos.

Falta un mes y medio para los comicios generales y en esos 45 días serán muchísimos los factores que influirán en el voto de los santafesinos. El primer objetivo de Perotti seguramente será fidelizar los votos del Frente Juntos e ir a captar las voluntades de aquellas personas que este domingo decidieron no votar.

Además, irá analizando cómo evoluciona el escenario nacional. Un dato no menor es que el cierre de listas para las elecciones nacionales será cinco días después de la elección a gobernador en Santa Fe. Es un enigma cómo podría impactar una candidatura de Cristina Fernández en la carrera hacia la gobernación de Omar Perotti, un hombre que siempre mantuvo una relación de tire y afloje con el kirchnerismo.

Por su parte, Bonfatti irá a buscar el voto progresista que pudo haber canalizado Bielsa. Pero también intentará nutrirse de un voto antiperonista, con una estrategia de apostar al voto útil. En las elecciones de 2015 puso en marcha esa estrategia pero con rivales diferentes. En ese momento el rival a vencer era Miguel Del Sel y el socialismo intentó nutrirse de los votos que tenía Perotti, quien quedó tercero cómodo en las primarias. Hoy buscará votos en Cambiemos para vencer al peronismo.

Corral justamente intentará por todos los medios que eso no suceda. Para eso deberá pelear a capa y espada no solo para defender los votos que consiguió hasta acá, sino para empezar a recuperar terreno de manera inmediata y lograr seguir en carrera. Hoy está muy lejos. Pero la misma experiencia de Perotti en 2015 –que terminó perdiendo por 25.000 votos luego de una gran remontada–, es la muestra de que nada está definido hasta el día de las elecciones.

Pero más allá de los esfuerzos personales y de los de su fuerza en la provincia, Corral tiene que pelear contra el peso que significa la gestión nacional de la economía. Hasta el momento, nada hace indicar que Mauricio Macri le pueda dar una mano a su candidato a partir de generar un alivio en el bolsillo de los santafesinos. Por algo este año Cambiemos no ganó en ninguna de las provincias donde hubo elecciones.

El escenario santafesino y los resultados de las elecciones generales van a estar siendo monitoreados por la política nacional. Tanto desde Casa Rosada, como desde el kirchnerismo o una posible candidatura de Roberto Lavagna harán su lectura de lo que pase en Santa Fe.

Una de las preguntas que no tienen respuesta hasta el momento es si el resultado santafesino se puede nacionalizar. ¿Un triunfo de Perotti sería una victoria de Cristina?, ¿que Bonfatti gane podría alentar el final del modelo de la grieta nacional que nutre a Cambiemos y al kirchnerismo?, ¿Cambiemos apostará todo a tener su primer triunfo en Santa Fe o se contentará con que no gane el candidato de Cristina?

Este domingo por la noche todos los candidatos coincidieron en un punto. A partir de ahora empieza otra campaña y todas las fuerzas se preparan para dar la próxima batalla el 16 de junio. Esa será la definitiva.

Informe: UNO Santa Fe

0 comentarios :

Publicar un comentario