miércoles, 26 de julio de 2017

Las vaquitas del consenso y el cuco del pasado K

Por Alejandra Gallo

Con el campo, se sabe, el gobierno de Mauricio Macri se siente como en casa. Hay cuestiones económicas que irritan a los productores, como la carga tributaria que en 20 años pasó del 17% del PBI a 34%, la distorsión de precios entre lo que recibe un productor y lo que paga un consumidor por productos regionales o la leche, el aumento del gas oil que implicará unos $ 3600 millones para el sector.

Sin embargo, nada se compara con la situación durante el anterior Gobierno. Con esta premisa "falta mucho pero no hay que volver atrás", la Sociedad Rural se convirtió en la impulsora y anfitriona de un pronunciamiento del empresariado en ese sentido.

Anoche, los principales referentes del empresariado compartieron el happy hour en La Rural. Estuvieron la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el Foro de Convergencia Empresarial (FCE), las entidades que componen en Grupo de los Seis (G6), los empresarios cristianos de ACDE, las alimenticias de Copal, los bancos nucleados en ABA . En un puñado de horas se concentraron los principales referentes del sector privado en la Argentina, los que tomen decisiones de inversión y empleo; muchos de ellos son los mismos que le generan mal humor al Presidente con sus tacañas inversiones. La idea habría surgido la semana pasada en otros encuentros informales entre la Bolsa, los bancos de Adeba y ABA y la mesa chica de la Sociedad Rural. Luego se sucedieron otros gestos de empresarios de fuste como Luis Pagani quien dejó boquiabiertos a varios por la cantidad de comensales que convoco en el Restaurant Central el jueves. Eduardo Eurnekian imitó esos pasos un día después.

Un empresariado acostumbrado al cortoplacismo empieza a padecer su propia mezquindad¿o acaso sólo los políticos son culpables de la corrupción y el 30% de pobres? El temor de un populismo creciendo en las urnas bonaerenses no asusta sólo a Cambiemos; también a los empresarios que no quieren volver al cepo, el revolver sobre la mesa y los aprietes de la AFIP en el mejor de los casos. Por supuesto hay muchos otros que extrañan los negocios para amigos. ¿Será demasiado tarde? Detrás de todos estos movimientos subyacen algunas gestiones, aún incipientes, para modificar los actuales agrupamientos empresarios, en función de la poca acción del G-6 durante la gestión Macri. Hay quienes promueven un matrimonio de las cámaras ABA, presidida por Claudio Cesario, y Adeba, en manos de Jorge Pablo Brito. Otros vislumbran un frente entre la AEA de Jaime Campos y la Unión Industrial, de Miguel de Acevedo. Eso implicaría la eliminación de los dos movimientos internos, Celeste y Blanca (aun en manos del plástico Héctor Méndez porque retiró sus renuncia ese cargo) e Industriales, presidida por Héctor Motta. Obviamente ambos agrupamientos fabriles rechazan desintegrarse.

Por un lado están los vaivenes de la campaña que golpe a la economía y, por otro, la economía real. Los bolsillos sufren mucho pero se suman otros datos en la senda del gradualismo. En Producción aplauden la suba por tercera vez en el año en la producción de autos (10% interanual) pero fundamentalmente el crecimiento de las exportaciones por un 37% a Brasil y a mercados por fuera del Mercosur con un notable 71% en destinos a Colombia, Chile, México, Perú y Guatemala. En el comercio festejan aunque con poco. Un informe que circula dentro de la Cámara de Comercio, presidida por Jorge Di Fiori, que anticipa que la caída en el consumo empezó a moderarse y se hablaría en julio de una suba de uno por ciento.

Desde esta entidad anticipan que si este Gobierno logra bajar a 22% la inflación este año y llevarla a 10% el próximo y a un dígito en 2019 será la primera vez que el país logrará contener la inflación sin Convertibilidad. Por ahora, en el exterior, cuatro industrias españolas que estaban por anunciar desembolsos en el país, ya avisaron en la embajada local que no desensillarán no sólo hasta octubre sino, como mínimo, hasta 2018. Con estos datos de optimismo los ministros Francisco Cabrera y Nicolás Dujovne salieron de gira por las entidades a pedir: "Si no quieren volver atrás, vótennos".

Todos estos factores que dan vueltas por estas horas en el mundo empresarial estarán en el discurso del titular de la SRA, Luis Miguel Etchevehere, el próximo sábado cuando el Presidente inaugure formalmente esta ganadera 2017. Según pudo saber El Cronista hará eje en la competitividad y en sostener el regreso a los mercados, pronosticará que así el campo generará 1,1 millón de nuevos puestos de trabajo directos e indirectos. Claro que en el camino quedarán otros sectores de a pie. Por eso hay puentes entre el campo y la industria por estos días para avalar las negociaciones sectoriales que propone el Gobierno donde algunos liderarían los negocios y otros deberían ponerse plazos para reconvertirse o cerrar sus puertas.

© El Cronista

0 comentarios :

Publicar un comentario