jueves, 30 de junio de 2016

ES LEY EL PAGO DE DEUDAS A JUBILADOS

El proyecto, que contaba con media sanción de Diputados, 
se aprobó en el Senado por una amplia mayoría.

Nacionales - El pago de deudas a jubilados por juicios pendientes y reajuste de haberes, que será financiado en parte con un nuevo blanqueo de capitales, fue convertido en ley este miércoles en el Senado con amplio apoyo de la oposición, al cabo de un debate de más de siete horas.

La ambiciosa iniciativa, que el Poder Ejecutivo envió al Congreso bajo el título de “Régimen de Reparación Histórica”, obtuvo 56 votos a favor y 11 en contra, y, al igual que en la Cámara de Diputados, dividió en dos al Frente para la Victoria.

Mientras que el grueso del bloque liderado por Miguel Pichetto acompañó el proyecto -al igual que los senadores peronistas de San Luis y La Pampa-, el kirchnerismo duro referenciado en La Cámpora alzó duras críticas y se definió por el rechazo. Hubo una sola abstención, de Fernando “Pino” Solanas (Proyecto Sur).

La flamante ley tiene como objetivo pagar deudas a los jubilados por sentencias y reajuste de haberes mal liquidados a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) y el dinero obtenido del blanqueo de capitales, que el Gobierno estima en un piso de 20 mil millones de dólares.

Además, se crea una Pensión Universal a la Vejez para mayores de 65 años, se establecen reformas impositivas y se ratifica el acuerdo entre la Nación y las provincias por la devolución del 15% de los fondos coparticipables.

En un debate sin sobresaltos, las mayores críticas de la oposición se dirigieron al blanqueo –el quinto desde el regreso a la democracia-, aunque desde distintos bloques ponderaron que esos capitales se destinen a saldar las deudas con los jubilados.

“Nunca he votado un blanqueo, pero lo voto por haber una asignación específica para la reparación a jubilados”, comentó Liliana Negre, mano derecha de Adolfo Rodríguez Saá.

Al abrir la discusión, el senador radical Alfredo Martínez sostuvo que “debemos evitar que sigan proliferando juicios”. “Uno de los objetivos del programa es bajar la litigiosidad previsional”, destacó el miembro informante de Cambiemos.

En el mismo sentido, su par Julio Cobos subrayó que el proyecto busca “terminar de hacer peregrinar a los jubilados por los palacios de Justicia”.

Por el contrario, María de los Ángeles Sacnun (FpV-PJ) advirtió que “esta ley tiende a llevar adelante una quita respecto a los montos de los haberes, de los valores retroactivos, de los criterios de actualización, plazos y condiciones”.

Además, la senadora camporista por Santa Fe alertó que “con las políticas económicas que se están llevando adelante, se pone en riesgo la sustentabilidad del sistema”.

Firmante de otro dictamen de minoría, Sandra Giménez denunció que el blanqueo está destinado a “los amigos de Cambiemos”.

“Los amigos de Cambiemos que no cumplieron con su palabra, no liquidaron la soja ni repatriaron sus capitales, ahora extorsionan al Gobierno” para abrir el blanqueo, advirtió Giménez, que días atrás abandonó el bloque del Frente para la Victoria.

El presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, Daniel Lovera (PJ La Pampa) anticipó su “apoyo crítico” al sostener que “la cuestión previsional no se agota sólo en esta ley”. “Una reparación histórica integral para jubilados actuales y futuros se logra con un paquete de leyes y políticas públicas”, consideró.

Entre las voces más duras, la camporista mendocina Anabel Fernández Sagasti sentenció que “este proyecto no tiene nada de reparador ni de histórico”, y que en cambio significa “una extorsión al federalismo y un retroceso atroz sobre el sistema previsional argentino”.

Al argumentar su posición, Sagasti aclaró que el capítulo referido a la devolución del 15% de los fondos coparticipables a las provincias debió haber ingresado por el Senado, por mandato constitucional.

También cuestionaron el proyecto la chaqueña María Inés Pilatti Vergara y las santacruceñas María Ester Labado y Virginia García, cuñada del diputado Máximo Kirchner. “Dimos durante nuestro gobierno la posibilidad de que los que se llevaron el dinero lo traigan, y no fue exitoso”, aseveró Labado al recordar los anteriores blanqueos.

Para el neuquino Marcelo Fuentes, “este proyecto encubre la intención política de este gobierno de destrozar el sistema previsional argentino”.

Otro reclamo recurrente fue por la cantidad de aspectos diversos que incluye la denominada “ley ómnibus”. “Estamos ante una trampa de varios proyectos en uno. Hay uno que seduce y es la vitrina de la ley”, se quejó “Pino” Solanas, el único que se abstuvo.

En tanto, el peronista sanjuanino Roberto Basualdo enfatizó que “no sólo hay que pagar la deuda externa, sino también la interna. Esta es una materia pendiente que tenemos como país”.

Al cierre del debate, Miguel Pichetto, jefe del bloque FpV-PJ, adelantó su voto a favor, pero aclaró: “No creo que se termine el proceso de judicialización”.

Pichetto reivindicó el gobierno de la expresidenta Cristina Kirchner, al destacar que “permitió incluir a muchos trabajadores que no tenían los aportes hechos” al sistema previsional, y además “venía cumpliendo y asignando una masa de recursos importante cada año al pago de sentencias”.

Por último, el jefe del bloque radical, Ángel Rozas, enfatizó que “esta trascendente iniciativa pone a prueba el carácter social y federal del Gobierno nacional y viene a saldar con sensatez y equidad las deudas internas más serias que tenemos los argentinos, con los juicios de los jubilados por una parte, y con las provincias por otra”.

Por un cambio de última hora introducido en la Cámara de Diputados, la Unidad de Información Financiera (UIF) pasará de la órbita del Ministerio de Justicia al de Hacienda y Finanzas, hoy en manos de Alfonso Prat Gay.

Las representantes de La Cámpora denunciaron un “desmantelamiento” de este organismo, pero Rodolfo Urtubey defendió este cambio, al afirmar que de esta manera la UIF estará “en relación directa con el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores”.

Homenaje a Illia

La sesión inició con un homenaje al expresidente Arturo Illia a 50 años de su derrocamiento, en palabras del jefe del bloque radical, Ángel Rozas.

“Arturo Umberto Illia ha dejado de pertenecer a los partidos políticos que abrazaron los sueños por la República y la Constitución: es una de las grandes banderas de la democracia argentina”, destacó Rozas sobre el exmandatario radical.

Informe: Parlamentario.com

0 comentarios :

Publicar un comentario