miércoles, 25 de noviembre de 2015

Inquietud y pases de facturas en la UCR por la retirada de Sanz

La salida del mendocino de la política cayó muy mal 
en el radicalismo cordobés. Expectativa por lugares.

La crisis del radicalismo tras el alejamiento de Ernesto Sanz que dejó muchos
interrogantes en el marco de la alianza Cambiemos.
Por Mariano Bergero (desde Córdoba)

El día después del sorpresivo anuncio de Ernesto Sanz de ponerle pausa a su carrera política justo en el momento en que el radicalismo tiene acceso al poder como socio y aliado del electo presidente Mauricio Macri continuó sumando inquietud tanto en la Unión Cívica Radical a nivel nacional como en la estructura partidaria local.

Ayer, pese a que algunos dirigentes abonaron la versión oficial del mendocino, quien argumentó su corrimiento en la necesidad de recuperar presencia familiar luego de décadas dedicada a la militancia política, hubo voces que plantearon dudas respecto a los reales motivos de este distanciamiento.

“Hay algo que no se entiende de la posición de Sanz. Si estuvo hasta último momento negociando para quedarse con la jefatura de Gabinete no cierra para nada el argumento familiar”, analizó un dirigente boina blanca.

Otra fuente, que también pidió reserva, no ocultó el malestar que se vive en buena parte de las primeras y segundas líneas del partido centenario. “Es increíble. Sanz fue quien nos llevó a esta alianza con Macri y ahora, que llegamos, nos quedamos sin el principal interlocutor”, se quejó sobre la salida del presidente del partido.

Según pudo conocer este diario, durante la estadía de buena parte de la dirigencia radical en Jujuy, donde Macri cerró la campaña antes del balotaje, Sanz habría sido increpado por algunos correligionarios de la mesa chica del partido que se molestaron porque el mendocino no habría negociado ministerios y lugares clave para el radicalismo.

La conformación del futuro gabinete hasta el momento, sin presencia destacada de hombres de la UCR, va en línea con este reproche.

Esta situación fue analizada el lunes al mediodía en un almuerzo de boinas blancas en Capital Federal en el que todas las críticas recayeron sobre la figura de Sanz.

Esta incertidumbre, en medio de tensas negociaciones por lugares en ministerios y secretarías del Estado, llegó a nuestra provincia donde crece la inquietud por la falta de señales desde Buenos Aires.

“Fuimos clave para el triunfo de Macri el domingo, pero hace dos días que no suena un teléfono desde el PRO”, bramó ayer por la tarde un radical cordobés en reclamo de mayor presencia de dirigentes de este distrito en el que Macri obtuvo 1.540.018 votos.

Ni la segura nominación de Oscar Aguad para un ministerio, que se confirmaría hoy, conforma en el radicalismo local. “Oscar se lo tiene ganado porque viene trabajando con el PRO desde hace años. Lo que nos preocupa es la parte radical pura”, agregó el informante.

© La Voz del Interior

0 comentarios :

Publicar un comentario