sábado, 29 de agosto de 2015

Aníbal vs Scioli / Factura interna

“Yo no te necesito”, habría disparado el candidato a gobernador para despegarse. 
Los K sacan cuentas.

Por Roberto García
Yo no te necesito”. Esa frase, despreciativa y despiadada, describe la explosiva crisis interna del oficialismo. Se la atribuye al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en un áspero diálogo con un demudado Daniel Scioli, quien empezó a mirar al cielo preguntando la razón por la cual le llueven, como nunca, rayos y centellas. Justo a él que no lo mojaba ningún aguacero. 

Fue hace menos de diez días el episodio, casi un altercado y, si uno se atiene a la fundada versión, hubo además un reproche adicional y característico: “Te equivocaste, papá”.

Si no alcanzaban estas dos revelaciones del tenso encuentro, se puede añadir otra cuya totalidad quizás no sea veraz: “Te vamos a cagar. Nos vamos a refugiar en la provincia de Buenos Aires, si es necesario, nuestra meta principal”. Hablaba Fernández, claro, como portavoz también de su encomiada líder espiritual, Cristina, tan irascible con Scioli como él, repitiendo un apotegma que se reitera en la Casa Rosada frente a los futuros comicios: Aníbal seguro, Daniel probable. Casi como si lo desearan. Y confiando tal vez en modificar, luego del 25 de octubre, la ecuación económica que mantuvo a Scioli con el agua hasta la nariz por otra más generosa que lo habilite a Fernández, si triunfa, emprender su mandato con más fondos y otra holgura. Sueños en la tropical Argentina.

Conviene apelar al cirujano para diseccionar el sentido de las palabras. Fernández considera, si la aritmética gobernara a la política, que él –con el agregado del manto de Cristina y el aparato de los intendentes– será gobernador bonaerense el 25 de octubre. Con o sin Scioli en la boleta. Y que esa tierra determinante será patrimonio otra vez del Frente para la Victoria, su refugio o aguantadero, según el gusto de quién opine. Sólo requiere conseguir un voto más que sus eventuales rivales (María Eugenia Vidal, Felipe Solá) galvanizando a quienes votaron en las PASO en esa dirección y, al revés del candidato presidencial, no aparece limitado por exigencias constitucionales como el mínimo del 45% de los sufragios o una diferencia de 10 puntos con el segundo. En cuanto a la “equivocación” que le endilga a Scioli, se alimenta en la complicidad, omisión o distracción del actual gobernador frente a la denuncia de un condenado a reclusión perpetua (Martín Lanatta) que aún lo vincula al jefe de Gabinete con una voluminosa importación de efedrina y un triple crimen del narcotráfico. Por no hablar de un daño colateral en el negocio de las armas, debido a su influencia en el Renar.

Curiosamente, ni Fernández ni la Presidenta le transfieren esa presunta responsabilidad operativa de Inteligencia, de campaña sucia, a opositores como Sergio Massa, Mauricio Macri, los radicales, la izquierda, la derecha o el círculo rojo. Cuando, como se sabe, suele ser mecánico el traslado de culpas a ese sector. Sin decirlo, en cambio, todos saben que implícitamente el tándem oficial se refiere a otros autores, intelectuales o no, léase Ricardo Casal, Fernando Espinoza y Alejandro Granados entre otros, todos funcionarios preferidos de Scioli. Y, por supuesto, al grupo mediático que divulgó el caso: Clarín (para el cual, si pueden, prometen un somatén antes de irse).

Pedido naranja. Scioli en la semana pidió paz, conmiseración, se despegó en privado de las imputaciones y, el dúo Fernández-Cristina alteró sus modos mostrándose cristiano, optó por la amnesia temporal o la vista gorda. Ahora dicen que están todos juntos, reproduciéndose: la mandataria volvió a saludar a Scioli en la Bolsa de Comercio luego de sucesivos desplantes y el jefe de Gabinete lo ha admitido de nuevo como su candidato en sus declaraciones, evita las burlas. Pasó el berrinche, diría la dama, nunca hubo enojo según su catálogo del corazón. En rigor, otras ocurrencias explican la variación sentimental:
1) Cristina debe cesar la interna de su fracción: no ignora que si gana Fernández en la Provincia y pierde Scioli en el ámbito nacional, el peronismo jamás le perdonará esa cesión de poder general, no habrá indulgencia para quien entregó plata, territorio y cargos de otros. Finalmente, había elegido a Scioli por una razón de permanencia o preservación, no por afinidad o amor.

2) La certeza sobre el seguro advenimiento de Fernández también reconoce fisuras si continúa el conflicto intestino: los votos de La Matanza de Espinoza, o los de Ezeiza de Granados, ¿irán para un jefe de Gabinete que sólo piensa en vengarse cuando llegue a La Plata? ¿De qué modo van a transcurrir sus azarosas vidas con gente rencorosa en la administración? Misma pregunta para aquéllos del derrotado Julián Domínguez en las PASO que, guareciéndose en el Papa, no consideran acompañarlo con el voto por la degradante fama de Fernández en la clase media.

Por lo tanto, para la foto hubo que postergar desavenencias. Los vientos no han sido pródigos en los últimos veinte días, hasta pierden cuando ganan (Tucumán) por impericia o prepotencia. Y cierta destreza de la oposición que hizo bandera del voto electrónico cuando había cuestionado su uso al instalarlo Juan Manuel Urtubey en Salta. Delicias de la política. Tal vez Scioli no pierda los votos ya señados, pero de los tres candidatos es el que más necesita sumar nuevas adhesiones si pretende zafar del amenazante ballottage: su vida se juega el 25 de octubre.

También parte de la hegemonía de Cristina, que va por la hazaña de convertir a su antojo un régimen hiperpresidencialista como el suyo por otro más parlamentario para el que la suceda: de ahí que le reserva más facultades al Congreso que domina, determina nuevos nombramientos por otros cuatro años (de la ex SIDE a los cargos en las empresas en las que el Estado dispone de acciones), impondrá quizás un nuevo ministro en la Corte, látigos para sus enemigos, despliega en suma protecciones para reincidir luego en lo que hoy le cuesta abandonar.

Siempre y cuando, claro, sea Scioli su heredero amputado, de circulación restringida y capacidad limitada. Con otros sucesores, en cambio, seguramente habrá batallas desde el primer día, sin treguas, para impedir que desmantelen el escenario teatral.

© Perfil

0 comentarios :

Publicar un comentario