lunes, 25 de noviembre de 2013

En el Gobierno no quieren “saltos bruscos” en el posible aumento de los combustibles

El Gobierno no quiere aumentos en
los combustibles en forma "brusca"
.
EconomíaEl acuerdo de precios que el exsecretario Guillermo Moreno, había impuesto a las petroleras vencerá este martes por lo que la intención del equipo económico es "no prorrogar el congelamiento, porque sería una mala señal". Aclararon que en realidad, no hubo un congelamiento, sino "valores máximos" para las naftas y el gasoil desde abril. El actual ministro de Economía, Axel Kicilloff deberá decidir qué hacer y por el momento, se habla de aumentos escalonados.

El equipo económico autorizará en los próximos días incrementos escalonados en el precio de los combustibles, sin que signifiquen "saltos bruscos".

A cambio, obtuvo un compromiso de las empresas petroleras de aportar mayor inversión a un sector que está en estado crítico.

Así lo indicaron fuentes del equipo económico en un día en el que hubo reuniones en las casas de los funcionarios, pero no en el Palacio de Hacienda, que este lunes volverá a ser escenario de encuentros entre los funcionarios que acaban de asumir.

El dilema más urgente se le presentó al nuevo secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, que debía decidir con el ministro Axel Kicillof qué hacer con el esquema de acuerdo de precios de las naftas que, parcialmente, impuso Guillermo Moreno hace seis meses.

Este plan, detalla La Nación, vence el martes y la intención del equipo económico es "no prorrogar el congelamiento, porque sería una mala señal".

En realidad, no hubo un congelamiento, sino "valores máximos" para las naftas y el gasoil desde abril, que no respetaron ni YPF ni las empresas privadas.

Por lo tanto, la intención oficial es "autorizar aumentos graduales". En las últimas 72 horas, Kicillof y otros funcionarios de su equipo se reunieron con empresas del sector petrolero.

Para el plan de liberalización gradual del precio de los combustibles Kicillof cuenta con el aporte clave de YPF, y se busca que las otras firmas sigan el mismo sendero de alzas consensuadas.

La idea, en concreto, es permitirles que realicen aumentos graduales, pero que, a cambio, se comprometan a "realizar mayores aportes de producción" en un año en el que la energía volverá a mostrar un importante déficit de comercio exterior, más allá del creciente rojo del sector turismo.

"La idea es que puedan aplicar algún aumento, porque no hay intención de continuar con la estrategia de Moreno. Pero, al mismo tiempo, que no signifique un incremento fuerte porque sería una pésima señal para el comienzo de la gestión de Augusto (Costa)", explicó la fuente.

Por lo tanto, habrá nuevos incrementos en los próximos meses para las naftas y el gasoil, en este contexto de ajustes que, con este nuevo equipo económico, jamás serán mencionados como tales.

En la curiosa y tensionante situación en la que Moreno sigue ejerciendo su cargo hasta el lunes próximo, el temor del equipo de Kicillof es qué jugada puede hacer el renunciante secretario de Comercio Interior.

"El objetivo es que Moreno no haga nada, o si firma una resolución, que lo haga de acuerdo con las pautas instruidas por Axel", indicaron las fuentes del Palacio de Hacienda,

Contrarreloj, en el diálogo con las petroleras tratan de encontrar un punto de convergencia para los intereses de ambas partes. El término que encontraron para definir este posible punto de acuerdo es "escalonamiento de precios".

De todos modos, el Gobierno no sólo debe lidiar con la presión de las petroleras, sino también con los reclamos de un mayor margen de utilidad que están planteando los dueños de estaciones de servicio, que, como en tantos otros rubros, se sienten víctimas de los acuerdos de precios negociados entre Moreno y las grandes empresas nacionales y extranjeras.

Informe: Agencias y LN

0 comentarios :

Publicar un comentario