jueves, 28 de octubre de 2021

«HAY UNA CULTURA DE PODER OSCURA QUE USA UNA TRAGEDIA PARA DAÑAR»

Mauricio Macri se presentó a declarar en la causa por 
supuesto espionaje a los familiares de los tripulantes 
del ARA San Juan

 Mauricio Macri, en el palco levantado en Dolores, desde donde se dirigió a los
militantes que lo acompañaron al juzgado. (Foto/La Nación)

Nacionales
- El expresidente Mauricio Macri llegó este jueves a sede de la justicia federal de Dolores para dar declaración indagatoria como acusado de haber promovido un espionaje a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, hundido en 2017, durante su gestión al frente del Poder Ejecutivo.

El exmandatario arribó pasadas las 10 a la zona del juzgado federal de primera instancia de Dolores, donde lo esperaba el magistrado subrogante Martín Bava, quien el miércoles fue ratificado al frente de la investigación por la Cámara Federal de Mar del Plata.

Antes de declarar, habló en un estrado frente a un grupo de personas que se acercaron para manifestarle su apoyo.

"Son momentos en donde cuesta poner en palabras lo que uno siente, no tengo más que decirles muchas gracias a todos los que vinieron hasta acá, recorriendo tantos kilómetros", expresó el otrora presidente.

Luego, ya metido de lleno en el motivo por el cual tuvo que ir hasta Dolores para declarar, aseguró que se comprometió a "defender la república".

"No somos más borregos y vamos a luchar por tener una vida mejor. Por eso tenemos que vivir y convivir con una cultura del poder sana, que incluya una justicia independiente e imparcial. No como hoy, que convivimos con una cultura de poder oscura que usa una tragedia para dañar, una que nos afectó a todos los argentinos, que seguimos siendo solidarios con los familiares del ARA San Juan. Acá estoy, tratando de entender esta citación intempestiva y sin fundamentos en medio de una campaña electoral”, siguió el líder de la oposición.

"Acá estoy, en Dolores, para entender esta situación tan intempestiva, sin fundamentos y en medio de una campaña electoral. Estoy porque siempre hemos dado la cara y estamos tranquilos. Sabemos lo que hicimos. Pero también sabemos la importancia y el sentido de lo que estamos haciendo", añadió Macri.

Por otra parte, acusó al kirchnerismo de llevar dos años "agrediendo, descalificando y calumniando", con una "persecución y casi una obsesión permanente con mi persona".

"Si creen que con eso van a minar o destruir mi compromiso con ustedes y defender sus valores, están muy equivocados", cerró Macri.

Macri sostuvo que esta jornada le recordaba “al 7 de diciembre, cuando nos despedimos y yo me comprometí a estar siempre con ustedes defendiendo su futuro, su libertad y nuestra república”.

“Sé que están acá porque vienen a defender su futuro. Ya no somos los mismos, estamos empoderados”, les dijo a los asistentes.

“A cada golpe, más se fortalecen mis convicciones”, cerró el ex mandatario antes de dirigirse de a pie hasta los tribunales.

El tribunal de apelaciones rechazó, a horas de la indagatoria, la recusación con la cual la defensa de Macri pretendía correr de la causa al juez que el 1 de octubre dispuso que se lo convocara a dar explicaciones por el supuesto espionaje.

Los jueces Eduardo Jiménez, Osvaldo Tazza y Rafael Julián le indicaron al juez Bava que en sus próximos pronunciamientos guarde un estilo más mesurado que en los anteriores, pero entendieron que no hay motivos para acceder a la recusación solicitada.

La causa

Macri está imputado desde hace más de un año por supuestas maniobras de espionaje ilegal que, de acuerdo con la investigación judicial, habrían tenido por objetivo monitorear las actividades de las organizaciones de familiares de las víctimas del hundimiento del submarino San Juan “desde la perspectiva de la afectación a la imagen de la gestión de gobierno”.

Se lo acusa de haber ordenado y posibilitado, entre diciembre de 2017 y finales del 2018, “la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la ley 25520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de Derechos Humanos”, publicó Télam.

“Entre esas tareas de espionaje prohibidas por ley, se le imputa haber ordenado y posibilitado la realización de numerosas de ellas con el propósito de obtener datos personales e información de los familiares y allegados de los tripulantes del submarino ARA San Juan”, dice la imputación que ya fue expuesta en el llamado a indagatoria.

Las acciones ilegales “buscaban influir en la situación política e institucional del país, puntualmente respecto a los reclamos que realizaban los mismos por el hundimiento de dicho submarino y la consecuente muerte de sus familiares, como así también apuntaban a conocer sus actividades, los lugares donde se reunían, sus datos personales y los de su entorno, como la identificación de sus referentes”, se indicó en la imputación.

Incompetencia del juez

En las declaraciones previas a su indagatoria -como aquellas que le dio al Noticiero 7 de Santiago del Estero- el expresidente Macri se desvinculó del supuesto espionaje, cuestionó al juez Bava y dijo que su citación a indagatoria tiene que ver con que el magistrado desconoce cómo trabaja la Casa Militar.

Lo primero que señaló fue que el juez Bava es “manifiestamente incompetente” porque, entre otras cosas, “el ARA San Juan no se hundió en Dolores”, ni él trabajó en Dolores y “los servicios de inteligencia nacionales no trabajan en Dolores”.

“Yo no espié a nadie, ni mandé a espiar a nadie. Ni en esta causa ni en ninguna otra”, se defendió Macri, quien se encuentra imputado desde septiembre del año pasado, cuando el primer fiscal que intervino en la causa, Daniel Adler, impulsó la investigación tras la denuncia de la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño.

Informe: La Voz, MDZ y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario