lunes, 4 de marzo de 2019

El ‘Green Book’ de ‘Green Book’

Por Guillermo Piro
Desde que Green Book ganó el Oscar se volvió una de las películas más discutidas. Pero pude advertir que en esas discusiones muchos demuestran no tener mucha idea de por qué se llama así.

Green Book habla de la amistad entre un guardaespaldas y un pianista de color, de gira por el sur de los Estados Unidos en 1962. 

El hecho es que en ese año está aún en vigor la ley Crow, que establecía para los afroamericanos el estado de “separados pero iguales”, y que por lo tanto aceptaba la separación de blancos y negros en lugares públicos. Esa separación era mucho más evidente en los estados del sur, justamente aquellos por los que el pianista Don Shirley de la película hace su gira. Para saber dónde parar y hacer compras y comer, dónde dormir y dónde cargar nafta, Don confía en los datos suministrados por una guía pensada para los negros: The Negro Motorist Green Book.

Durante años, el Negro Motorist Green Book fue una importante herramienta para todos aquellos negros que quisieran viajar en los años de la segregación. Se publicó una edición anual entre 1936 y 1964, con una breve interrupción durante la Segunda Guerra Mundial. La primera guía incluía solo el área de Nueva York y tenía 16 páginas. Las últimas ediciones superaban las cien páginas y abarcaban todos los Estados Unidos y también partes de México y Canadá.

 El creador de esta guía fue Victor Hugo Green, un empleado de correos afroamericano. Gracias a su trabajo en el correo pudo desarrollar una red de contactos en todo el país, de modo que sabía dónde, incluso en lugares lejanísimos, los negros eran aceptados. A veces, de un centenar de hoteles y moteles solo unos pocos aceptaban viajeros negros, y entonces la guía sugería las llamadas “tourist homes”, habitaciones en alquiler en casas de familia. El éxito de su guía fue tal que Green pudo renunciar al correo y en 1952 abrió su propia agencia de viajes. Murió en 1960, cuatro años antes del Civil Rights Act que abolió todas las leyes discriminatorias hacia la gente de color.

El Green Book, en sus mejores momentos, llegó a tener una tirada de 15 mil ejemplares y se distribuía por correo, o en los negocios frecuentados por negros, o en las estaciones de servicio Esso.

El Green Book, como todo libro que se precie, tenía un prólogo, donde Victor Hugo Green explicaba que su objetivo era “darle al viajero negro toda la información necesaria para no meterse en problemas y hacer el viaje más placentero”. Esos problemas variaban mucho de estado en estado y aumentaban en los del sur, históricamente más racistas. En ciertos hoteles, restaurantes y estaciones de servicio, por ejemplo, se les permitía acceder, pero no usar los baños. En el sur aumentaban las prohibiciones. En la región del delta del Mississippi los negros no podían superar con el auto al de un blanco, para que el polvo que levantaba al pasar no los molestara. En otras zonas (eso se ve en la película) a los negros les estaba prohibido viajar de noche.

La guía de Green fue determinante para permitirles a muchos negros con auto moverse, crear una red de contactos, sentirse parte de un país que podían conocer –y que mal que les pesara a muchos era el propio. La guía se volvió un objeto de culto, al punto que Jennifer Reut, que administra el blog Mapping the Green Book, analiza todos los lugares de los que se ocupaba la guía para descubrir cuáles son los negocios, hoteles, restaurantes y estaciones de servicio que todavía están en actividad.

© Perfil.com

0 comentarios :

Publicar un comentario