domingo, 16 de septiembre de 2018

El fracaso de los economistas

Por Gustavo González
Al final, los expertos que dedican largas jornadas a estudiar la economía argentina son optimistas sobre este 2018. Auguran un crecimiento del PBI en torno al 3%.

Ecolatina lo sitúa en 2,5%. FIEL, en 3%. Fundación Capital, en 2,6%. Estudio Bein apunta al 2,1%. Ferreres, al 2,5%. Aldo Abram, al 3,5%.

El Relevamiento de Expectativas del Central prevé una suba del 3,1%, según los informes de medio centenar de centros de estudios, entidades financieras y consultores, nacionales e internacionales.

Desde el exterior, el español BBVA, el brasileño Bradesco y el norteamericano Frontier Strategyhablan del 3%. El consenso de expectativas de Focus Economics señala un 3,1%. Goldman Sachs e Inveqc Consulting, apuestan al 3,7%. Kiel Institute y Oxford Economics, lo suben a 3,9%. Cepal informa el 3%.

Y en el FMI, el foro al que miran los gobiernos endeudados del mundo, proyectan un 2,5%. En síntesis, no existe un economista serio del mundo que prevea que la Argentina no crecerá este año.

Horóscopo. Esos fueron los informes presentados cuando 2018 iba a comenzar y los resultados de 2017 ya habían sido analizados suficientemente.

No es tan extraño este desfasaje entre pronósticos y realidades.

Los economistas no son matemáticos o ingenieros a los que se les puedan exigir cálculos exactos. La Economía no es una ciencia dura, aunque al utilizar números lo pueda parecer.Y aunque muchos profesionales aprovechen la confusión.

Este equívoco sucede entre el hombre común, pero también entre políticos y empresarios que, en la desesperación por anticipar el futuro, confían ciegamente en esas predicciones.

Intentar averiguar qué pasará es una necesidad atávica del ser humano. La idea de que el futuro es por sobre todas las cosas impredecible puede resultar aterradora. Por eso, desde el principio de los tiempos existe la necesidad de creer que hay personas con el poder de predecir lo que vendrá.

No es extraño recurrir a herramientas estadísticas que, aunque inexactas, ayuden a mirar hacia adelante.

Lo extraño es confundir, año tras año, las predicciones con la realidad. Gracias a cierta desmemoria colectiva que olvida, una y otra vez, que la magia de las predicciones no existe.

Con el Horóscopo pasa algo similar. Para los creyentes, ningún error de pronóstico justifica dejar de creer lo que los astros tienen para anticipar en temas tan arduos como el amor, la salud y el dinero.

Los que confunden a la Economía con una ciencia exacta actúan igual. Siguen viendo a los economistas como brujos que les dirán con precisión  a cuánto irá el PBI, la inflación y el dólar dentro de un año. Sin entender que ninguno de ellos tiene la menor idea de lo que va a pasar al día siguiente.

La norma es el error. Los mismos errores relacionados con el crecimiento previsto para la Argentina en 2018, se extienden a las proyecciones sobre inflación y dólar. En promedio, preveían una inflación en torno al 17% y un dólar que para diciembre estaría entre los 20 y 25 pesos.

Ya se sabe que los números ciertos los pasaron por arriba. Aún así, durante este primer semestre los economistas fueron ajustando sus pronósticos, aunque la realidad se siguió empeñando en no darles la razón.

Lo siguen intentando, pero si ya es difícil anticipar el futuro, más lo es prever los cambios de ciclos de la economía, pese a que es una rama laboral muy requerida. Todo el tiempo cometen errores, pero cuando se dan esos giros bruscos, las fallas son más pronunciadas y masivas.

Los fracasos no son nuevos ni exclusivamente argentinos.

Los errores célebres de Marx (fin del capitalismo), Malthus (superpoblación mundial y falta de alimentos), Keynes (no vio el colapso del 30), Samuelson (admiró la fortaleza de la URSS poco antes de su fin) o Bernanke (afirmó que el problema de las hipotecas estaba contenido, un año antes de la explosión), son los ejemplos clásicos para dimensionar lo que significa errar cuando se pronostica sobre incertidumbres.

El año pasado, un estudio de la Reserva Federal evaluó los pronósticos del organismo y de grandes consultoras privadas entre 1996 y 2015. La conclusión es que la norma es el error y que los pronósticos empeoraron desde la crisis financiera de 2008 que, además, muy pocos anticiparon.

Si los economistas siguieran a Keynes y se reconocieran como “gente humilde y competente, como los dentistas”, sus pronósticos no serían un fracaso sino simples hipótesis de trabajo. En cambio, cuando se proponen como hacedores del futuro, con ceros y decimales incluidos, capaces de pronosticar hasta la próxima década, se vuelven tarotistas de las finanzas.

Lobistas. Paul Krugman acuñó el término policy entrepreneur refiriéndose a aquellos especialistas en actuar sobre las políticas públicas, mediáticos que venden sus servicios a los tomadores de decisiones: “No poseen demasiadas inhibiciones, ofrecen diagnósticos inequívocos y tienen respuestas fáciles”. No solo deben convencer de que conocen el futuro, tienen el desafío de que ese futuro se cumpla.

Hay un truco que explican quienes los tratan: ese mañana no debe ser nunca tan sencillo. “Si es demasiado sencillo, ellos pueden no hacer falta”.

Su perfil es el de supuestos expertos que recorren los medios y a los que empresarios y políticos les compran sus servicios. Los empresarios, porque consideran que peor que un pronóstico fallido es no tener pronóstico. Los políticos, en busca de expertos que les brinden sustento teórico.

Pero unos y otros también pagan por su poder de lobby. Porque no se trata de economistas que, con suerte diversa, anticipan índices de la economía que viene. Son lobistas que amañan sus proyecciones a las necesidades del cliente, presionan a los gobiernos para defender los intereses de quienes los contratan y operan sobre los medios.

Son economistas, periodistas especializados y consultores que dan conferencias y escriben en los medios sin transparentar que, antes, fueron contratados por empresarios y políticos, fondos de inversión o bancos. Cuando opinan en la dirección que sus clientes necesitan, no se sabe si se trata de una feliz coincidencia o si quienes le pagan lo hacen para que ejerzan presión sobre la opinión pública y los gobiernos.

Si pedían un shock tarifario por amor al déficit cero o porque eran la voz de firmas energéticas. Si proponían pisar el dólar por temor a una crisis social o porque actuaban a sueldo de empresarios que ganaban con el peso fuerte. Si reclamaban devaluar para mejorar la competitividad o porque representaban a determinados industriales o exportadores.

Si cuando pronostican el colapso del Gobierno lo creen o es porque cobran de algún opositor. Lo mismo que cuando coincidían en que éste era el mejor equipo de los últimos 50 años: ¿hablaban por ellos o por la boca de alguna caja pública?

Cuando el dinero paga el análisis todo genera dudas. La economía es quizás la ciencia más importante. Su materia es la estructura sobre la que luego se construyen superestructuras como la religión, las leyes y hasta la moral.

Entre tantos arrepentimientos de las últimas semanas, podría ser útil sumar el de los economistas. Por lo menos de aquellos que no utilizan a su profesión como reducto de operaciones políticas.

© Perfil.com

0 comentarios :

Publicar un comentario