lunes, 20 de agosto de 2018

Muere ‘Chicha’ Mariani, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo

Tenía 95 años y estaba internada luego de sufrir un ACV. 
La luchadora falleció sin encontrar a su nieta Anahí.

María Isabel "Chicha" Chorobik de Mariani
Nacionales - María Isabel "Chicha" Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, murió este lunes a los 95 años. La mujer había sido internada en el Hospital de La Plata unos 10 días atrás, luego de sufrir un ACV.

Murió sin encontrar a su nieta, Clara Anahí Mariani Teruggi, desaparecida durante la última dictadura militar cuando fue secuestrada en su casa el 24 de noviembre de 1976, a los tres meses de vida. Sus padres, Daniel Enrique Mariani y Diana E. Teruggi de Mariani, fueron asesinados el 1 de agosto de 1977 y el 24 de noviembre de 1976 respectivamente. Desde entonces Chicha Mariani emprendió una incansable lucha por recuperar a su nieta.

Fue segunda presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, pero se fue de la misma en 1989. En 1996 fundó la Asociación Anahí, en homenaje a su nieta, que presidía junto a Elsa Pavón.

En 2015 se investigó el supuesto parentesco entre Chicha Mariani y una mujer que sostenía ser su nieta, pero esto fue descartado tras la realización de estudios genéticos.

Durante el juicio al represor Miguel Etchecolatz, Mariani dijo: "Yo me equivoqué varias veces siguiendo caminos pero no me puedo dar el permiso de morirme, tengo que encontrar a mi nieta". Mientras el hombre se cubría la cara con las manos, la mujer prosiguió: "Lo veo al policía Etchecolatz con el rosario y yo le quisiera pedirle que en vez de rezar el rosario alivie su conciencia diciendo dónde está Clara Anahí, porque él sabe, y él sabe que mataron a Diana por su orden o con su mano".

En el corto documental La Abuela Amor, de 2015, Chicha contó que aunque su nieta tenía tres meses se entendía con ella como si hablara. "Cuando entraba a mi casa en los brazos de su madre o de su padre hacía gorgoritos, quería hablar y todavía no podía pero trataba de hablar, se reía, pataleaba, contenta. Y se quedaba tranquila conmigo. Era un ángel con la que me entendía muy bien, yo la cuidaba los miércoles y los sábados, me la llevaba Diana. La bañaba, hablabamos, ella tenía tres meses y nadie me cree pero nos entendíamos como si hablara ella, con los ojos... Nos queríamos mucho las dos", dijo.

Informe: LN

0 comentarios :

Publicar un comentario