lunes, 8 de agosto de 2016

Tienen motivos para estar nerviosos

Por Héctor M. Guyot

La "rebeldía" de Hebe de Bonafini no sorprende. Tampoco el aguante de los buenos muchachos, muchos de ellos procesados por la Justicia, para evitar que fuera llevada a prestar declaración indagatoria. El kirchnerismo actuó por fuera del sistema republicano cuando eran gobierno y lo sigue haciendo ahora. No se somete a la ley. La psicopateada de anteayer denota la mezcla de megalomanía, soberbia, intolerancia y relato a que nos han acostumbrado. 

Ellos son la medida de todas las cosas. Claro, no es lo mismo actuar así cuando se tiene al Estado que cuando, desde el llano, se van descubriendo desnudos en medio de la podredumbre a medida que baja la marea. La impotencia de Guillermo Moreno para dar respuesta a las simples preguntas de un economista derivó en un estallido fascista que apuntó a borrar aquello que se opone a la propia voluntad. Así procedieron durante doce años, ¿por qué habrían de cambiar ahora?

Sin embargo tienen motivos para estar nerviosos. Lázaro habló. Y lo hizo como un hombre atrapado entre dos impulsos contradictorios: quería y no quería hablar. La impotencia de ser el único "empresario" de obra pública preso en un sistema que sabe viciado y la evidencia de que le soltaron la mano le arrancaron un lamento amargo: "No sólo Cristina. Todo el mundo me usó de forro". Pero contó una parte ínfima de lo que sabe. Si cuenta más, deja pegados a dos ex presidentes. Trató de evitarlo, acaso porque no se siente aún lo suficientemente solo o por un miedo natural (dijo que lo apretaron para que callara). Lázaro habló, entonces, preso de una contradicción insalvable. Desde Aristóteles, no se puede obtener al mismo tiempo una cosa y su contrario: descargarse, algo que Báez parece andar necesitando, sería mandar a sus jefes al cadalso.

"Néstor no te soltaba una moneda -dijo-. No pagaba un café." La querían toda para ellos, queda claro. Pero la frase, en apariencia inocente, ayuda a entender la naturaleza de la década "ganada". El kirchnerismo fue menos una expresión política que un hombre enamorado de una caja fuerte. Es decir, un fenómeno de orden psicológico montado sobre la desgarrada historia de un país. La psicología del líder y la de su sucesora parece cada día más expuesta, y explica mucho de lo que pasó en estos años. Más delicado es desentrañar la de una sociedad -o buena parte de ella- que los siguió y votó al calor del fervor político. O los obedeció bajando la cabeza.

Entre la catarsis y el silencio, Lázaro se defendió de un delito que se resiste a reconocer. "El hilo se tiene que cortar en Báez, porque no puede seguir para arriba", ironizó. "Jamás quiso Casanello investigar la obra pública, porque eso está ligado directamente con el gobierno nacional." Aquí lo traicionó el inconsciente: la munición contra el juez alcanzó también a Cristina. En suma, sus dichos desestiman la idea de que los López o los Jaime son ovejas descarriadas. Al contrario, confirman que el matrimonio patagónico llevó la corrupción del sistema a extremos inéditos mediante un ardid temerario: colocarse de ambos lados del mostrador.

De un lado colonizaron el Estado. Del otro pusieron a Báez y a otros como él. La plata salía "de arriba" y todo indica que allí volvía. Aunque no hay duda de que a Báez la operatoria le dejó beneficios. Acaso eso explique otro misterio de la psicología: el ex cajero de banco, a quien el abogado de uno de sus hijos sindicó como empleado de los Kirchner, mantiene intacta su fidelidad a la memoria de quien en verdad lo usó y lo condujo a una caída que resultó tan estrepitosa como su ascenso a los cielos de la opulencia y la gran vida. Algo parecido le pasó al país.

Esta semana los tribunales no tuvieron descanso. El caso López deparó notas desopilantes. "Creí que mi marido se iba a un retiro espiritual", declaró la esposa, quien la tarde previa al revoleo de los nueve millones mantuvo once comunicaciones telefónicas con la hermana Alba, la madre superiora del convento donde el ex secretario de Obras Públicas fue detenido y donde las almas puras quizá puedan ver al Espíritu Santo, pero no una metralleta depositada en el suelo, a la vista de todos. A Alba, de 95 años, la declararon inimputable: reservará sus secretos para el otro mundo, como antes lo hicieron Di Monte, Grondona y el mismo Néstor Kirchner.

Otro que ahora la tiene difícil es Daniel Scioli, acusado junto a su entorno de sustraer dinero público mediante presuntas cajas negras. No lo ayuda el estado en que dejó a la provincia y el hecho de que fue el candidato del kirchnerismo para perpetuar el expolio. Sin embargo, lo que más ha de preocupar a Cristina Kirchner son los avances para reabrir la denuncia de Nisman por encubrimiento de los iraníes en el atentado a la AMIA. El aguante a Hebe, donde se cuestionó la "legitimidad" de los jueces y se habló de "persecución de los luchadores populares", pareció apuntar a reforzar el relato para cuando haga falta. Pero en el caso del memorándum con Irán, que involucra la muerte de un fiscal y el presunto encubrimiento del terrorismo internacional, no hay coartada ideológica posible. No es lo mismo vaciar al país que venderlo junto con la memoria de los muertos.

© La Nación – (Publicado el 06/08/2016)

0 comentarios :

Publicar un comentario