domingo, 3 de julio de 2016

Cambio de semestre entre empobrecidos y corruptos

Por Gabriel Profiti
La embestida judicial contra el kirchnerismo, algunos triunfos políticos del macrismo y la deuda económica enmarcan el inicio del segundo semestre de 2016, justamente el momento en el que el Gobierno fijó la bisagra para la reactivación del país.

El equipo económico preveía que la salida del cepo, con una consecuente devaluación y la suba de tarifas iban a tener efectos nocivos en el segundo trimestre, pero las consecuencias son ahora peores y más largas que las proyectadas inicialmente.

De hecho, el Indec volvió a publicar esta semana la evolución del PBI nacional, que descendió 0,7% en el primer trimestre del 2016 con relación al período octubre-diciembre de 2015 y profundizó la recesión (se registran tres trimestres con bajas).

Se espera que el período abril-junio arroje datos más desfavorables por lo que las expectativas por el crecimiento se trasladaron al último trimestre, en el que los llamados "brotes verdes" comenzarían a tonalizar la actividad.

En ese marco, la salida del túnel se está convirtiendo en calvario para muchos sectores económicos y sociales y en especial para algunas pymes afectadas por el nuevo modelo.

El nuevo escenario obligó al Gobierno a cambiar sobre la marcha. Primero limitó el tarifazo en los servicios públicos y luego comenzó a tomar medidas de corte social que achicaron la meta de reducción de déficit fiscal prevista inicialmente.

Cristina en el banquillo

Si no fuera por José López y su revoleo de dólares al monasterio de General Rodríguez posiblemente las cosas para Mauricio Macri serían más difíciles.

Pero ese episodio les recordó a muchos votantes que hoy tienen menos plata en los bolsillos por qué querían un cambio y dio oxígeno al Gobierno en la actual coyuntura.

Además, aceleró una embestida judicial contra el kirchnerismo. Si López, el clan Báez o el detenido acusado de ideólogo del Triple Crimen de General Rodríguez, Ibar Pérez Corradi, deciden ir para arriba en sus acusaciones posiblemente la primera línea del gobierno pasado quedará seriamente afectada.

Es cierto que esta agilidad judicial luego de años de pasmosa lentitud le quita verosimilitud al proceso, pero ya algunos hombres relevantes en tribunales se animan a decir que Cristina Kirchner puede quedar detenida en los próximos meses.

En un mismo día, la Cámara Federal ordenó al juez Sebastián Casanello avanzar sobre ella en la causa por la ruta del dinero K y otro magistrado, Claudio Bonadio, dispuso allanar propiedades de la exfamilia presidencial en Santa Cruz en uno de los expedientes por irregularidades con las sociedades familiares.

Tal como había hecho al ser citada a declarar por la venta de dólar a futuro, la exmandataria dijo ser víctima de una persecución política por parte del "partido judicial" y decidió regresar a Buenos Aires para visibilizar su defensa.

El argumento no es ingenuo y está emparentado con el mensaje que bajó el Papa Francisco a muchos kirchneristas que lo visitaron en los últimos meses: este momento político es similar a lo ocurrido luego del derrocamiento del general Perón.

"A Macri también le dijo que esto que está pasando se parecía al '55 cuando lo fue a ver en febrero", aseguró un hombre con llegada a los círculos del pontífice.

La exhibición del saqueo de las arcas públicas balcanizó al peronismo, pero la anunciada división entre peronistas y kirchneristas puros no se oficializó aún.

Por lo pronto, el mensaje que baja el ex arzobispo de Buenos Aires es el que adoptará un sector del peronismo para tratar de reciclarse y plantarse como alternativa a partir del año próximo.

Se trata del grupo de intendentes del Conurbano bonaerense, liderados por Gabriel Katopodis (San Martín), Martín Insaurralde (Lomas) y Juan Zabaleta (Hurlingham), quienes buscan promover a la figura del ex ministro Florencio Randazzo hacia 2019.

Ese escuadrón prepara su presentación para el mes próximo con un discurso superador del kirchnerismo, de rescate a la apuesta por la inclusión social y condena a la corrupción de la última década, sobre la base de lo que pregona Francisco.

Habrá que ver si pueden despegarse de los Báez, López y Jaime, después de haber formado parte del kirchnerismo con distintos grados de adhesión y responsabilidad.

Randazzo también decidió jugar el año próximo en las elecciones legislativas para buscar la presidencia en 2019. En pocas semanas inaugurará un búnker de trabajo en el centro porteño. El exministro mira con recelo a Sergio Massa pero no descarta un acuerdo para ir a elecciones en un peronismo unificado.

El Gobierno, por su parte, sabe que su supervivencia en el poder depende de la gestión y la economía, pero también puso en marcha la tarea de campo para los comicios de medio término.

Ese trabajo, que viene funcionando con relativa eficacia para sacar leyes del Congreso, contiene un sesgo kirchnerista: la cooptación de dirigentes de otras fuerzas.

José Cano, jefe del Plan Belgrano y armador macrista en las provincias del NOA y NEA tentó al intendente de la ciudad de Salta, Gustavo Sáenz, quien fue compañero de fórmula de Massa en las presidenciales de 2015

Además, María Eugenia Vidal se dispone a incorporar al gabinete bonaerense a Joaquín de la Torre, intendente de San Miguel y uno de los fundadores del Frente Renovador. El libro de pases incluiría a jefes comunales de vecinalistas y hasta del peronismo como es el caso de Hernán Bertellys de Azul.

© NA

0 comentarios :

Publicar un comentario