lunes, 18 de enero de 2016

Involucran a De Vido y Dromi por “negocios” en energía

En el marco de la investigación por la corrupción en Petrobras, fueron denunciados en Brasil los dos exministros 
de Planeamiento.

Julio De Vido fue señalado como uno de los que favoreció
un negociado en energía junto a Roberto Dromi.
Nacionales / Brasil - Uno de los principales arrepentidos del escándalo de corrupción en Petrobras, el exdirector del área internacional de la compañía Néstor Cerveró, confirmó que en 2006 recibió jugosas coimas por la venta de la empresa de transmisión de energía Transener -adquirida por Petrobras en la compra de Pérez Companc en 2002-, e involucró en el negocio a los exministros de Planeamiento argentinos Julio De Vido (Néstor y Cristina Kirchner) y Roberto Dromi (Carlos Menem).

"En ese negocio, la mayor parte de las coimas quedó en la Argentina", aseguró a la Procuraduría General de la República el exdirectivo, quien confesó haberse embolsado US$ 300.000 como parte de la transacción.

De acuerdo a la versión de Cerveró, publicada por Estadao, De Vido en principio entorpeció la venta de Transener a un fondo americano para luego presionar para que las acciones de esta transportadora eléctrica pasaran a manos argentinas.

El presidente Kirchner ejercía mucha presión para que Petrobrás vendiese las acciones que tenía en Transener, recuerda el arrepentido Cerveró.

El ex director de Petrobras declaró ante la fiscalía que tanto él como Baiano recibieron 300.000 dólares en coimas en 2006 por esta operación y que lamentablemente “en la Argentina quedó la mayor parte de las coimas en este negocio”.

Cerveró, que ya fue condenado a 17 años de prisión por su participación en la enorme red de sobornos en Petrobras, llegó el año pasado a un acuerdo con la Justicia para revelar más datos sobre el complejo entramado que envuelve a ex directivos de la compañía estatal, empresarios de las principales constructoras de Brasil y políticos de la coalición oficialista comandada por el Partido de los Trabajadores (PT) de la presidenta Dilma Rousseff.

De acuerdo a documentos del acuerdo revelados la semana pasada, Cerveró ya había indicado que cuando Petrobras compró Pérez Companc, se pagaron unos US$ 100 millones en sobornos tanto a funcionarios del entonces gobierno de Fernando Henrique Cardoso, del actual opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que lo negó rotundamente, y a ejecutivos argentinos. Apuntó que quien más dinero había recibido -unos US$ 6 millones- habría sido Oscar Vicente, quien entonces presidía la petrolera argentina.

Como parte del negocio, Petrobras se hizo del 50% de Citelec, que controlaba Transener, pero debido a las leyes de competencia argentinas fue obligada a vender más tarde esta empresa de transmisión de energía. Según Cerveró, en 2006 Petrobras había llegado a un acuerdo con el fondo de inversión estadounidense Eton Park, pero que por presiones del ministro De Vido acabó vendiéndole Transener a la estatal Enarsa y a Electroingeniería, por unos US$ 54 millones.

"El ministro Julio De Vido me convocó personalmente a su gabinete y determinó que sólo podríamos venderla para Eletroingeniería, empresa amiga", señaló Cerveró, quien relató que en otras reuniones posteriores en Buenos Aires y en Río de Janeiro participaron también los lobbistas brasileños Jorge Luz y Fernando "Baiano" Soares (cercanos al Partido del Movimiento Democrático Brasileño, principal socio del PT), y el ex ministro de Obras y Servicios Públicos durante la administración de Carlos Menem, Roberto Dromi, con su hijo, Nicolás.

En sus testimonios, Cerveró nunca detalló ni cuánto dinero habrían obtenido los funcionarios de Cardoso por la adquisición de Pérez Companc, ni los supuestos sobornos que habrían recibido los funcionarios argentinos por la venta de Transener, aunque en varios trechos de su declaración aseguró que "la mayor parte de las coimas quedó en la Argentina".

De Vido ha negado conocer a los lobbistas brasileños Luz y Soares, ha defendido la operación a favor de Electroingeniería para evitar la "extranjerización" de Transener, y ha señalado que era "estratégico" para el gobierno de Kirchner controlar las líneas de transmisión del país.

Nestor Cerveró y Fernando Baiano fueron condenados por corrupción y lavado de dinero en distintos procesos enmarcados en el escándalo conocido como Lava Jato y se acogieron a la figura de arrepentidos -que existe en Brasil para casos de corrupción- de manera de reducir sus condenas a cambio de testificar.

Informe: LN

0 comentarios :

Publicar un comentario