viernes, 11 de diciembre de 2015

La apuesta del pueblo

Por Julio César Negro
Durante los primeros tiempos del gobierno de Néstor Kirchner, hubo un intento, por parte de la Corte de Justicia (adicta al menemismo) de obstruir su gobierno; con gran tino, el entonces presidente, se sentó frente a las cámaras de televisión, y comunicó al pueblo lo que estaba pasando. El pueblo le dio el apoyo que necesitaba y el hombre pudo ejercer su gobierno dignamente. 

No voy a explicar aquí cómo, con el correr de los años, los seguidores del mismo Néstor Kirchner intentaron coaccionar al máximo organismo judicial, borrando con el codo lo que habían escrito con la mano unos años antes. En aquel 2003 todo era esperanza, veníamos de la noche del 2001 en que el sistema financiero había colapsado y, si bien el gobierno de Duhalde había logrado morigerar la crisis, el fuego no terminaba de apagarse; y las organizaciones piqueteras surgidas durante las protestas, cacerolazos y piquetes, condicionaban todas las medidas que tomaba un gobierno que, por otro lado, no había sido elegido popularmente sino que había surgido de un acuerdo parlamentario y tenía los días contados. En ese contexto y, habiendo abandonado don Carlos Saúl la posibilidad de competir en la segunda vuelta electoral, llegaba don Néstor a la primera magistratura. Durante su mandato se dedicó a legitimar su gobierno que había tenido muy pocos votos en las elecciones. Esto hizo que busque acuerdos y consensos en la sociedad, cuando logro mayor base de sustentación sacó las uñas, pero esto fue mucho más evidente una vez terminado su mandato y se convirtió en algo casi enfermizo entre sus adeptos después de su muerte.

"Escoba nueva barre bien" decían las abuelas y tenían razón y en eso nuestra gente es sabia, sabe que quien llega al poder, lo hace con "buena onda" y trata de hacer las cosas bien y por eso, cuando el Sr. Presidente habla de "barrer" con la corrupción le cree, por eso cuando habla de "acuerdos" le creen, cuando habla de "respeto" le creen, por supuesto, si no hace lo que dice, más tarde o más temprano, ese puñado de renegados que hoy son minoría comenzará a nutrirse más y más y con el tiempo llegarán a ser mayoría.

Hizo bien Macri hablándole a todo el pueblo porque la confianza se la depositan muchos que incluso no lo votaron y hasta le hicieron campaña en contra; los bienintencionados apostarán con él por un tiempo, esperando que su gloria sea la gloria de todos, algunos esperan libertades económicas y otros soñamos con el cambio político, el respeto republicano. Hoy nos juntamos en el reclamo de cambiar, hoy coincidimos en el disconformismo y la necesidad de nuevos aires. La fórmula hoy es esta especie de neo-frondizismo o neo-mitrismo que propone un porteño que administró aceptablemente la Ciudad de Buenos Aires y llevó a Boca a la Primera Plana Mundial. Solo espero y deseo que esta tendencia absurda a caer en el fascismo maniqueo que tenemos los argentinos se haya ido para siempre y logremos buscar soluciones de consenso cada vez que la historia así lo imponga, concuerdo con el presidente en que si logramos ponernos de acuerdo podemos lograr grandes cosas.

No es cierto que el pueblo no se equivoca, es un principio bíblico consagrado en el evangelio que cuenta como el pueblo mandó a crucificar al hijo de dios, o cuando lapidaban (muchos aún lo hacen) a las adúlteras, etc., como pueblo nos equivocamos todos los días y es imposible que no lo hagamos. Así que, si hicimos mal eligiendo a quien nos gobierna, la democracia nos da la oportunidad, en unos años, de hacer otra cosa, elegir otro proyecto u otra persona, hoy el pueblo apuesta al ingeniero.

© www.agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario