domingo, 23 de agosto de 2015

Los límites que Cristina quiere fijarle a Scioli

Por Gabriel Profiti
Lle­gó el mo­men­to de di­fe­ren­ciar­se pa­ra Da­niel Scio­li, pe­ro Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner pa­re­ce más em­pe­ci­na­da en mar­car­le la can­cha que en sin­to­ni­zar con la es­tra­te­gia tra­za­da por el can­di­da­to del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria pa­ra ga­nar en pri­me­ra vuel­ta.

Scio­li fue muy cui­da­do­so en to­do es­te tiem­po en su definición de “lo que fal­ta por ha­cer”. 

En­tre me­tá­fo­ras y eu­fe­mis­mos, la fór­mu­la más co­mún uti­li­za­da por él y sus mi­nis­tros es la de “avan­zar so­bre lo cons­trui­do”, aun­que en mu­chos ca­sos sig­ni­fi­ca un cam­bio de rum­bo res­pec­to de po­lí­ti­cas ac­tua­les.

Esa con­tra­po­si­ción que­dó de ma­ni­fies­to el jue­ves, cuan­do la Pre­si­den­ta rea­pa­re­ció pa­ra en­ca­be­zar un ac­to de más de tres ho­ras en la Ca­sa Ro­sa­da, don­de re­par­tió crí­ti­cas pa­ra la opo­si­ción em­pe­zan­do por Mau­ri­cio Ma­cri y el ra­di­cal Ge­rar­do Mo­ra­les pe­ro tam­bién de­jó men­sa­jes su­ti­les pa­ra Scio­li.

Ese mis­mo día, la mi­nis­tra de Eco­no­mía bo­nae­ren­se, Sil­vi­na Ba­ta­kis, ha­bía tra­za­do un ba­ño de rea­li­dad so­bre el fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía ar­gen­ti­na y la si­tua­ción de las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral, pero 24 ho­ras más tar­de lo re­la­ti­vi­zó, después de la sa­li­da a los me­dios de Axel Ki­ci­llof pa­ra con­tra­de­cir­la.

El can­di­da­to del FPV no aho­rra elo­gios pa­ra po­lí­ti­cas cen­tra­les del kirch­ne­ris­mo, pe­ro tam­po­co es­ca­ti­ma ges­tos de aper­tu­ra co­mo los que tu­vo al re­ci­bir a la Me­sa de En­la­ce agro­pe­cua­ria bo­nae­ren­se, an­te cu­yas au­to­ri­da­des de­jó en­tre­ver que esa po­lí­ti­ca con­ti­nua­rá en ca­so de ser pre­si­den­te.

En efec­to, el de­no­mi­na­do plan “vol­ver a ser Scio­li” con­tem­pla un aná­li­sis ca­so por ca­so de las pro­ble­má­ti­cas del cam­po, y el re­co­no­cimiento de que hay “pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad”. Tam­bién, la ela­bo­ra­ción de una pro­pues­ta pa­ra ali­viar la car­ga del im­pues­to a las ga­nan­cias pa­ra los tra­ba­ja­do­res en re­la­ción de de­pen­den­cia. En am­bos sec­to­res, se acu­mu­lan vo­tan­tes de­sen­can­ta­dos con el kich­ne­ris­mo por la fuer­te pre­sión im­po­si­ti­va de la que son blan­co.

Scio­li tam­bién pre­vé ne­go­ciar con los fon­dos bui­tre “sin re­sig­nar so­be­ra­nía" y pre­pa­ra una in­vi­ta­ción a Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y el mun­do de­sa­rro­lla­do a des­ple­gar una re­la­ción más “ma­du­ra”. Es­tas dos úl­ti­mas ges­tio­nes apun­tan a des­blo­quear in­ver­sio­nes pa­ra la Ar­gen­ti­na pa­ra pa­liar la es­ca­sez de dó­la­res si lo­gra dar el sal­to al si­llón pre­si­den­cial.

Pe­ro no le se­rá sen­ci­llo plan­tear es­tas lí­neas tron­ca­les. Si se re­pa­sa el dis­cur­so de la Pre­si­den­ta se en­con­tra­rá que, ade­más de de­cir que hu­bo una cam­pa­ña su­cia no só­lo con­tra su can­di­da­to si­no con­tra el FPV, de­fen­dió sus de­ci­sio­nes y bus­có tra­zar lí­mi­tes, en al­gu­nos ca­sos más allá del 10 de di­ciem­bre.

Así, ci­tó el re­cien­te elo­gio de la Cepal a la apli­ca­ción de im­pues­tos co­mo el de las ga­nan­cias pa­ra re­du­cir la de­si­gual­dad; acu­só a Es­ta­dos Uni­dos de im­pul­sar los ca­ce­ro­la­zos en la Ar­gen­ti­na y de de­ses­ta­bi­li­zar a los paí­ses de la re­gión y des­li­zó al­gu­na ci­ta iró­ni­ca con­tra los re­cla­mos del cam­po.

Tam­bién fue leí­do en esa cla­ve el pro­yec­to que en­via­rá al Con­gre­so pa­ra obs­ta­cu­li­zar la ven­ta de ac­cio­nes que la An­ses tie­ne en nu­me­ro­sas em­pre­sas y que po­drían ser una fuen­te de re­cur­sos pa­ra el Es­ta­do.

La lar­ga alo­cu­ción pre­si­den­cial tam­bién con­lle­vó de­fen­sas de Aní­bal Fer­nán­dez —por ha­ber si­do vin­cu­la­do con el tráfico de efe­dri­na— y la lí­der de la or­ga­ni­za­ción Tu­pac Ama­ru, Mi­la­gro Sa­la, en­vuel­ta en una po­lé­mi­ca por la muer­te de un mi­li­tan­te ra­di­cal en Ju­juy. Am­bos di­ri­gen­tes no son los más po­pu­la­res fue­ra del nú­cleo du­ro del kirch­ne­ris­mo.

Scio­li sa­be que el 11 de di­ciem­bre se­rá, si gana, el due­ño de las de­ci­sio­nes, pe­ro en el tra­yec­to es­tá a mer­ced de Cris­ti­na.

El go­ber­na­dor bus­ca sal­tar el cer­co que las en­cues­tas pa­re­cen ha­ber­le ten­di­do. Hoy por hoy has­ta el son­deo más fa­vo­ra­ble al ofi­cia­lis­mo se­ña­la que no lo­gra ni el 45 por ciento de los votos ni 10 pun­tos de di­fe­ren­cia so­bre Mau­ri­cio Ma­cri pa­ra ga­nar en pri­me­ra vuel­ta.

En la voz de un con­sul­tor im­por­tan­te Scio­li de­be em­pe­zar a ha­blar­le a un vo­tan­te muy dis­tin­to del que tie­ne, como el que quedó “suel­to” o “huér­fa­no” tras la eli­mi­na­ción de va­rios pos­tu­lan­tes en las Paso.

Ese plan in­clu­ye la con­vo­ca­to­ria “a to­do el pe­ro­nis­mo”, incluidos Jo­sé Ma­nuel de la So­ta y Adol­fo Ro­drí­guez Saá, a for­mar par­te de la pró­xi­ma ad­mi­nis­tra­ción.

Pe­se a que nin­gún en­cues­ta­dor to­da­vía lo tie­ne do­cu­men­ta­do, las inun­da­cio­nes en Bue­nos Ai­res y sus co­le­ta­zos con­tri­bu­ye­ron a cam­biar el cli­ma triun­fa­lis­ta que ha­bía ge­ne­ra­do en el FPV el re­sul­ta­do de las Paso, en las que Scio­li ob­tu­vo el 38,4%, Mau­ri­cio Ma­cri el 24,3% y Ser­gio Mas­sa 14,2%.
Esas sen­sa­cio­nes po­drían re­ver­tir­se si el PJ con­fir­ma hoy su fa­vo­ri­tis­mo pa­ra re­te­ner el po­der en Tu­cu­mán.

“En la peor se­ma­na nues­tra, des­pués de las inun­da­cio­nes, (Ju­lio) Au­re­lio (Ares­co) mi­dió 40,5% pa­ra Scio­li 32% pa­ra Ma­cri y 15 pa­ra Mas­sa”, se­ña­la­ron en el en­tor­no del can­di­da­to del FPV. El re­fe­ren­te de una con­sul­to­ra que tra­ba­ja pa­ra Cam­bie­mos, en tanto, dio por he­cho que el fren­te opo­si­tor tre­pa­rá al 34/35% en oc­tu­bre, lo cual in­va­li­da­ría una po­si­bi­li­dad de triun­fo ofi­cia­lis­ta en pri­me­ra vuel­ta.

Por su la­do, En­ri­que Zu­le­ta Pu­cei­ro di­jo en TV que Scio­li ron­da aho­ra en 39,8%; Ma­cri en 32,9% y Mas­sa en 16%. “Ma­cri es al que me­jor le ha ido post Paso por­que ya em­pe­zó a con­so­li­dar par­te del vo­to opo­si­tor”, cal­cu­ló el con­sul­tor.

Co­mo se ve, en esa pro­gre­sión el lí­der del Fren­te Re­no­va­dor lo­gra evi­tar el de­rrum­be que pro­yec­ta­ban sus ri­va­les an­tes de las pri­ma­rias, pe­ro di­fí­cil­men­te pue­da evi­tar la po­la­ri­za­ción Scio­li-Ma­cri. No obs­tan­te, to­dos los ana­lis­tas coin­ci­den en que su pre­sen­cia es la me­jor ga­ran­tía de ba­lo­ta­je.

© NA

0 comentarios :

Publicar un comentario