martes, 30 de octubre de 2012

Crece el repudio por un informe de la directora del CIF sobre el abuso de una menor de 9 años

La titular del CIF, Gabriela Buabse, es objeto
de manifestaciones de repudio por un informe
sobre abuso de una menor. (Foto: El Tribuno)
SaltaIndignación y creciente repudio al informe de la directora del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) de Salta, Gabriela Buabse, se concretaron en las últimas horas. La titular de ese organismo cuestionó la denuncia de familiares de una niña de 9 años que habría sido abusada porque la niña “muestra un cuerpo que puede ser objeto de deseo”. Hubo un generalizado rechazo al informe del Buabse además de un fuerte repudio de la Multisectorial de Mujeres y de funcionarias del Gobierno salteño.

La polémica surgió cuando el diario salteño El Tribuno, dio a conocer un informe en el que Gabriela Buabse, directora del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), había objetado la denuncia por abuso de una niña de 9 años porque “muestra un cuerpo que puede ser objeto de deseo”.

Buabse envió dicho informe a la Fiscalía Correccional Nº 7 que investiga la denuncia del papá de una niña de 9 años, con fecha del 13 de octubre de 2011, contra el propietario del transporte escolar que llevaba a la niña a la escuela. Según la denuncia, el hombre, luego de retirarla del colegio, le pidió a la menor que se siente a su lado, “la tomó de la mano y le pidió que se parara y al hacerlo le tocó la cola, las piernas y los pechos”. Agregó que, “en otras oportunidades, el chofer intentó besarla en la boca”.

Pero hay otra denuncia hecha el 15 de octubre de 2011, en la que otra persona, en representación de su hija de 10 años, aseguró que el transportista escolar “hacía pasar a la niña al asiento de adelante, le agarraba la mano y le tocaba la pierna izquierda”. Sostuvo que la chiquita le sacaba la mano, “pero que el hombre insistía y volvía a manosearla”.

Lo polémico del caso es el informe de Buabse, señala que “se pudo observar que con las (niñas) que tuvo conflicto son de una fisonomía diferente a las demás niñas, presentan una contextura más desarrollada que las demás”.

Además, afirma que la nena de nueve años, una de las dos víctimas, “se muestra como una niña extrovertida y desenvuelta” y “relata los hechos sin mostrar signos de angustia... ni sentimientos de culpa”. Y agrega que “no se muestra como una niña, sino que se ubica más bien en un lugar de mujer, mostrando un cuerpo desarrollado que puede ser objeto de deseo”.

La titular del CIF trató de relativizar la denuncia de El Tribuno, en cuya edición de este martes amplía la información que originó la reacción de la Multisectorial de Mujeres que repudió la visión del organismo. La directora de Niñez y Familia, Graciela Alfaro, se preocupó por explicar que no hay justificativo para este tipo de delitos.

Un hombre denunció en 2011 que un chofer de transporte escolar abusó de su hija de 9 años. Como parte de la investigación, el CIF envió a la fiscalía encargada del caso un reporte en el que concluye que la chica “no se muestra como niña, sino que se ubica más bien en un lugar de mujer, mostrando un cuerpo desarrollado que puede llegar a ser objeto de deseo”.

El documento lleva la firma de Gabriela Buabse, titular del CIF, y parece considerar que el aspecto físico de la nena podría explicar o atenuar el hecho.

“No puede ser justificativo de ningún delito la característica de una persona, en ningún caso”, dijo Graciela Alfaro, ante una consulta sobre el tema.

En la misma línea se ubicó la ministra de Justicia, María Inés Diez. “Creo que no existen atenuantes para el abuso. Nunca tenemos que buscar en la víctima la explicación para el accionar del victimario”, dijo a El Tribuno.

“Es un dictamen basado en concepciones machistas, discriminatorias y violentas... Da a entender que un hombre puede abusar de una niña que tiene la imagen de una mujer mayor. Intenta hacerla culpable”, reclamó Marta César, integrante de la Multisectorial de Mujeres de Salta.

En declaraciones que medios oficialistas atribuyeron a Gabriela Buabse se argumentó que El Tribuno había “tergiversado” datos al dar cuenta del caso. Sin embargo, la directora del CIF no atendió a este diario para explicar qué sentido tenían las expresiones que se incluyeron en el texto o cómo siguió la investigación.

La Multisectorial de Mujeres hizo público su rechazo a las manifestaciones que “insisten en que las víctimas tienen algún tipo de responsabilidad en los delitos contra su integridad sexual”.

“Este año la ciudadanía salteña ha sido testigo de expresiones por parte de funcionarios u organismos del Estado que evidencian un prejuicio machista...”, afirmó la entidad. En marzo, el ministro de Seguridad, Maximiliano Troyano, tuvo que renunciar tras opinar que dos turistas que denunciaron abusos habrían tenido un “exceso de confianza”.

Además de considerar que una nena de 9 años que habría sufrido un abuso sexual podía ser “objeto de deseo”, el CIF (Cuerpo de Investigadores Fiscales) intenta cuestionar la reacción de la madre de la niña.

El informe que redactó el organismo considera que, en la mujer, “puede percibirse mayor interés en el castigo que pueda recibir el acusado que en las consecuencias que trae dicho suceso a su hija”.

En una respuesta que medios oficialistas atribuyeron a la directora del CIF, Gabriela Buabse, se consideró que la información que se difundió sobre el caso tenía el interés de “desprestigiar” a la institución, que depende del Ministerio Público.

Sin embargo, la contestación oficial no negó que los investigadores se hayan detenido a consignar que la niña tenía “un cuerpo desarrollado” o que hayan afirmado que podía ser “objeto de deseo”.

Sobre el análisis del CIF, la Multisectorial de Mujeres apuntó: “... Es una mirada adulta cargada de prejuicio machista que desplaza la responsabilidad hacia la propietaria del cuerpo que generaría deseo y no al varón que comete un delito”.

“ ...En ningún caso el cuerpo o la actitud de una mujer, sea cual sea su edad, es excusa para abusar de ella... La responsabilidad adulta no puede ni debe soslayarse”, declaró la entidad que trabaja por la igualdad de género.

De acuerdo con la denuncia del padre de la nena, el chofer del transporte que la llevaba a clases habría abusado de ella en octubre de 2011 y existía otra denuncia anterior.

Los medios salteños y de todo el país se hicieron eco del informe del CIF. En su versión digital, el diario La Nación sumó cientos de comentarios en repudio al informe.

En tanto, en la red social Facebook, el comentario que engloba todos los sentimientos de los lectores, es uno que simplemente tiene la palabra “Aberrante”. El tema fue tomado también por varias agencias y diarios nacionales.

Pese al escándalo que durante todo el día se desparramó como un reguero de pólvora, la directora del CIF, Gabriela Buabse, quien firmó el informe, solo se limitó a criticar la publicación de El Tribuno, sin detenerse en el dictamen que ella rubricó.

En un parte de prensa dado a conocer por el Ministerio Público, a cargo de Pablo López Viñals, Buabse sostuvo que “llama la atención que el diario adopte una postura defensiva del acusado”, cuando en realidad la nota tiene totalmente el sentido contrario, ya que en la publicación de El Tribuno se demuestra que existiendo una investigación por abuso sexual contra una menor de 9 años, es absurdo y fuera toda lógica que el CIF plantee que esta niña tenga “un cuerpo que la hace objeto de deseo”.

El tema ahora pasa por ver la relación que hay entre Troyano y la directora del CIF Gabriela Buabse, que cometió el exabrupto con la niña. Ambos fueron postulados por el gobernador Juan Manuel Urtubey para cubrir cargos como fiscales penales de la Provincia.

Lo cierto es que en la lista de postulantes, Buabse consiguió la calificación más alta, en tanto que Troyano estaba en el otro extremo: fue el peor puntuado. Sin embargo, aunque ambos estén en los extremos de las calificaciones, en el pensamiento parecen estar muy cerca y ya lo demostraron con sus pronunciamientos.

Informe: El Tribuno, La Nación, agencias y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario