domingo, 7 de agosto de 2022

«EL ESFUERZO VALIÓ Y VALDRÁ LA PENA, ES LA HORA DEL CAMBIO»

Gustavo Petro asumió como nuevo presidente de Colombia 
y reiteró que quiere convertir a su país “en una potencia 
mundial de la vida”

 Gustavo Petro al dar su primer discurso tras asumir como nuevo presidente de
Colombia, acompañado por Francia Márquez como vice. (Captura de video)

Colombia
- Gustavo Petro y Francia Márquez iniciaron este domingo su periodo como líderes del nuevo gobierno de Colombia. Es la primera vez que el país tiene una administración con orígenes alternativos, que en campaña prometió ser un cambio a las presidencias de centro-derecha, empezando desde la ceremonia de posesión.

En el acto de transmisión de mando, que se realizó en la mítica Plaza de Bolívar, ubicada en el centro de Bogotá, se omitieron o rompieron algunos protocolos tradicionales y primaron los actos culturales por todo el país. Aunque la ceremonia empezó a las 3:00 p.m., desde las 10:00 a.m. se realizaron varios eventos culturales en todo el país. Así avanza la jornada.

Tras su discurso, Petro y su familia se dirigieron a la Casa de Nariño, donde fue recibido con honores militares. Allí estaban esperándolos el expresidente Iván Duque y su familia, quienes abandonaron de forma oficial el palacio presidencial. La familia Petro ingresó a la Casa de Nariño, con lo que se dio inicio formal al nuevo ciclo gubernamental de Colombia.

Primer discurso de Petro como presidente

“Esta espada tiene tanta historia que hoy sumará más”. Esas fueron las primeras palabras de Gustavo Petro como nuevo presidente de Colombia, en referencia a la espada de Bolívar que ordenó traer a pesar la resistencia del expresidente Iván Duque. Con eso se rompió el receso que había declarado Roy Barreras y continuó el acto de posesión con el pronunciamiento del primer discurso presidencial de Petro. Tras saludar a todos los invitados presentes en la Plaza de Bolívar, Petro arrancó su discurso haciendo una referencia más a la espada de Bolívar que, para él, “es toda una vida, toda una existencia”.

“Esta espada representa demasiado para nosotros y para nosotras y quiero que nunca más esté enterrada. Que solo se envaine, como dijo su propietario, el libertador, cuando haya justicia en este país. Que sea del pueblo. Es la espada del pueblo”, dijo Petro al iniciar su discurso.

Petro saludó a sus hijos y esposa, la primera dama Verónica Alcocer, de quien dijo “no estará para acompañarme solamente, sino para acompañar a las mujeres de Colombia en su esfuerzo para salir adelante, para crear, para luchar, para ser”. El nuevo mandatario reivindicó su gobierno como uno “para todos los colombianos y colombianas” y reiteró sus promesas de cambio y de convertir a Colombia en “una potencia mundial de la vida”.

“Los colombianos y las colombianas hemos sido muchas veces en nuestra historia enviados a la condena de lo imposible, a la falta de oportunidades, a los no rotundos. Quiero decirles a todos los colombianos y todas las colombianas que me están escuchando en esta Plaza Bolívar, en los alrededores, en toda Colombia y en el exterior, que hoy empieza nuestra segunda oportunidad. Nos la hemos ganado. Se la han ganado. Su esfuerzo valió y valdrá la pena. Es la hora del cambio”, manifestó el primer mandatario en su primer discurso.

Petro se refirió a uno de los pilares de su elección, que fue el cumplimiento del Acuerdo de Paz y la búsqueda de la “paz total”. En este sentido, insistió en que lograr la paz solo será posible si se cambia, por ejemplo, la política contra las drogas, con un claro mensaje al mundo.

“Es hora de una nueva convención internacional que acepte que la guerra contra las drogas ha fracasado, que ha dejado un millón de latinoamericanos asesinados durante estos 40 años y que deja 70.000 norteamericanos muertos por sobredosis cada año. Que la guerra contra las drogas fortaleció las mafias y debilitó los Estado. Que la guerra contra las drogas ha llevado a los Estados a cometer crímenes y ha evaporado el horizonte de la democracia. ¿Vamos a esperar que otro millón de latinoamericanos caigan asesinados y que se eleven a 200.000 los muertos por sobredosis en Estados Unidos cada año? O más bien, cambiamos el fracaso por un éxito que permita que Colombia y Latinoamérica puedan vivir en paz”, aseguró el nuevo presidente sobre lo que será uno de los ejes de su administración.

Discurso del presidente del Congreso

Tras saludar a todas las delegaciones presentes Roy Barreras, dio su discurso en el que homenajeó a los “abandonados” e “invisibles” que “en 200 años no han tenido un Estado que los proteja”. Las palabras del presidente del Congreso, Roy Barreras, sobre las vidas perdidas en el estallido social, provocó que los asistentes a la Plaza de Bolívar alzaran su voz. El discurso del senador se enfocó hacia el perdón y los retos que tiene el nuevo gobierno a partir de hoy.

Barreras hizo referencia a los colombianos que han sufrido ese conflicto y a los que el gobierno de Gustavo Petro ha tratado de reivindicar. “Venimos de esos campesinos, venimos de esos desplazados, de esos desarraigados, de esos desempleados, de esos artesanos, de esos labradores, de esos humildes, de esos abandonados, invisibles y negados que en 200 años de vida republicana no han tenido un Estado que los proteja, un Estado que exista más allá del papel en todo el territorio”.

Luego hizo una reivindicación de las ideas liberales y procedió a hablar de las guerras civiles que sufrió el país durante el siglo XIX y destacó a las voces que en medio de “las guerras fratricidas” levantaron la voz para sembrar los principios de “la democracia liberal”. También ligó dichos esfuerzos con lo que haría Gustavo Petro en su gobierno.

“Hoy hemos llegado aquí gracias a un mandato popular, a un río, un torrente de voluntades, a la energía de un pueblo que cansado, pero fuerte y digno levantó la cara, levantó la cabeza, levantó la voz y dijo ¡no más!” ¡Somos capaces de liderar nuestro propio destino!”, dijo Barreras antes de que la Plaza nuevamente vitoreara el discurso del senador.

Al finalizar su discurso, Barreras pidió un receso de 10 minutos en la plenaria del Congreso en la posesión, según dijo, por orden del presidente Gustavo Petro, quien espera la llegada de la Espada de Bolívar. La orden del nuevo mandatario nacional dio paso a la música en la Plaza y a los aplausos de los asistentes.

Juramento

El secretario del Senado, Gregorio Eljach, dio apertura a la ceremonia de posesión con la entonación del himno nacional y en medio de una algarabía y varios gritos de apoyo, el presidente del Senado, Roy Barreras, invistió a Petro como nuevo presidente. “Prometo al pueblo cumplir fielmente la Constitución y las leyes de Colombia”, pronunció el mandatario antes de la imposición de la banda presidencial, que no la hizo Barreras en una de las tantas rupturas al protocolo de estas ceremonias. El congresista invitó a su copartidaria María José Pizarro a la tarima, como un homenaje a su padre Carlos Pizarro, y fue ella quien le puso la banda tricolor.

A pesar de que Duque no lo quería permitir, Petro ordenó traer la espada de Bolívar previo al juramento de posesión de Francia Márquez como vicepresidenta. “Juro ante mis ancestros y ancestras, hasta que la dignidad se haga costumbre”, dijo Márquez al aceptar su cargo.

La toma de juramento de Francia Márquez y Gustavo Petro produjo euforia en la Plaza de Bolívar, saturada de gritos y aplausos de quienes recibieron la primera orden de Petro como una rebelión a la última orden de Iván Duque: no llevar la Espada de Bolívar a la posesión.

Invitados nacionales e internacionales

La vicepresidenta Francia Márquez llegó a la Plaza de Bolívar. Y, encabezada por el Felipe VI de España, poco a poco empieza a arribar la comitiva de invitados nacionales e internacionales a la posesión presidencial. Antes de la reunión, el mandatario español se reunió con el presidente saliente Iván Duque y minutos después con el nuevo presidente. También llegaron al lugar el alcalde de Medellín, Daniel Quintero; el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, entre otros.

Después, caminando sobre la carrera Séptima, hizo su arribo a la Plaza de Bolívar el presidente electo, acompañado por la primera dama Verónica Alcócer y sus hijos. Al llegar dio un apretón de manos a Gabriel Boric, presidente de Chile, uno de los últimos en llegar a la Plaza de Bolívar, y otro al Rey de España.

Reuniones con los presidentes de Argentina y Bolivia

Gustavo Petro se reunió en el Palacio San Carlos, sede de la Cancillería, con sus ahora homólogos Alberto Fernández, presidente de Argentina y Luis Arce, mandatario boliviano, dos de los líderes de la izquierda latinoamericana. Antes de eso Gabriel Boric, presidente de Chile, y Arce, caminaron por la carrera Séptima, en el centro de Bogotá.

Otros presidentes que asistieron a la posesión de Petro furon Guillermo Lasso (Ecuador); Mario Abdo Benítez (Paraguay); Luis Abinader (República Dominicana); Laurentino Cortizo (Panamá); Rodrigo Chaves (Costa Rica) y Xiomara Castro (Honduras). Portugal, Cuba y Serbia, hicieron presencia a través de sus cancillerías.

Informe: El Espectador (Bogotá)

0 comentarios :

Publicar un comentario