martes, 10 de mayo de 2022

«LA DE CRISTINA ES UNA MIRADA PARCIAL, QUE DESATIENDE QUE VIVIMOS UNA PANDEMIA»

El presidente argentino ratificó el rumbo económico de 
su gestión y respondió a las críticas de Cristina Kirchner, 
pero advirtió que su “enemigo es Macri”

 Alberto Fernández durante la entrevista con el diario El País, de España, en la que
respondió a los cuestionamientos de Cristina Kirchner y criticó a Mauricio Macri. (Foto/El País)

Nacionales
- En medio de su gira por Europa, Alberto Fernández sumó un capítulo más a la interna oficialista, al contestarle por primera vez a Cristina Kirchner. “Tiene una mirada parcial que desatiende que vivimos una pandemia”, aseguró el Presidente, en una entrevista concedida al diario El País de España. Sin embargo, aclaró: “Ella no es mi enemiga, mi enemigo es Macri”.

“Creo que es una mirada parcial, absolutamente económica, que desatiende todo los que nos tocó pasar en el medio. Vivimos una pandemia, una tragedia que la humanidad vive muy de tanto en tanto, que se ha llevado 6 millones de vidas en el mundo, más de 100.000 argentinos. Y con todo, logramos que ningún argentino se quedara sin la atención médica que necesitaba”, consideró el mandatario argentino, al ser consultado por las críticas expresadas por su Vicepresidenta.

“Argentina tiene que ponerse a mirar el futuro y dejar de discutir el pasado. El pasado nos sirve para tener memoria, pero mi mirada la tengo en el futuro y creo que la mayoría de los argentinos también. Cuando alguien dice que nuestros votantes pueden estar decepcionados con nosotros, creo que nuestros votantes son conscientes de que tuvimos que enfrentar una pandemia con un sistema de salud quebrado por Macri y lo hicimos bastante bien. Logramos una inmunidad de las más altas del mundo. Nuestro votante, que vive esa realidad, entiende las dificultades”, completó Alberto Fernández, en relación a los recientes dichos de Cristina Kirchner.

En esa misma dirección, el primer mandatario reconoció que la ex Presidente “representa en la historia algo significativo y en el presente es líder de un espacio importante”. “Pero hay cosas en las que no comparto su mirada. Además he sido públicamente crítico con su gestión de gobierno. Todo el mundo sabe que tengo una mirada diferente. Respeto lo que dice, pero pido que respeten lo que digo yo”, reclamó desde la casa del embajador argentino en Madrid, Ricardo Alfonsín.

“¿Se imagina en unas primarias contra Cristina Kirchner?”, insistió el periodista Carlos Cué, a lo que el Presidente respondió: “Yo no estoy pensando en 2023. Estoy pensando en qué puedo hacer para que esta guerra se termine. Para 2023 falta mucho tiempo. En Argentina el reloj corre de otro modo”.

Asimismo, el entrevistador le recordó que desde que asumió la gente se pregunta “quién manda en la Argentina”. “El Presidente de la Nación es quien manda en Argentina. Desde 2019 decían que yo sería una títere de ella. Pero la verdad es que yo tomo las decisiones. Eso no quiere decir que no escuche a Cristina, que desprecie su opinión. Pero la decisión la tomo yo. Y llevó mucho tiempo que se den cuenta de que yo estoy gobernando. Los debates que propongo son en este tono de voz, no necesito gestos grandilocuentes ni insultos ni maltratos”, sentenció Alberto Fernández.

En otro orden, el Presidente fue indagado por la ratificación de Martín Guzmán como ministro de Economía, ya que es “muy criticado internamente”. Y en ese punto, se mostró tajante: “Detesto la idea de la ratificación. Nunca fue puesto en duda. Martín es el Ministro que hizo frente a las deudas privadas y con el FMI, que nos hizo crecer al 10,3%, que bajó la desocupación de 13% a 7%”.

Ya para finalizar, el mandatario argentino se dirigió al periodista y aclaró contra quién pelea en el ámbito político argentino: “Con todo respeto, durante la entrevista me invitó a subirme a un ring a pelearme con Cristina, pero ella no es mi enemiga, mi enemigo es Macri. Y a quien tengo que pelear si quiero una Argentina más junta es a Macri, no entre nosotros”.

En sumatoria, según pudo reconstruir Infobae, el Presidente conversó en el viaje hacia España sobre los últimos capítulos de la crisis interna del Frente de Todos con algunos de los funcionarios que lo acompañan en la gira por Madrid, Berlín y París. Fue escueto, pero concreto. “Yo no me voy a subir al ring. Tenemos mucho que hacer para reconstruir el país, como para estar peleándonos entre nosotros”, le dijo a un funcionario que forma parte de la comitiva. No obstante, está convencido de que todas las diferencias existentes sólo pueden saldarse en unas PASO, a las que él convocó en su discurso del 17 de noviembre del año pasado, cuando abrió el juego para que quien quiera compita contra él. Esa posibilidad resulta casi imposible para quienes llevan muchos años militando en el peronismo.

Informe: Infobae

0 comentarios :

Publicar un comentario