sábado, 26 de febrero de 2022

«MI MIRADA SE CLAVÓ EN LA INFANCIA»

A los 88 años, murió Antonio Seguí, uno de los más 
importantes artistas plásticos argentinos del siglo XX, 
para quien el humor salva al arte

 Antonio Seguí

Arte
- El artista plástico Antonio Seguí, considerado como uno de los mejores ilustradores argentinos del siglo XX, falleció este sábado a los 88 años de edad en la ciudad de Buenos Aires después de visitar Córdoba, su provincia natal, informaron fuentes oficiales.

El Ministerio de Cultura argentino definió a Seguí como “uno de los más importantes artistas argentinos” del siglo pasado, gracias a una trayectoria prolífica que incluyó la realización de litografías, fotograbados, aguatintas, serigrafías y linograbados, que se caracterizaban por la presencia habitual de hombres con sombrero.

Antonio Seguí nació el 11 de enero de 1934 en Villa Allende, un municipio de la provincia central de Córdoba, y desde 1963 vivía en París, donde fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por el Gobierno francés.

Durante su carrera profesional, el artista cordobés obtuvo decenas de galardones internacionales y sus obras forman parte de casi cien colecciones públicas a lo ancho y largo del mundo, con presencia en el Museo de Arte Moderno (Moma) de Nueva York y en el Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París, entre otros.

Uno de sus mayores legados como artista es “La Familia Urbana”, una serie de esculturas elaboradas en los años 90 y que están situadas en distintos puntos de la ciudad de Córdoba.

En 2019, el óleo “Caja con señores”, una obra de dos metros y medio por tres y creada en 1963, fue adquirida por 224.000 dólares en una subasta, “convirtiéndose en la pieza más cara rematada en Argentina”, según el Ministerio de Cultura del país suramericano.

Tras la noticia de su muerte, las redes sociales se llenaron de mensajes afectuosos hacia el artista, procedentes tanto del mundo del arte como de la política argentina.

“Inmensa consternación y tristeza por la muerte de mi entrañable amigo Antonio Seguí, con quien compartimos importantes momentos de nuestras vidas”, señaló el diputado cordobés Mario Negri a través de su perfil de Twitter.

Sus comienzos

Desde su adolescencia estudió en varias academias de la ciudad natal y entre sus maestros estuvo Ernesto Farina. Viajó por Europa y Latinoamérica, a ciudades en las que se cruzó con artistas reconocidos que influyeron en su mirada en torno al arte, como el muralista David Siqueiros.

Entre su obra, es reconocido por sus figuras de personajes, hombres de sombrero y mujeres de faldas, que recorren los lienzos en todas las direcciones. En una entrevista con La Voz de 2017 compartía que el leitmotiv de la infancia cruza su obra en todas las direcciones posibles. “Mi mirada se clavó en la infancia” era una de sus frases de cabecera.

Seguí estaba también convencido de que el humor salva al arte, y hacía todo lo posible para tomar distancia de la idea del creador torturado. “El día que yo sufra haciendo un cuadro, no pinto más”, señaló en esa entrevista.

La "Familia urbana"

Si bien hay obras de Seguí en espacios urbanos de varias ciudades del mundo, para los cordobeses las más populares, visibles y que son parte de la identidad visual de esta ciudad son las que integran la saga de La familia urbana.

En la década de 1990, durante la intendencia de Rubén Martí, Seguí realizó El hombre urbano, que se ubicó en la rotonda del nudo vial Mitre. A esa escultura de grandes dimensiones le siguieron La mujer urbana, en la rotonda del nudo vial 14, y Los niños urbanos, en el área del Aeropuerto Internacional de Córdoba Ambrosio Taravella.

Otra de sus obras que son parte del paisaje cordobés son El gaucho urbano, en el Valle de Calamuchita, y Voy volando, escultura en madera pintada, en el Aeropuerto.

Seguí realizó pinturas, esculturas, ilustraciones, murales y libros que han recorrido el mundo en muestras y que le han valido infinidad de premios internacionales.

En 2019, durante los días del Congreso de la Lengua en Córdoba, y en el marco del Festival de la Palabra, Seguí fue homenajeado con la muestra en el Cabildo “Antonio Seguí. Caligrafía. 30 años de escritura”, que se inauguró con su presencia. En ese oportunidad, además, asistió también al estreno en Córdoba el documental Seguí, Seguí, de Pepe Tobal.

Entre el gran legado que el maestro deja en Córdoba, se encuentra el Centro de Arte Contemporáneo en el Chateau Carreras, que ayudó a crear en la década de 1980.

Informe: EFE, La Voz y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario