lunes, 21 de septiembre de 2020

EE.UU. incluyó a Tinelli en un reporte por operar con una firma "sospechosa"

El conductor realizó operaciones con una empresa de Islas Vírgenes Británicas que estuvo en la mira del Espirito Santo Bank entre 2013 y 2014.

Marcelo Tinelli

Por Emilia Delfino

El conductor Marcelo Tinelli y otros empresarios argentinos figuraron en un reporte de la Unidad de Inteligencia del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por haber realizado operaciones con Meestral Assets, una firma de las Islas Vírgenes Británicas. 

Esta compañía fue reportada ante el organismo antilavado por 123 transferencias sospechosas entre 2013 y 2014, según los documentos de la nueva filtración FinCENFiles (Archivos FinCEN). Ante la consulta, Tinelli dijo que el dinero que transfirió era para el "pago de gastos personales" y que la cuenta utilizada no estaba declarada en Argentina, pero fue incorporada al blanqueo de 2016.

La información surge de entre los más de 2.100 registros con informes de actividades sospechosas presentados por bancos de todo el mundo ante el organismo estadounidense, que BuzzFeed News compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y sus medios asociados, entre ellos, La Nación, Infobae y Perfil*. El organismo define estos reportes de actividades sospechosas como SAR (Suspicious Activity Report), son ultrasecretos y se basan en transacciones reportadas por bancos y otras instituciones financieras.

Tinelli figuró en el reporte como uno de los 76 sujetos (personas y empresas) que hicieron transacciones con Meestral Assets, una firma del empresario argentino Andrés Marengo. Los movimientos sospechosos fueron alertados por el Espirito Santo Bank, un banco portugués que se disolvió en 2014, en medio de denuncias por fraude e irregularidades financieras.

En dos reportes sucesivos, el Espirito Santo Bank reportó débitos por U$9.169.570 y créditos por U$8.989.634 de Meestral Assets, con contrapartes no relacionadas entre sí. Para el banco las operaciones resultaron llamativas porque pudieron implicar “un sistema informal de transferencia de valor con transacciones sin propósito económico, comercial o legal aparente”.

Los SAR reflejan las preocupaciones de los organismos de control dentro de los bancos y las instituciones financieras y no son necesariamente indicativos de ninguna conducta delictiva u otro delito.

Un vocero de Tinelli explicó que los fondos que el conductor envió a cuentas de Meestral Assets entre 2013 y 2014 se utilizaron para el "pago de gastos personales" y que no fueron declarados en su momento ante la AFIP "por discrepancias de interpretación", pero que luego los incorporó al blanqueo que el entonces presidente Mauricio Macri promovió en 2016.

"Las transacciones por las que se me pregunta provienen de una cuenta radicada en el extranjero, que contiene fondos producto de actividades lícitas y perfectamente declaradas. Esos fondos se utilizaron para el pago de gastos personales y no fueron declarados oportunamente por discrepancias de interpretación. Finalmente, cuando se dictó la ley de sinceramiento fiscal, optamos por incluir esa cuenta", dice la respuesta del conductor que remitió una vocera ante la consulta del equipo argentino de ICIJ.

El reporte de la FinCEN no informó los montos, fechas exactas ni cantidad de operaciones realizadas por Tinelli, que ya había asumido como vicepresidente del club San Lorenzo un año antes de las fechas indicadas por las autoridades en el documento. Ante la consulta de este diario, cerca del conductor y productor televisivo prefirieron no dar más detalles sobre la transacción que quedó bajo la lupa de los Estados Unidos.

Tinelli comparte mención en el reporte junto a un exfutbolista de Independiente, un exdirector del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y empresarios argentinos que también operaron con Meestral Assets entre 2013 y 2014.

“Algunos de los individuos fueron identificados como jugadores de fútbol profesionales, empresarios y conductores de televisión que parecen estar haciendo inversiones. Estas personas no pertenecen a una misma industria, lo que aumenta las sospechas sobre el uso de la cuenta”, señaló el reporte que forma parte de la filtración de documentos de FinCEN.

Marengo, titular de la sociedad que canalizó el dinero de todos, dio una versión distinta. “Meestral Assets se creó con el objetivo de hacer un pool de inversiones inmobiliarias en los Estados Unidos, en esa época era el boom de Detroit y Florida. Pero el negocio no funcionó, se devolvió el dinero a los inversores y se cerró la cuenta en el Espirito Santo Bank. La empresa está en mi declaración jurada ante la AFIP, pero no tiene actividad”.

La firma de Marengo hizo transacciones con 76 sujetos (personas y empresas), según el SAR. En su mayoría, argentinos. El reporte no informó los montos, pero advirtió que el detalle de las transacciones se volcó en otra planilla elaborada por la FinCEN.

El reporte consideró como hipótesis que “el cliente podría estar recibiendo dólares de personas y entidades que operaron con Amirante-Galitis Sociedad de Bolsa SA (Amigal)”. Marengo es el yerno de Eduardo Fortunato Amirante, un financista que ya había estado en la mira de los Estados Unidos y que en la Argentina fue investigado en la causa Fútbol Para Todos. Marengo aclaró a La Nación, Infobae y Perfil que no tuvo relación alguna con Amigal.

Sospechas

El banco sospechó que Meestral Assets transfirió dólares a cuentas de argentinos en el exterior como un “sistema informal de transferencia de valor” (IVTS). El reporte consignó: “Marengo podría estar usando esta cuenta bancaria para recibir y girar fondos de varias personas y corporaciones. El cliente también podría estar utilizando la cuenta para facilitar el cambio de moneda local por dólares. Los montos y las contrapartes plantean inquietudes sobre estas transacciones”.

De acuerdo a un informe elaborado por el gobierno de Macri, durante el blanqueo de 2016 fueron sincerados U$116.800 millones que no habían sido declarados ante la AFIP. El 80% de esos fondos eran activos de argentinos en el exterior. Tinelli, según su respuesta, fue uno de los 568.000 contribuyentes que ingresaron al sinceramiento fiscal.

Fernando Botello, abogado tributarista del estudio Beccar Varela, explicó que “un argentino residente en nuestro país puede mantener lícitamente fondos depositados en una cuenta bancaria en el exterior si reporta y tributa sobre dichas tenencias y sus rendimientos percibidos en sus declaraciones juradas de Bienes Personales y Ganancias, respectivamente”.

“En caso de no cumplirse tales condiciones”, precisó Botello, “la AFIP podría exigir el ingreso de dichos impuestos, reclamar intereses, aplicar una multa y eventualmente, efectuar una denuncia penal por evasión, si existiera ardid o engaño y el monto evadido superara un parámetro mínimo. No obstante, la persona se habría liberado de todas estas consecuencias si se hubiera acogido a la declaración de tenencias del Sinceramiento Fiscal de 2016, abonando un impuesto especial de entre 10% y 15% del valor de los fondos, si superaran los $800.000, o invirtiendo los mismos en ciertos instrumentos”.

Consultados por La Nación, Infobae y Perfil, otros argentinos que operaron con Meestral Assets justificaron las transacciones. Carlos Cassartelli, exdelantero de Independiente, apuntó que fue por una inversión financiera en bonos de países emergentes que en su momento le recomendaron oficiales de cuentas del Citibank y que la declaró oportunamente ante la AFIP. Los consultados, incluido Cassartelli, dijeron ante la consulta que nunca se interesaron por una inversión inmobiliaria en los Estados Unidos.

Otro argentino que entró en los radares estadounidenses fue Santiago Carnero, entonces director del Banco Central (BCRA). Junto a Osvaldo “Bochi” Sanfelice, socio de los Kirchner en sus negocios de Santa Cruz, desembarcaron en el Hotel Waldorf, en 2010, en una maniobra que investiga la Justicia argentina por presunto lavado de activos. Según la FinCen, Carnero fue uno de los argentinos que enviaron dinero a las cuentas de Meestral Assets. En los documentos consta su nombre y apellido, y una dirección en la ciudad de Buenos Aires, donde figura Modasa SA, una sociedad familiar que él presidió con esa dirección como domicilio legal. Ante la consulta, allegados al ex funcionario dijeron que “no conoce a las personas ni a las sociedades nombradas” en el reporte. El reporte de la FinCEN concluyó: “Si bien el banco no tiene evidencia de actividad ilegal, está preocupado por la actividad observada, ya que el cliente realizó transacciones con entidades que no estaban claramente identificadas y no presentó documentación cuando se le solicitó”.

*El equipo argentino de ICIJ que trabajó en FinCEN Files está compuesto por Mariel Fitz Patrick y Sandra Crucianelli (Infobae), Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky, Iván Ruiz y Ricardo Brom (La Nación) y Emilia Delfino (Perfil)

© Diario Perfil

0 comentarios :

Publicar un comentario