jueves, 24 de octubre de 2019

«DEMOSTRAMOS QUE SE PUEDE GOBERNAR SIN NECESIDAD DE GENERAR ODIOS»

Ante una multitud, el presidente Mauricio Macri cerró en la ciudad de Córdoba la campaña de Juntos por el Cambio

El cierre de campaña de Mauricio Macri en la ciudad de Córdoba
Córdoba - Frente a una multitud como no se veía hace años en actos políticos (casi 100.000 personas estimaron los organizadores), Mauricio Macri cerró la campaña en Córdoba. Se lo notó emocionado apenas pisó el escenario y reiteró en este distrito "empezó el cambio y el país entero los escuchó".
"No nos vamos a quedar callados, en silencio, viendo cómo nos roban el futuro. Ya demasiadas veces nos aguantamos el dedito, el atril y la soberbia. Basta de esa forma de gobernar", dijo. Con el canto del Himno nacional terminó la campaña.

Insistió en que durante muchos años "dejamos un espacio vacío" que ocuparon aquellos "que quisieron ir por todos; también intentaron ir por nuestra libertad, que innegociable". Macri se alegró de que "nos despertamos" hasta llegar "a gritar que basta, que no queremos más de eso; la verdadera fuerza la tenemos nosotros".

"Esa fuerza que tenemos la ejercemos en paz, no queremos la violencia -siguió-. De esta manera libre, independiente, que nos llevó hasta acá. No puedo encontrar los colectivos", ironizó y le preguntó a la multitud: "¿cómo vinieron hasta acá?".

Macri retomó las preguntas que viene haciendo en sus últimos actos sobre "qué queremos votar" y enlistó si se quiere votar por la honestidad, por la educación y el trabajo, para enfrentar las mafias y el narcotráfico, por una Justicia independiente y para decir "basta de impunidad". Planteó que llevó más tiempo del pensado cambiar las cosas, pero "demostramos que se puede gobernar sin necesidad de generar odios o miedos, que se puede dialogar y también demostramos que se puede tener una política social sin clientelismo".

“¿Qué saben...?”

"Ahora sí sobre esas bases va a venir la etapa de crecimiento, de mejora del salario, va a venir el alivio para todos los argentinos", indicó y se refirió a que habrá que seguir "enfrentando desafíos", pero advirtió que "traer a los mismos del pasado" no sirve. "No caigamos otra vez en escuchar a aquellos que destruyeron a la Argentina decir, con el dedito levantado, que saben. ¿Qué saben, qué?".

"No dejemos que las dificultades nos hagan abandonar los sueños que tenemos. Es momento de reunirnos con convicción e ir para adelante, no tropezar otra vez con la misma piedra". Y arengó: "Siempre voy a estar con ustedes para cuidarlos". Describió que "nunca pasó" lo de las marchas que movilizaron a "dos millones de argentinos". Igual que en el Obelisco subrayó que cuando "los hijos y nietos pregunten qué estaban haciendo en octubre de 2019 podrán decir 'estábamos haciendo Patria".

“Para Mauricio, la reelección”, gritaron los miles de cordobeses que llenaron la emblemática plaza. “Esta noche no se me va a olvidar nunca en la vida. Llegar hasta acá nos costó más de lo que pensábamos. Como ustedes saben lleva tiempo resolver los problemas. No nos equivocamos cuando dijimos que el cambio era posible. Y tampoco nos equivocamos que juntos somos capaces de encarar cualquier desafío. Demostramos que se puede gobernar sin generar odios o miedos, que se puede dialogar sentados alrededor de una mesa, buscando creativamente generar trabajo. Y también demostramos que se puede tener una política social sin clientelismo. Tratando de igual a igual a los adversarios y a los amigos. Se pueden construir obras en todo el país sin corrupción”, indicó el candidato presidencial de Juntos por el Cambio, quien buscará revertir el resultado adverso de las PASO y forzar el balotaje.

Como en otras visitas a esta provincia, reiteró: "cómo los amo, queridos cordobeses; qué ganas de ser, de crecer, de ser protagonistas. Cómo agradecerles". Repitió su agradecimiento "a todos los argentinos" por "cómo han bancado, han entendido que depende de nosotros"; ratificó que de la gente "nació la marcha del 'Sí, se puede'".

"Ustedes no están solos; estamos juntos", vociferó y sostuvo que "hay una parada más, el 27 y el 24 de noviembre donde hay que consolidar con el voto el cambio de la Argentina para siempre". Señaló que "nunca" en su vida olvidará esta noche en Córdoba. Después de cantarle el cumpleaños a su compañero Miguel Pichetto , habló Juliana Awada .

El Presidente pidió prender las linternas de los móviles para "iluminar toda la Argentina"; los últimos minutos fueron para el "sí se puede dar vuelta esta elección". Una vez más reclamó en la necesidad de "convencer" a otros para ir a votar. "Los necesitamos el domingo, los vamos a llevar uno a uno convencidos de que tienen que votar por esta Argentina del futuro".

Bromeó con una abuela de 102 años que le mandó un video diciéndole que iría a votar: "El gusto ya se lo había dado el martes porque es de River". También jugó con "el gato no se quiere ir de Córdoba; en las otras seis vidas voy a volver".

Desde 2015 es una tradición para Macri cerrar en esta provincia donde -en la elección municipal de 2014 de Marcos Juárez- nació Juntos por el Cambio. La alianza se impuso en todas las elecciones para cargos nacionales que se disputaron desde 2015. En agosto fue el distrito donde más diferencia sacó en el país con respecto al Frente de Todos, 17 puntos; la expectativa del macrismo es duplicar esa diferencia el domingo.

El mismo motor home que usó en otras marchas del "Sí, se puede" en Buenos Aires, se instaló en la plaza Vélez Sarsfield, frente a la Casa Radical. Antes de Macri hablaron quien encabeza la lista, el radical Mario Negri , y el candidato a vicepresidente Pichetto (llegó por la mañana y aprovechó para dar varias entrevistas).

De manera similar al acto del Obelisco, Macri ingresó junto a Awada por una especie de manga montada sobre el Bv. San Juan. Mientras caminaban saludaban y se hacían fotos con los militantes. Salieron por la misma pasarela. Toda la estructura se montó a la mañana, cuando buena parte del centro de la ciudad se cerró al tránsito.

Unas tres horas antes de que comenzara el acto empezó a llegar la gente con banderas argentinas y carteles del "Sí, se puede". Antes estuvieron los choripaneros y los vendedores de banderas. También se completaron los balcones de los edificios de la zona.

Negri presentó a Pichetto como "representante del peronismo republicano" y lo comparó con el de Antonio Caffiero "cuando quisieron voltear a (Raúl) Alfonsín". El compañero de Macri hizo referencia a que Cristina Kirchner "abandonó a Córdoba" en momentos difíciles y reiteró que "nunca vino a disculparse con el pueblo de Córdoba" mientras que Alberto Fernández "vino a apretar al gobernador".

Durante todo el acto sonó el "se da vuelta; Mauricio la da vuelta" y la consigna "ya estamos en el ballottage". Los minutos antes a la llegada de Macri sonaron cuartetos, entre los que destacó "Soy cordobés", cantado por Rodrigo Bueno.

Desde el mediodía desembarcaron los funcionarios nacionales; entre los primeros estuvieron Hernán Lombardi (pasadas las 18 hizo de maestro de ceremonias en el escenario), Emilio Basavilvaso, Francisco Quintana, Oscar Aguad y los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes). Los mandatarios subieron junto a Lombardi y al intendente Ramón Mestre. El resto del gabinete llegó con Macri poco después de las 19; esta vez, vinieron en un avión alquilado y no en el Tango 04.

El gobernador Juan Schiaretti -con buen vínculo personal e institucional con Macri- mantuvo su prescindencia a nivel nacional y va con "boleta corta" de diputados. En el acto de Juntos por el Cambio, varios dirigentes se entusiasmaron con que gran parte de sus votantes (fue reelegido en mayo con 57% de los votos válidos) acompañarán al Presidente. Buena parte del peronismo cordobés acompañó a Fernández, liderados por el senador Carlos Caserio y Natalia de la Sota.

Informe: LN y agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario