jueves, 12 de septiembre de 2019

A alguien le conviene todo esto

Por Isabel Coixet
Si buscamos en Internet la web de la organización estadounidense CoreCivic, nos encontramos con una serie de fotografías inmaculadas de edificios flamantes, empleados sonrientes y banderas con las barras y estrellas al viento, recortadas contra prístinos cielos azules. La realidad es que CoreCivic es la organización privada que se ocupa de albergar en los espacios a los que se ha denominado ‘hieleras’ y ‘perreras’ a los menores indocumentados y a los niños separados de sus padres en la frontera entre México y Estados Unidos.

CoreCivic controla el 65 por ciento de los establecimientos de este tipo en este momento en Norteamérica. Hay que recordar que el Gobierno de Obama fue el primero que empezó con la práctica de la separación de familias. Pero con Obama había 2000 niños en estas ‘hieleras’ y en este momento hay 13.000. Y los beneficios que suponen para CoreCivic son inmensos. Las cárceles son un negocio, y encarcelar a personas indocumentadas que carecen de voz y recursos es un negocio muy lucrativo.

El Gobierno de Trump se está asegurando de que haya cada vez más dinero del presupuesto federal al Departamento de Estado de Seguridad Nacional y de ahí al Servicio de Inmigraciones que encarga a CoreCivic el ‘cuidado’ de esta multitud de familias que no es que estén en peligro de exclusión, es que están definitivamente excluidas. Hablando con abogados americanos que se dedican a tramitar permisos de residencias, me dicen que es cada vez más difícil conseguir papeles para estas familias.

Y sin embargo, la economía americana depende de esta fuerza de trabajo a la que se le niegan los más elementales derechos. Hace apenas un mes, una madre guatemalteca denunció a CoreCivic por la muerte de su hija de un año. En la denuncia se dice literalmente: «No creemos que sea apropiado encarcelar a niños pequeños. Como mínimo, CoreCivic está haciendo grandes cantidades de dinero por dirigir una cárcel para niños; hay obligaciones legales que esto conlleva».

De acuerdo con los abogados de la madre, la niña empezó a presentar serias dificultades respiratorias tres días despues de entrar en la cárcel, y su condición fue empeorando sin que fuera atendida. El año pasado, ese mismo centro, en Dilley (Texas), tuvo un beneficio de 171 millones de dólares.

La inversión total que el Gobierno norteamericano invirtió en inmigración fue de 7,2 BILLONES de dólares; eso significa dos billones más que en 2014. Si consultamos a un analista bursátil, nos dirá que una de las inversiones más rentables son las empresas como CoreCivic, que desde que empezó a cotizar en bolsa no ha dejado de subir. Las plagas, enfermedades, muertes y suicidios en los centros controlados por esta empresa son constantes. Ninguna de las denuncias por abusos y negligencia contra ella ha prosperado.

© XLSemanal

0 comentarios :

Publicar un comentario