viernes, 1 de marzo de 2019

«LOS CAMBIOS PROFUNDOS REQUIEREN PACIENCIA»

Mauricio Macri reconoció que la pobreza volvió a crecer, 
pero destacó que “hemos salido del pantano donde 
estábamos”. Gritos opositores y respuesta presidencial.

Mauricio Macri abrió el 137° período de sesiones ordinarias del Congreso y dio un
discurso donde hubo cruces con la oposición. (Foto/La Nación)
Nacionales - El presidente de la Nación, Mauricio Macri, hizo referencia en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias a que “cambiar en serio implica atravesar dificultades”, y reconoció los problemas graves que vivió la economía en 2018.

En su discurso el presidente recordó que en 2015 dijo que “a la Argentina la íbamos a sacar adelante entre todos”, y que se había decidido “dejar de patear los problemas para adelante para afrontar la realidad de frente”.

“No hablo solo de la herencia recibida, sino de algo más profundo, todos entendimos las consecuencias de no cambiar, de no enfrentar los problemas de fondo”, señaló, asegurando que “cambiar en serio implica atravesar dificultades”.

Ahí hizo referencia a las dificultades del año pasado. “Cambiaron las condiciones y surgieron nuevos desafíos; todavía estábamos frágiles”, señaló, y dijo que parte de las transformaciones apuntan a “no ser tan vulnerables”.

“Juntos estamos construyendo los cimientos más profundos”, enfatizó, enumerando a continuación hechos realizados, y aclaró: “Los cambios profundos requieren paciencia”.

Admitió que muchos pueden advertirle que están peor que el año pasado, y que no faltarán quienes le recuerden que el año pasado había señalado erróneamente que “lo peor ya pasó”. “Y tienen razón –admitió-. Pero también les quiero decir que lo que estamos logrando los argentinos es enorme, enorme; porque estamos haciendo crujir estructuras viejas y oxidadas, muy arraigadas que seguían beneficiando a los de siempre”.

“Lo que estamos haciendo no tiene vuelta atrás”, aseguró, remarcando que “ya no creemos en las soluciones mágicas, porque sabemos que las transformaciones profundas llevan tiempo”.

Macri remarcó además que “hoy podemos decir que la Argentina está hoy mejor parada que en 2015. Mejor no significa que estamos donde queremos estar, sino que hemos salido del pantano donde estábamos”.

“Que sea difícil y lleve más tiempo no quiere decir que sea imposible”, agregó.

Más adelante señaló que “hoy hay un equipo que gobierna pensando en el largo plazo”, y que entre otras cosas “asume la inflación, la pobreza y la inseguridad”.

Hizo referencia luego a la Ley del Arrepentido, que “se volvió una pieza clave para el avance de las causas judiciales”, y destacó luego la Ley de Defensa de la Competencia, como así también hizo referencia al proyecto de ley de Ética Pública y los decretos que regulan los casos de conflictos de interés como “ejemplos de un cambio muy profundo que es la base de todo lo demás”.

Destacó a continuación el DNU de extinción de dominio, que consideró un reflejo de “la postura clara que los argentinos tomamos”, ante lo cual desde el oficialismo aplaudieron y comenzaron a corear “sí se puede”. Mientras tanto, Macri agregó que “queremos recuperar los bienes de las mafias, el narcotráfico y la corrupción, y que cada quien que se oponga diga dónde está parado y a quién quiere proteger. Porque se acabó el tiempo en que los delincuentes se salgan con la suya mientras la enorme mayoría trabajamos para sacar este país adelante”.

Habló luego de respetar la independencia de la justicia: “Todos tenemos que rendir cuentas, políticos, empresarios, sindicalistas, los mismos jueces, periodistas… inclusive la familia del presidente… ¡Y el presidente!”.

“Se está acabando la impunidad, y en este sentido también estamos mejor que en 2015”, dijo, pidiendo luego que “para seguir avanzando” se apruebe el Código Penal. “Espero que la aprobemos en el próximo año”, señaló, pidiendo luego por la reforma del Régimen Penal Juvenil, que consideró que es “mucho más que la baja de un año en la edad de imputabilidad para algunos delitos graves”.

El presidente recordó que este fue el primer gobierno en más de 100 años que pasa todo su mandato en minoría. “Y aun así logramos consenso”, destacó, y tras enumerar muchos de los proyectos que avanzaron en el Congreso, valoró que “logramos debatir de forma madura sobre el aborto”.

“Los argentinos estamos haciendo cambios profundos para no volver atrás nunca más”, señaló en otro párrafo, para agregar luego que “estamos resolviendo problemas que no son coyunturales, sino estructurales”. Advirtió que, si no se hubiesen tomado decisiones como las adoptadas por su gobierno, “la economía hubiese colapsado”.

Admitió que durante 2 años y medio se adoptó un camino gradual, y entre gritos de la oposición destacó los logros alcanzados en ese tiempo. “Cuando empezábamos a crecer y asomar la cabeza como país, tuvimos tres shocks imprevistos: la salida de capitales de mercados emergentes, la sequía que afectó como nunca al campo argentino y la causa de los cuadernos”, enumeró.

Ante los gritos de la oposición, Macri replicó: “Los gritos, los insultos, no hablan de mí, hablan de ustedes. Yo estoy acá por el voto de la gente, señores…”.

Luego se manifestó convencido de que “lograr un equilibrio fiscal sin parches en los presupuestos de 2020 y 2021 será el acto de justicia social más importante que hayamos hecho en 70 años”.

“Porque el déficit fiscal es el causal principal de la inflación y la inflación es el causante de la pobreza y el estancamiento de este país”, aseguró, garantizando que “la pobreza no desaparece porque se deje de medir”.

Luego reconoció que “la pobreza ha vuelto a los niveles de antes. Pero si tenemos estos datos es porque medimos y decimos la verdad”. En ese contexto anunció la decisión de aumentar a partir de este mes un 46% la Asignación Universal Por Hijo, destinada a 4 millones de beneficiarios.

En referencia a la inflación, anticipó que este año esperan una baja “sustancial”. Volvió luego sobre la pobreza para señalar que “se cambia en serio cuando se termina el clientelismo y el uso político de los pobres; la denigrante costumbre de pedirles que vayan a marchar y a votar a cambio de un favor”.

El primer mandatario inició su discurso a las 11:03. Había llegado al Congreso puntualmente dos minutos antes de las 11 de la mañana, donde fue recibido por la comitiva de exterior integrada por los senadores Gladys González, Silvia Giacoppo, Cristina López Valverde y Ada Itúrrez; y los diputados Mario Negri, Elisa Carrió, Sandra Castro y Jorge Franco. Ya dentro del palacio, lo aguardaba la comitiva de recepción de interior, con los senadores Inés Brizuela y Doria, Laura Rodríguez Machado, Alfredo Luenzo y Carlos Espínola; y los diputados Marcelo Wechsler, Graciela Ocaña, Pablo Carro y Carlos Selva.

“La pobreza ha vuelto a los niveles de antes”

En su mensaje ante la Asamblea Legislativa, el presidente Mauricio Macri reconoció que “lamentablemente la pobreza ha vuelto a los niveles de antes”, pero defendió el gradualismo, el cual consideró “fue exitosos durante dos años y medio”.

Señaló que con ese programa económico “creció la economía, bajó la inflación, aumentaron las inversiones, las exportaciones, bajó la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo”. EN ese momento, la oposición se paró y lo aplaudió de pie entres chicanas y risas irónicas.

“Cuando empezábamos a crecer y asomar la cabeza como país tuvimos tres shocks imprevistos, la salida de mercados emergentes, la sequía que afectó como nunca al campo y la causa de los cuadernos”, expresó, fue entonces cuando de nuevo lo interrumpieron y lanzó: “Los insultos hablan de ustedes, no de mí. Yo estoy acá por el voto de la gente señores”.

El jefe de Estado resaltó que “por primera vez” se buscó la salida “sin apelar a soluciones demagógicas, sin default, sin cepos artificiales. Hubo sí la necesidad de terminar cuanto antes con el déficit fiscal que la Argentina padece desde hace 70 años”.

“La pobreza cero es un horizonte, lo que nos guía”, manifestó y ponderó la recuperación del INDEC. Dijo que, en los dos primeros años de su mandato, había una “tendencia a la baja”. Sin embargo, reconoció que “lamentablemente la pobreza ha vuelto a los niveles de antes”.

“Lamentablemente los chicos son los más golpeados”, agregó, y por eso afirmó que, usando la cláusula del acuerdo con el FMI, este mes se aumentará un 46% la Asignación Universal por Hijo.

Informe: Parlamentario.com y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario