jueves, 14 de marzo de 2019

ENTREVISTAS / JUAN MANUEL URTUBEY

"Lavagna muestra una mirada conservadora de la política 
al creer que la interna es debilidad"

J.M.Urtubey: "Yo propongo modificar el sistema político del gobierno, para ir a
un gobierno de coalición y a un jefe de Gabinete con acuerdo del Congreso".
Por Giselle Rumeau

El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, está convencido de que aún hay tiempo para construir una alternativa electoral competitiva, que se plante frente a la grieta. "En el mundo, las campañas se resuelven en 90 días", dice. 

Cree que hoy está fuera del radar del poder pero que eso puede cambiar, como pasó con Jair Bolsonaro en Brasil. Y por eso no está dispuesto a bajarse de su candidatura presidencial ni regalarle a Roberto Lavagna el liderazgo de Alternativa Federal. En un reportaje con El Cronista, el salteño insistió con las PASO, volvió a rechazar la unidad con el kirchnerismo y se mostró pesimista sobre un repunte de la economía.

-¿Alternativa Federal es un espacio competitivo? Hoy no hay un escenario de tres tercios definido...
-Yo tengo una mirada distinta. La pretendida polarización, en el mejor de los casos, oscila entre los 25 y los 30 puntos de cada contendiente, es decir, que queda casi la mitad del electorado argentino sin representación. En otras épocas, la polarización era entre dos candidatos que tenían de 40 a 50% de los votos. El nivel de fragmentación de la sociedad actual está dibujando un escenario político diferente. Vemos una Argentina donde hay un fuerte rechazo al gobierno y al kirchnerismo, aunque ambos espacios tienen un núcleo duro interesante. Y eso habilita a la construcción de una alternativa competitiva. Puede ser Alternativa Federal u otro espacio. Habrá que ver en el camino.

-¿Pero hay tiempo para construir un tercer espacio con chances?
-En el mundo, las campañas electorales nunca superan los 60 ó 90 días. Tenemos elecciones en octubre y PASO en agosto. Creo que los políticos y los periodistas estamos todos muy ansiosos.

-El gobernador de Entre Ríos Gustavo Bordet hizo un acuerdo con el kirchnerismo en su provincia y Juan Manzur (Tucuman) ya avisó que se va con Cristina. ¿No hay riesgo de que los gobernadores de su espacio terminen alineados con quien tiene los votos?
-El caso de Entre Ríos lo conozco bastante. Es curioso. La dirigencia provincial del kirchnerismo que no tenía fuerza para ser competitiva resuelve apoyar a Bordet. Pero la lectura que se hace desde Buenos Aires es exactamente al revés: "Bordet se fue con Cristina". Soy consciente de que estamos construyendo un espacio nuevo, que por supuesto no tiene hoy la competitividad del Presidente o de la ex mandataria. Pero creo que tenemos tiempo de sobra, se puede plantear una alternativa. Hay que trabajar manejando los tiempos.

-¿Y qué sería lo nuevo de Alternativa Federal? ¿Por qué la mayoría de sus integrantes participaron en la gestión menemista y/o kirchnerista?
-Por ejemplo, el único candidato que nunca se postuló anteriormente a la presidencia soy yo. Todos los demás ya fueron candidatos o presidentes. Segundo, el único que aparece por afuera de Buenos Aires soy yo también. Soy consciente de que cuando estás afuera del corazón del sistema siempre el crecimiento va a ser lateral hasta que llegue el momento del proceso electoral. Es lo que pasó con Bolsonaro. No fue una gran sorpresa sino que estaba fuera del radar. Estaba en la política pero no pertenecía al eje del poder. Y creo que en la Argentina, tanto la política como la prensa, están buscando respuestas en el centro del poder. La mirada de los analistas es muy conservadora, como si en la Argentina no pasara nada. Y el país está viviendo una de las crisis más fuertes y la caída de la calidad de vida de la gente es enorme. Me aparece que esa factura se va a cobrar.

-¿Descartan un acuerdo con el kirchnerismo? Sergio Massa no parece claro en ese punto...
-La única lógica de la existencia de Alternativa Federal es ofrecer una opción superadora a la grieta del macrismo y el kirchnerismo. Con lo cual es técnicamente imposible querer construir una alternativa siendo parte de lo que te querés diferenciar.

-¿Sigue pensando que el espacio tiene que ir a una interna en lugar de consensuar una candidatura como pide Roberto Lavagna?
-Nosotros planteamos una forma de construcción política diferente, porque apuntamos a una lógica mucho más horizontal, sin personalismos y con una interna en donde las distintas expresiones puedan darle un volumen más amplio al espacio. Si sumamos a todos los candidatos de Alternativa Federal, incluido Lavagna, nuestra fuerza llega a 30 puntos. Puntualmente yo propongo modificar el sistema político del gobierno, para ir a un gobierno de coalición y a un jefe de Gabinete con acuerdo del Congreso. Eso es algo que contrasta con la lógica personalista.

-¿Por qué cree que Lavagna quiere evitar las PASO?
-Tiene una mirada conservadora de la política, que cree que la interna es debilidad, que en la diversidad hay debilidad. Yo tengo una visión distinta. Es conceptual.

-Tampoco quiere internas la mesa chica del Gobierno...
-Exactamente. Pero la sociedad argentina, que toda la vida funcionó con la lógica personalista, advirtió que eso ya fracasó. Nos está yendo muy mal a los argentinos. Y esto no es un tema nuevo de Cristina y de Macri. Hace 50 años que la Argentina viene barranca abajo casi en forma inevitable. Por eso creo que hay que animarse a innovar.

-¿Y cuál es la autocrítica que hace el peronismo en esa cuesta abajo? Porque nos gobernó la mayoría de esos años...
-Desde que existe, el peronismo gobernó la mitad del tiempo y la otra mitad lo hicieron otros sectores. El peronismo tiene una cuota parte de responsabilidad, es cierto. Pero tiene que ver con una cultura política argentina y un bajo nivel de institucionalidad, que hoy estamos viendo también. No es patrimonio del peronismo. Eso lesiona el nivel de confianza en el país y termina hiriendo de muerte a los procesos económicos. Las crisis económicas se producen por un sistema político que está totalmente colapsado.

-El gobierno espera un repunte de la economía a partir de mayo, ¿cuál es su visión?
-Me encantaría que eso suceda pero yo no veo muchos elementos para ser optimista a corto plazo porque el nivel de caída de competitividad de los sectores productivos es fortísimo. Y el nivel de caída del consumo de los argentinos está en alguna medida lesionando esa posibilidad.

-¿Hay riesgo de que haya otra escalada del dólar y una crisis como la del año pasado?
-Tenemos que ayudar todos para que eso no suceda. Porque claramente el tema de la Argentina es la confianza, en la medida que la Argentina no pueda recuperar niveles aceptables de confianza siempre vamos a estar en niveles de alta vulnerabilidad.

Macri decía lo mismo en 2015 y no pudo con la inflación...
-Si seguimos haciendo lo mismo es muy difícil obtener resultados diferentes. Creo que no hay una acabada comprensión de la necesidad de una reforma estructural de la administración en la Argentina. Insisto, si no se generan niveles de estabilidad y confianza no habrá inversión. El prestigio personal del dirigente no atrae inversiones ni genera confianza. Hay que cambiar el sistema.

© 3Días / El Cronista

0 comentarios :

Publicar un comentario