jueves, 30 de agosto de 2018

La crisis no se resuelve con dólares

La corrida ya es contra el gabinete y la falta 
de una respuesta política acorde a la crisis.

Por Ignacio Fidanza
Lo que se inició como una corrida de carácter financiero, por la negativa de Macri a introducir los cambios en su gobierno que el mercado esperaba, mutó en una crisis política que difícilmente se pueda solucionar anunciando nuevos paquetes de rescate.

El dólar es un síntoma de una desconfianza profunda sobre el Gobierno, que Macri no hizo otra cosa que agravar con su voluntarista mensaje televisivo, anunciando un acuerdo que todavía no estaba listo para comunicar. 

Lo que se vio es más de todo lo que fracasó: la sustitución de una comunicación seria que explique con claridad lo que ocurre y lo que se piensa hacer, por un optimismo vago. En los hechos, una subestimación de un pueblo demasiado entrenado en detectar inconsistencias.

Macri termina uno de los peores días de su mandato, luego que la moneda del país se devaluara un escalofriante 7% en un puñado de horas, sin anunciar medidas, ni cambios de gabinete ni ofrecer una explicación detallada de que es lo que está negociando con el FMI.

Esto lleva a preguntarse por qué las expectativas deberían mejorar. Está claro que no es sumando anuncios de rescates de billones de dólares que se logra. A lo sumo lo único que se consigue es despertar más apetito entre los afortunados que pueden comprarlos. No pasa por ahí la salida de esta situación.

Los rectores que se reunieron con Macri el martes por la noche en la Casa Rosada, salieron más preocupados de lo que estaban. Vieron a un presidente enojado y disperso.

Macri responde negociando nuevos paquetes de rescate de billones de dólares a una corrida que corrió el foco del análisis financiero a una impugnación más política sobre el núcleo del actual gabinete. Por eso, los anuncios no tranquilizan.

El mercado hace rato que definió que lo primero que tiene que hacer es acordar con el peronismo racional, desarmar la tríada de la Jefatura de Gabinete, desplazar a Marcos Peña hacia otra posición y nombrar a un ministro de Economía con poder. Macri, cuando implosionó el gradualismo, hizo el amague de ir en esa dirección para tomar aire y ratificar el mismo esquema. Se dieron cuenta.

Como el tiempo agrava los problemas que no se solucionan, ahora además de la corrida financiera tiene un problema político que impugna su capacidad de conducción. Larreta, Vidal, Monzó y buena parte del radicalismo empiezan a observar con alarma que la resistencia de Macri al cambio, amenaza su propio futuro político.

El cambio de Macri entre Larreta y Quintana

Pero eso es lo menos importante. El capricho presidencial que pone por encima de la búsqueda de un nuevo sendero una pulseada de autoridad, ya generó en lo que va del año una devaluación que ronda el 80 por ciento. Es una pérdida de patrimonio y de poder adquisitivo dramática. Son personas pasándola muy mal.

La propuesta de la política es Larreta jefe de Gabinete y Melconian ministro de Economía. Eso para Macri es una derrota. Y si Larreta tuviera éxito en rescatar al país, sería el candidato de Cambiemos para el 2019. Esa dificultad es objetiva y se entiende el recelo de Macri, que tiene argumentos para pensar que si entrega a Marcos Peña, lo que sigue es su jefatura política.

Pero la crisis empezó como un hurón, mutó en víbora y ahora adquiere el contorno de un búfalo furioso. Son situaciones en las que lo único que no se puede hacer es lo que están haciendo: buscar más plata, no cambiar nada y esperar que todo mejore. La metáfora recurrente de la tormenta es clarificadora: el presidente vive este momento como un accidente del clima, que en algún momento se detiene. Sólo hay que resistir el tiempo suficiente.

Nada más lejos de la realidad. Si no se entiende que el problema ya es de raíz política y entraña una impugnación muy precisa al corazón del actual dispositivo de poder que simboliza la Jefatura de Gabinete, lo más probable es que los problemas se expandan de manera fractal, generando combinaciones que adquieran vida propia. Pasó con la caída del PPP, va a pasar con el precio de los combustibles, del gas, las paritarias y todos los precios de la economía. El problema era el dólar, después la inflación, el nivel de actividad, la pobreza, el conflicto social y así sigue la reacción en cadena.

La idea de un Gobierno sensato que nos acercaba algunos pasitos a la normalidad de vecinos como Chile y Uruguay hoy ya es un sueño perdido. También está en entredicho la opción del Apollo XIII, el rescate heroico de un fracaso. Ahora el desafío es alcanzar la superficie para volver a respirar.

© LPO

0 comentarios :

Publicar un comentario