lunes, 11 de junio de 2018

ABORTO / HORAS DECISIVAS

El miércoles, a las 11, se iniciará el debate en Diputados. Aún quedan entre 10 y 15 indecisos que darían vuelta la votación.

Nacionales - El Congreso se prepara para dar este miércoles un debate histórico con el proyecto que prevé la legalización del aborto gratuito, y en la cuenta regresiva para la sesión en Diputados el final es aún incierto. Mientras tanto, la semana comenzó con denuncias por amenazas, tomas en colegios, y legisladores que ponen dudas sobre la posición que votarán en el recinto.

La sesión está prevista para este miércoles a las 11. Una vez comenzada, para lo que se necesitarán 129 legisladores sentados que reúnan el quórum, se extenderá por varias horas y en el Parlamente calculan que la votación será casi en la madrugada del jueves.

El presidente de la Comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados, Daniel Lipovetzky, reveló que sólo restan "entre 10 y 15 indecisos" y pronosticó un "final absolutamente abierto" en votación del proyecto de despenalización del aborto.

"Diría que hay entre 10 y 15 indecisos, el final es absolutamente abierto", afirmó el diputado de Cambiemos, quien tuvo la responsabilidad de conducir los plenarios de comisiones donde se desarrollaron las 15 audiencias públicas de exposiciones sobre el tema. En declaraciones a Radio Mitre, el legislador oficialista, de quien es conocida su postura a favor de la iniciativa, dijo que se está "trabajando muy fuertemente para poder lograr la sanción".

Aunque los indecisos suelen variar de posición minuto a minuto, aún hay una mayoría que vota en contra en Cambiemos, Argentina Federal (los gobernadores) y el Frente Una (massismo).

A los últimos los telefonea Malena Galmarini y la diputada Cecilia Moreau con la premisa de que al menos dejen el recinto a la hora de votar. Graciela Camaño, la jefa de bloque, que está  en contra pero no milita el tema y los que comparten su postura son coacheados por Carla Pitiot.

Sí hay expectativa de colaboración de la UCR con el video de Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín. Un día antes, una declaración en contra del partido recolectó la firma de ocho diputados, al menos una decena por debajo de lo que esperaban.

Sólo suscribieron Gabriela Burgos, Soledad Carrizo, Estela Regidor Belledone y los diputados Martín Hernández, Horacio Goicoechea, Federico Zamarbide, Mario Arce y Julián Dindart. Algunos sólo tendrían diferencias de forma, pero también están los que empezaron a dudar.

Nicolás Massot viene logrando que el PRO sea el bloque con más aportes al rechazo del aborto, en un duelo minuto a minuto con su amiga Silvia Lospennato, ambos del riñón de Emilio Monzó.

"Está claro que el que vota en contra está a favor del status quo actual, que no ha servido y ha generado muchas muertes maternas en la Argentina", consideró Lipovetzky.

En cambio, la también oficialista Carmen Polledo, titular de la comisión de Salud y una de las principales voces en contra del aborto durante el debate, dijo que ve "lejos" la posibilidad de un empate y vaticinó que se impondrá el "no". Asimismo, calificó a la interrupción del embarazo como un "hecho violento" donde "un poderoso ataca a un débil, porque la voz del niño no se puede escuchar".

Hay varios legisladores que saltaron de vereda o al menos pusieron en duda cómo votarán. Por ejemplo, Felipe Solá pasó de estar en contra a estar a favor. Desde el mismo bloque, evalúan sus posiciones Mirta Tundis y José Ignacio De Mendiguren, quienes en principio rechazaban, ahora dudan.

En el oficialismo es donde hay mayor cantidad de miembros en contra, pero quedan algunos indecisos. Uno de ellos es el jefe del interbloque Cambiemos, Mario Negri, quien sin embargo hizo un guiño favorable al sostener que "la criminalización ha fracasado". En tanto que otro que no se expresó es el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó. Su voto será clave en caso de que haya empate.

Los cálculos sobre el resultado final de la votación inclinan la balanza a favor o en contra del proyecto según quién sea la fuente. Pero la mayor coincidencia indica que el rechazo tendría una luz de ventaja.

En las últimas horas, legisladores del oficialismo y la oposición criticaron "las presiones" que están recibiendo desde distintos sectores que promueven o rechazan la interrupción del embarazo hasta la semana 14 y pidieron a sus pares que en la sesión del miércoles próximo, en la Cámara baja, decidan libremente a favor o en contra de la despenalización del aborto.

En tanto, estudiantes de unas 20 escuelas secundarias porteñas evalúan en asambleas tomas o pernoctes para rechazar la modificación que exige el consentimiento de un adulto para realizar un aborto a una adolescente de entre 13 y 16 años, incorporada al proyecto que se debatirá el miércoles sobre tablas en la Cámara de Diputados.

"Consideramos que la derogación del artículo que hablaba sobre la capacidad progresiva y daba la potestad de una adolescente de poder abortar atenta contra los derechos de las jóvenes, las más vulnerables en cuanto al aborto", indicó a Télam Malena, referente del Centro del Estudiantes de la Escuela Rogelio Yrurtia.

La joven indicó que "nuestro establecimiento es el único que se encuentra tomado desde el viernes porque hoy teníamos desinfección y mañana jornada docente, entonces definimos en asamblea que íbamos a comenzar la toma el viernes para visibilizar la situación".

"Como estudiantes tenemos además otras demandas, como la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) y de un Protocolo para Prevenir la Violencia de Género, de hecho el fin de semana nosotros hicimos jornadas y elaboramos un protocolo los propios estudiantes", indica Malena.

Informe: Ámbito.com, LPO y agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario