jueves, 17 de agosto de 2017

Enseñanza religiosa / Este jueves sigue la audiencia

A partir de las 10:00 se escucharán las ponencias de los distintos sectores en el marco del amparo por la educación religiosa en Salta.

La ministra de Educación de Salta, Analía Berruezo (centro), participó en la primera
jornada de la audiencia por la enseñanza religiosa. (Foto: La Nación)
Salta - La Corte Suprema de Justicia de la Nación dio inicio el miércoles a una audiencia pública informativa en el marco de la causa “Castillo, Carina Viviana y otros c/ Provincia de Salta – Ministerio de Educación de la Prov. de Salta s/ amparo”, que tramita ante la Secretaría Judicial N° 1 del Máximo Tribunal, a cargo del secretario Damián Font, en la que participarán también Amigos del Tribunal que se presentaron en autos conforme la convocatoria oportunamente efectuada.

La audiencia pública se reanudará este jueves y los próximos 30 y 31 de agosto, a las 10:00.

Se trata de un amparo colectivo iniciado por una asociación civil (ADC) y un grupo de madres de menores que concurren a la escuela pública de Salta contra el Estado Provincial -Ministerio de Educación de Salta-, con el objeto de que se declare la inconstitucionalidad de las normas locales que disponen que la enseñanza religiosa integre el plan de estudio y se imparta dentro del horario de clase.

Los actores sostienen que las normas, del modo en que son aplicadas, imponen la religión católica como enseñanza obligatoria en las escuelas públicas y el adoctrinamiento de menores cuyos padres poseen otras creencias.

La Corte de Justicia de Salta confirmó la declaración de constitucionalidad de las normas. No obstante, dispuso que se arbitre un programa alternativo para quienes no deseen ser instruidos en la religión católica durante el horario escolar y que los usos religiosos -como los rezos al comienzo de las jornadas, la colocación de oraciones en los cuadernos y la bendición de la mesa- tengan lugar únicamente durante la clase de educación religiosa.

La parte actora recurre ante la Corte Suprema de la Nación para que declare la inconstitucionalidad de las normas, alegando que su aplicación trae aparejadas prácticas que lesionan los derechos constitucionales a la libertad de religión y de conciencia, a la igualdad, a la no discriminación y a la intimidad.

El ministro Carlos Rosenkrantz se excusó en este expediente por haber sido miembro de la Asociación por los Derechos Civiles al momento del inicio de la acción.

Argumentos a favor

Entre los argumentos a favor se escuchó la posición del padre Ernesto Eric Herrmann, de Educación Popular Civil: "Pretender que la religión no existe o que tiene que ocultarse es confinar a los creyentes de cualquier credo al ostracismo. Pero estamos más preocupados porque se trata de una de las poblaciones más pobres, donde los niños son los principales beneficiados de la enseñanza religiosa. De ahí que este cuestionamiento los perjudica enormemente, ya que de otra manera no podrían acceder a una educación integral sin el aval del Estado", dijo.

En similar sentido se manifestó Pedro Andereggen, del partido Demócrata Cristiano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. "Apoyo la postura del gobierno salteño. Todo niño tiene el derecho a una educación integral, y el desarrollo espiritual se alcanza con la enseñanza religiosa", explicó.

Las expresiones en contra

Por otro lado, Gustavo Grancharoff, de la Asociación Bautista Argentina se expresó en contra de la posición de la provincia de Salta. "Separar a los niños en el aula de acuerdo con los contenidos religiosos destruye el sentido de pertenencia. Y los evangélicos conocemos muy bien lo que significa que las minorías deban aceptar la marginación. La educación laica en las escuelas públicas de gestión estatal debe estar garantizada en todo el país", consideró.

Lo mismo hizo Sebastián Sfriso, del Instituto Laico de Estudios Contemporáneos de Argentina. "Es evidente que la enseñanza religiosa en las escuelas públicas no corresponde. Va a contramarcha de la historia, donde el diálogo intercultural es cada vez más necesario", explicó.

Las partes en cuestión recién expondrán sus argumentos frente al máximo tribunal el próximo jueves 31, y para ese momento también se prepara la actual ministra de Educación de Salta, Analía Berruezo, que dio detalles cómo será su alegato, donde piensa ilustrar lo que sucede en el aula durante las clases de religión con algunos de los cuadernos de los alumnos.

"No es una disciplina que reviste carácter confesional, no supone la fe de los chicos y no pertenece a ningún credo", explica la funcionaria, que reconoce que de la última encuesta realizada a los padres a comienzos del año lectivo, el 87 % expresó el deseo de que sus hijos recibieran educación católica. Por otra parte, Berruezo respaldó la aplicación de la norma en al artículo 5 de la Constitución, que faculta a las provincias a elegir el tipo de educación primaria.

En cuanto a la práctica común de oraciones al inicio de la jornada escolar, la celebración de una misa o el hábito de bendecir la comida en el comedor escolar, algo que para la ADC es discriminatorio y anticonstitucional en el ámbito de la escuela pública, Berruezo aseguró que no sucede de manera rutinaria en todos los establecimiento.

Informe: CIJ, LN y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario