viernes, 16 de junio de 2017

ENTREVISTAS / JULIO COBOS

"Cambiemos tiene que sumar a todos, 
no dividir"

Cobos: "Se gane o se pierda, Cambiemos va a seguir sin tener mayoría legislativa".
Por Micaela Pérez

Julio Cobos es una de los dirigentes radicales que no se preocupa en ocultar su hondo malestar con algunas actitudes del macrismo para con sus socios políticos. Al punto, que no sólo le reprocha a la Casa Rosada haberle cerrado a Martín Lousteau la posibilidad de participar de una interna de Cambiemos en la Ciudad para dirimir candidaturas, sino que también asegura que de consultar a sus aliados, el Gobierno evitaría cometer "errores" groseros como haber dado de baja unas 70.000 pensiones por discapacidad generando un nuevo embrollo político y mediático que dio pie a la oposición para seguir promoviendo la supuesta insensibilidad de Mauricio Macri en los temas sociales.

 -Hay disputas indisimulables entre el Gobierno y la UCR en el armado de listas para octubre. ¿Hay poca generosidad de la Casa Rosada para con la UCR que le cedió su estructura para llegar al poder?
-No queremos generosidad, queremos que en cada distrito se conforme Cambiemos y que participen los que quieren participar. Es lo más lógico. En las primarias, participativas, la ciudadanía termina definiendo más que cada partido, y por ahí se presentan dirigentes que tienen llegada social y no tienen estructura partidaria. Esto fue lo que consolidó, en muchos casos, el triunfo en Mendoza de muchas intendencias que antes estaban muy acorraladas por dirigentes eternos y que no tenían llegada social. Me parece que sería un gran error que se digiten candidatos en las listas.

-Es lo que parece estar pasando.
-Lo que disgusta a algunos dirigentes de la UCR es que se le niegue la participación a alguien que quiere participar. Sino, nos parecemos a otros espacios políticos que están tratando de evitar que ciertos dirigentes se presenten.

-¿Lo que dice es que esperaba que no hubiera "dedazo" como en el kirchnerismo?
-A ver, si uno tiene algún candidato que por ahí puede ser indiscutible, bienvenido. Pero habiendo alguien que se quiera presentar, ¿por qué le vas a negar la participación? El espíritu de las primarias fue ése, abrir a la ciudadanía...

-El caso más visible es el de Lousteau.
-Sí, me parece un craso error, porque los votos que saque Lousteau van a quedar afuera de Cambiemos. Porque si Lousteau y Carrió compiten en espacios distintos van a la elección después por caminos distintos. Entonces los votos que saque Lousteau no se le van a sumar después a Cambiemos.

-¿Hay algo de realidad en esta supuesta operación del cristinismo y el macrismo en la Ciudad para que Lousteau quede tercero y sacarlo de la carrera para el 2019?
-No... cada elección es una elección. Carrió sacó dos puntos y medio y ahora es la que mejor mide, En este país la política es muy dinámica. El que crea que esto define algo en 2019, se equivoca. Lo que necesita Cambiemos es consolidar el mayor triunfo posible y para eso tiene que sumar a todos, no dividir.

-¿Y las políticas oficiales? ¿Está conforme la UCR, como aliado del Gobierno, con la forma en que Macri lleva adelante la gestión?
-A lo que aspiramos es que no sea una coalición parlamentaria sólo para tratar leyes, porque hay errores que consultándonos a nosotros se hubieran evitado.

-¿Por ejemplo?
-Lo de la Corte en su momento (por los nombramientos de los jueces), el tema de las tarifas, ahora este tema de las pensiones por discapacidad... Este tema es muy grave, porque primero hay que cuidar las formas, porque si vos detectás errores, vos anunciás primero "hemos detectado tales cosas, vamos a hacer tal y si llegamos a cometer algún error, lo subsanaremos inmediatamente". Pero acá, la noticia es que se quitaron las pensiones a gente por una supuesta incompatibilidad: una madre que tiene siete hijos, que tiene derecho a una pensión, y si tiene un hijo discapacitado no tiene derecho... Hay que tener sentido común para aplicar las medidas y no aplicarlas así... Son cosas que me parece que no se pondera el impacto social o político que pueda tener. El tema es tan sensible que no admite un error. No nos preocupa si hay más radicales o no en los cargos sino que las políticas que tienen fuerte impacto sean al menos consultadas.

-¿A qué se deben estos errores? ¿Falta de experiencia política?
-Me parece que hay muchos técnicos que actúan fríamente y dicen "estamos aplicando la ley", pero hay tiempos que evaluar, formas que cuidar, hay oportunidad en las decisiones y hay formas de comunicarlo. Muchas cosas se hubieran evitado con una buena comunicación pero antes, no después, porque una vez que está, esclarecer oscurece. Hay muchas cosas que están bien, pero todo lo que se hace bien por ahí se desdibuja.

­-Y con el rumbo económico, ¿usted coincide?
-En líneas generales, creo que hay que tener un poquito de cuidado con las tasas de interés, estas políticas solo en tasas de interés para bajar la inflación no es lo más adecuado...

-¿Quiere decir que el tema no debe estar solo en manos del Banco Central?
-No es el Central. La última vez que el país tuvo inflación de un dígito fue en el 2004/2005 y había superávit fiscal, balanza comercial positiva, reservas considerables del BCRA, dólar competitivo y crecimiento. Necesitás esto, no controlás la inflación con las tasas de interés...

-Era una etapa de la economía con viento de cola, hoy el contexto internacional es distinto.
-A ver, ¿cómo logra Chile tener inflación de un dígito, cómo lo logran Paraguay, Uruguay, Perú? Y vos mirás esas variables macroeconómicas y en todos los países se cumplen, más allá de que tengas los precios cuidados, los precios transparentes... El Estado es como tu casa, si vos gastás más de lo que entra vas a necesitar endeudarte y vas a necesitar tomar crédito para tapar el otro crédito y así nunca vas a tener una moneda estable...

-¿Está de acuerdo con aplicar gradualismo para bajar el déficit?
-Está bien, pero tiene que ser un gradualismo con pendiente constante, no con altibajos, no hago una cosa y retrotraigo. Tiene que haber continuidad de ese gradualismo. Los últimos resultados de inflación están produciendo una pendiente. Ahora tenemos que acentuar todo esto y recuperar estas variables macroeconómicas. Y esto no es de izquierda ni de derecha, es de una administración seria y responsable.

-¿Y Prat Gay era un buen ministro para eso?
-Era un muy bien ministro, lamenté mucho su salida. Fijate el éxito que fue el blanqueo. Tuvo los holdouts, la unificación del tipo de cambio... y muchas cosas que no dependían de él, porque no podés tener tantos ministros de Economía, tiene que ser un buen ministro...

-Y hoy, ¿quién maneja la Economía?
-No sabés, la manejará el Presidente o su jefe de Gabinete. En todo país donde se quiere invertir siempre se pregunta: ¿Quién es el ministro de Economía? ¿Qué es lo que opina? Acá hay que preguntarles a varios ministros. Se habla de que luego de las elecciones se van a reducir los ministerios, creo que son muchos. Es como una empresa, si tenés muchos gerentes tampoco es lo más adecuado. Y luego... la salida de Malcorra, debemos creer que fue una decisión personal, fue una buena ministra...

-Deslizó diferencias con el jefe de Gabinete...
-Es un problema si verdaderamente puede haber internas a nivel de ministerio, se tiene que poner por encima de eso. Sobre todo un área donde sí se ha notado un cambio de 180 grados, y con éxito, la reinserción que ha tenido la Argentina en el mundo. Aspiro a que después de las elecciones los ministerios sean un poco más concentrados para que no se deslinden responsabilidades.

-¿Qué se elige en octubre? Porque el Gobierno apela al slogan de la continuidad del cambio vs. la vuelta al populismo, pero la gente también mira los resultados de gestión.
-La gente, si está conforme, va a votar a favor del Gobierno. Y si hay una luz amarilla, va a votar a favor del Gobierno, pero no tanto. Y si hay una opinión mayoritaria en contra, va a votar en contra. Se gane o se pierda, legislativamente vamos a seguir sin tener la mayoría. O sea, a los efectos prácticos, vamos a necesitar consensuar. Pero la señal de fortalecimiento, apoyo, consolidación pasa por un triunfo.

-¿Y está para ganar el Gobierno?
- Yo creo que se gana.

Palos al modo off de Sanz y el karma CFK

Julio Cobos ya comenzó a hacerse a la idea de que el año próximo tal vez pueda tener como colega en el recinto del Senado a Cristina Kirchner, quien acaba de anotar para los comicios de octubre el Frente Unidad Ciudadana, un conglomerado de cinco partidos que excluye al peronismo. "Y... hay que imaginársela. En este país nos tenemos que imaginar todo", dice, entre risas, Cobos, considerado en su momento por la ex presidenta "el símbolo de la traición" cuando desempató con su voto en contra de la polémica resolución 125.

"No sé qué puede pasar con Cristina sin el PJ, es muy fuerte eso para el peronismo", reflexiona.

Sobre la UCR, dice que su partido sigue desconcertado por la actitud de Ernesto Sanz, máximo promotor de la alianza Cambiemos quien, tras el triunfo de Macri, se retiró de la escena pública aunque influye tras bambalinas. "Creo que tendría que haber aceptado ser ministro, debería estar dentro del Gobierno. Asesor sin cargo es cómodo... Hay que ponerle el pecho a las balas".

© 3Días

0 comentarios :

Publicar un comentario