domingo, 5 de marzo de 2017

Mi grieta favorita


Por Emiliano Rodríguez

"Ellos o nosotros", o mejor dicho, "ellos o yo" parece ser la consigna.

Una consigna que se extenderá probablemente hasta los próximos comicios de medio término y que posiblemente se reflejará en cada comentario que el presidente Mauricio Macri intente resaltar con barniz electoral.

Como ocurrió hace unos días en el Congreso, cuando el jefe de Estado inauguró el 135° período de sesiones ordinarias y a lo largo de 61 minutos de alocución brindó pistas bastante concretas sobre la estrategia oficial con vistas a octubre: escarbar en la grieta.

Éste parece ser el plan: profundizar todo lo que sea necesario la grieta para evitar que se agrieten, a causa de los reclamos sociales y las dificultades económicas por las que transita el país, las aspiraciones de Macri de obtener este año en las urnas un voto de confianza para su Gobierno.

El Presidente sabe que los comicios del 22 de octubre próximo pueden llegar a ser determinantes para su continuidad en el Poder y por ese motivo es que insiste y le pide a la ciudadanía: "No aflojemos".

En su discurso con pretensiones motivacionales ante la Asamblea Legislativa, Macri no escatimó en pirotecnia verbal cuando cuestionó y arremetió contra el kirchnerismo, al que acusó de "corrupción" en reiteradas ocasiones.

El líder del PRO aprovechó virtualmente su presencia en el Parlamento para lanzar la campaña electoral 2017, un año en el que intentará en los comicios legislativos robustecer sus anhelos de renovación de mandato en 2019.

En pos de ese objetivo, Macri parece dispuesto a recurrir a una fórmula conocida: la polarización.

Es decir, la misma estrategia que le permitió, en definitiva, vencer en 2015 a los candidatos de Cristina Kirchner no solo en la Nación, sino también en la provincia de Buenos Aires.

El límite es... ¿Cristina?

Así las cosas, un partido prácticamente vecinal como el PRO gobierna desde hace unos 15 meses la ciudad de Buenos Aires, la principal provincia del país y la Nación, tras una histórica victoria electoral que provocó un cisma en el kirchnerismo en particular y en el peronismo en general, con el PJ obligado ahora a ocupar el papel no deseado -por no decir secundario- de oposición en el escenario político argentino.

Y si bien el hecho de que el Área Metropolitana de Buenos Aires se haya pintado íntegramente de amarillo no ha redundado en grandes beneficios para los vecinos hasta el momento, el resultado de aquellas elecciones significó para el Partido Justicialista (PJ) un golpe a la mandíbula del cual, digan lo que digan, no ha logrado recuperarse todavía.

Tanto es así que aún se debate, y probablemente la discusión continuará en el seno del PJ hasta el crucial momento del cierre de listas, si Cristina Kirchner tiene que ser candidata o no en los próximos comicios legislativos, dado que no son pocos los que -fuera de micrófono lógicamente- todavía la consideran como la "madre de la derrota" electoral hace un año y medio.

Es más, se comenta que algunos intendentes estarían decididos incluso a "marcarle la cancha" a la ex Presidenta, con el afán de recortarle su poder de fuego y evitar que La Cámpora con Eduardo "Wado" de Pedro a la cabeza vaya ganando terreno hasta conseguir un rol preponderante en el armado de las listas.

La postura que plantea este grupo de jefes comunales sería más o menos la siguiente: "Con Cristina Kirchner no tenemos problemas, pero las listas las armamos nosotros".

En octubre, se celebrarán comicios legislativos nacionales y también provinciales, y parece claro que los intendentes quieren postular a sus propios candidatos, especialmente, en las populosas primera y tercera sección electoral.

Convivencia forzosa o riña de gallos

"El límite es ella", aseguran en el Conurbano bonaerense, según pudo averiguar NA, mientras la quimera de unidad del PJ con la que sueñan por estos días algunos referentes del peronismo para enfrentar en bloque al oficialismo en las urnas en octubre, parece destinada a desafiar en vano la esencia misma de un movimiento que ha demostrado a lo largo de su historia una notable capacidad para progresar y enriquecerse sobre la base de las divisiones internas.

En definitiva, esa misión en pos de la hermandad dentro del justicialismo que encabeza, por ejemplo, Daniel Scioli sí genera cierta expectativa desde lo simbólico, aunque corre serio riesgo de quedar trunca cuando llegue el momento de armar las listas. Convivencia forzosa o riña de gallos...

Las deliberaciones intramuros en el PJ suelen transformarse en una caja de Pandora y es poco probable que este año logre convertirse en una excepción, si es que pretenden confluir los intereses de personajes como Jorge Ferraresi, Fernando Espinoza, Luis D´Elía, Martín Sabbatella, Gabriel Mariotto, el propio Scioli o Florencio Randazzo, Julián Domínguez e incluso Cristina cuando las autoridades partidarias se sienten a designar candidatos.

El contrincante será el oficialismo, eso está claro.

Un oficialismo que en el corto plazo debe afrontar e intentar salir airoso de los conflictos gremiales que se avecinan (docentes, marcha de la CGT, etcétera), pero que elevando la mirada, ya piensa en la campaña y coquetea con Eduardo Duhalde buscando armar -aparentemente- listas colectoras que sean capaces de picotearle votos al peronismo opositor.

Trascendió incluso que a esa empresa -que llevaría el sello de la Unión Celeste y Blanco que enrolaba en otros tiempos a Francisco de Narváez- se sumarían también Jesús Cariglino, Mario Ishii y Alejandro Granados, entre otros, comandados por el actual ministro de Gobierno bonaerense, Joaquín de la Torre.

¿O fue pura casualidad que el "pacificador" Duhalde se sentara junto al jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña (foto), durante la presentación de Macri en el Congreso el miércoles pasado?

© NA

0 comentarios :

Publicar un comentario