miércoles, 21 de diciembre de 2016

PERFILES / ROLAND JACCARD

Un septuagenario feliz y contemporáneo
Roland Jaccard y la actriz Marié Céhere. (Foto: Fleur Zieleskiewics)
 Por Rubén Bonet

Viena podía ser concebida como una Grecia judía y un centro de culto a la inteligencia, a la muerte, la desgracia, el incesto y el inconsciente.

Con Retorno a Viena, de Roland Jaccard, la editorial Moho sigue sumando títulos a su colección (con este van 27 y vienen novedades) y, en este caso en concreto, ampliando la nómina del catálogo a un escritor que ni es joven ni es mexicano y tampoco es marginal ni toma drogas echando a perder su vida, sino que es un feliz y prolífico septuagenario suizo que vive en París y cuyas páginas encierran muy buena literatura.

Roland Jaccard es un escritor, ensayista y crítico literario cuyos grandes temas son el nihilismo, el psiconálisis, la relación con las mujeres y, sobre todo, el suicidio, habiéndose quitado la vida consecutivamente su abuelo y su padre.

La repercusión de este importante autor en nuestra lengua es escasa y hasta el momento sólo se había traducido al castellano el ensayo Manifiesto por una muerte digna.

Como cuenta Guillermo de la Mora, traductor del libro del francés original y amigo de la editorial, su encuentro con la literatura de Roland Jaccard fue casual y en extremo poético, encontrando por azar varios libros del autor en una librería de viejo en París.

A él le debemos que más tarde contactara con Jaccard para proponerle una traducción al español de Retorno a Viena. Es así como a las diferentes generaciones de escritores del catálogo Moho (desde Enrique Blanc a Guadamur) les ha salido un abuelito que ni mandado a pedir.

Con la bendición del editor Guillermo Fadanelli, escritor con una fuerte formación filosófica y en especial centroeuropea, Retorno a Viena bien pudiera convertirse en una especie de referencia ideológica de la editorial, al estar este ensayo ligado a la ciudad de Viena que el editor de Moho describe como una ciudad ideal y milagrosa donde se ejerció la filosofía, la ciencia, el desquiciamiento y el suicidio.

Pero también como la cuenta Jaccard: Viena podía ser concebida como una Grecia judía y un centro de culto a la inteligencia, a la muerte, la desgracia, el incesto y el inconsciente.

Ebullición y trastorno en los que viven perpetuamente los habitantes de la Ciudad de México. Aspecto también por el que Retorno a Viena encaja perfectamente en el catálogo de esta editorial que el año pasado cumplió veinte años.

En este libro Jaccard hace un ejercicio de memoria y cuenta la fascinación que desde chico le produjo la ciudad de la que su familia se vio obligada a huir por el nazismo y refugiarse en Suiza, donde nació el autor en 1941. Posteriormente, más allá de las visitas familiares se trasladó a Viena en varias ocasiones donde ejerció el oficio de reportero, crítico literario y divulgador de la ciencia del psicoanálisis, puesto que Jaccard frecuentó los círculos y a los distintos actores de la disciplina, como a la familia de Freud.

Coétaneo de una época fértil en escritores y heredero de verdaderas leyendas de la literatura, Jaccard apela a la tradición literaria de la ciudad con autores como Joseph Roth, Hermann Broch, Robert Musil, Karl Kraus, Jean Améry y Thomas Bernard, con los que establece un diálogo narrativo de recuerdos, citas y anécdotas.

Retorno a Viena es también un regreso en clave literaria a la infancia del autor y a la época de los crímenes de guerra del nazismo y de cómo eso transformó la ciudad. A partir de ahí, se desenvuelve una trama que tira del hilo de la memoria y se posa por diversos pasajes, unos más íntimos, otros ligados a experiencias profesionales en Viena y otros que cuentan los entresijos de los psicoanalistas y la gran cantidad de dinero que sacaban de una práctica terapéutica que no pocos de ellos ponían en duda. Todo ello salpicado con los infaltables devaneos de Jaccard con muchachas de diferentes partes del orbe, preciosuras intelectuales y símbolos de la renovación.

En Retorno a Viena encontramos a un autor muy lúcido y con un gran sentido del humor que ha vivido las principales batallas filosóficas de la segunda mitad del siglo XX, y que nos explica entre muchas otras cosas cómo hemos llegado hasta aquí y qué es lo que hemos perdido por el camino.

Roland Jaccard se precia de haber inventado los haikús visuales, unas pequeñas piezas que el escritor sube periódicamente a YouTube, también alimenta un blog y en Retorno a Viena el autor recomienda un manga para salir de una depresión, lo que hace que a pesar de su edad y largo recorrido este autor sea absolutamente contemporáneo y con ideas muy claras acerca de nuestro presente.

Un acierto de la editorial que nos abre la perspectiva hacia un autor que despertará interés entre los lectores hispanos. El alcance del catálogo de Moho se enriquece con este título y con ello los lectores mexicanos tenemos mucho que celebrar con el hallazgo. 

Roland Jaccard, ensayista y crítico literario, nació el 22 de septiembre de 1941 en Lausana, Suiza. Ha publicado, entre otros títulos, L'Exil Interieur, La Tentation Nihiliste y Manifiesto por una muerte digna. Amigo y admirador del filosófo Ciorán, su influencia se deja ver en toda su obra. Es también un reconocido especialista en psiconálisis, bien sea desde las páginas de Le Monde o en varias de sus obras, como la Historia del psicoanálisis.

© Revista Replicante / Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada