jueves, 7 de julio de 2016

Richard Ford, el heredero legítimo de Hemingway

Richard Ford: La literatura de cada uno "es fruto de su experiencia".
Por Miguel Mirón Pérez

El tiempo ha hecho justicia con Richard Ford. El escritor americano ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016, según ha dado a conocer esta semana la Fundación Princesa de Asturias. Una nominación, que ya fue presentada en la edición del año pasado, apoyada por maestros de las letras como Antonio Muñoz Molina, John Banville y la filántropa Sigrid Rausing.

La trayectoria literaria de Ford viene de lejos. En 1976, gracias a una beca de la Universidad de Michigan, escribió su primera novela, Un trozo de mi corazón. Tras su paso por la educación, donde fue profesor en universidades como Harvard, se pasó en 1981 al periodismo deportivo en Nueva York. Tras la venta de Inside Sports, Ford se instaló rápidamente en el género literario. Una profesión en la que se siente cómodo y que le ha servido para ser Oficial de la Orden de las Artes y las Letras (Francia), miembro de la Academia Americana de las Artes y las Letras y doctor honoris causa por las universidades de Rennes 2, Francia.

Richard Ford ha recibido grandes halagos de la crítica y de los propios escritores. Raymond Carver le definió como el mejor escritor en activo de Estados Unidos, mientras que algunos le califican como el heredero legítimo de Hemingway. No obstante, ha rechazado ciertos conceptos en los que no se siente identificados, como el de “realismo sucio”, una corriente procedente del minimalismo caracterizada por su “tendencia a la sobriedad, la precisión y la parquedad extrema en el uso de las palabras”.

Un escritor fruto de su experiencia

Los argumentos de las novelas de Ford carecen de hechos extraordinarios. Sus personajes suelen ser gentes corrientes, vulgares y convencionales. Para el escritor, la literatura de uno es “fruto de su experiencia”. Podría ser cierto, aunque sus historias están repletas de cierto pesimismo y desesperanza.

Ford ha escrito numerosas y variadas novelas, como La última oportunidad (1981), Incendios (1990) y Francamente, Frank (2015). Además es autor de la trilogía protagonizada por Frank Bascombe, un escritor sin éxito de New Jersey que trabaja como periodista deportivo y más tarde como agente inmobiliario. La trilogía fue calificada de “un diez absoluto”.

El escritor americano también ha escrito libros cortos y cuentos como Rock Springs (1987), De mujeres con hombres (1997) o Cuentos imprescindibles (1998), entre otros muchos. También ha sido guionista de la película El despertar de un ángel (1990) de Michael Fields.

© Ritmos21

0 comentarios :

Publicar un comentario