sábado, 30 de abril de 2016

No estás comunicando distinto, estás comunicando mal

Por Rodrigo Figueroa Reyes

Estamos ante algo tan sencillo como necesario en un momento donde se baraja un nuevo país: comunicar las buenas noticias de manera contundente.

Si lográs reabrir las puertas de Cresta Roja, reincorporar a 1300 operarios tras su quiebra en Diciembre pasado y eso tiene menos repercusión que un tweet de Brancatelli, no estás comunicando distinto, estás comunicando mal.

Si logras salir del default luego de 15 años con muñeca política y la gente no alcanza a entender que eso implica volver al mundo, no estás comunicando distinto, estás comunicando mal.

Si hacés un ajuste de tarifas necesario para recuperar las inversiones energéticas y el encargado de transmitirlo es Aranguren, que tiene menos sensibilidad que una lija, no estás comunicando distinto, estás comunicando mal.

Si tenés a una ex Presidenta procesada haciendo un stand up comedy en Comodoro Py y tu forma de contrarrestar es exponerlo a Mauricio Macri en cadena para que los canales lo saquen del aire y prefieran seguir con la escena dantesca, no estás comunicando distinto, estás comunicando mal.

Si te vas a oponer a frenar los despidos porque eso atraería menos inversores que los que van a Uganda y te hace frente un necesitado de cámara como Sergio Massa, está claro que no estás comunicando distinto, lo estás haciendo mal.

No estamos ante la disyuntiva de seguir con las cadenas nacionales o prender un sahumerio y dar mensajes de amor. Estamos ante algo tan sencillo como necesario en un momento donde se baraja un nuevo país: comunicar las buenas noticias de manera contundente.

Eso es innegociable frente a un peronismo eternamente agazapado. Así que a bancarse las críticas muchachos. Si algo no se está haciendo bien, hay que mejorarlo. Punto. No es el fin del mundo. Eso es lo que nos hace distintos.

© LPO

0 comentarios :

Publicar un comentario