miércoles, 13 de abril de 2016

LA REPÚBLICA EN ESTADO CRÍTICO

Por Martín Risso Patrón
En un acto reprochable al que se puede calificar de por lo menos de irresponsable, el presidente de la República, por omisión, otorgó la posibilidad que grupos señaladamente violentos preparen la escena para que un acto de trámite judicial, se convierta en un acto de voluptuoso contenido político.

El presidente de los argentinos se recluyó a más de dos mil kilómetros de su sede de gobierno, argumentando entregar certificaciones de estudios a enfermeros egresados en Santa Victoria, provincia de Salta.

Ínterin, La Cámpora, grupo que condensa la energía violenta del engendro cristinista, superador en desastres del mismo kirchnerismo, tomó por las suyas el ámbito alrededor de los Tribunales federales de la avenida Comodoro Py, en la Capital Federal, invadiendo incluso el recinto interno judicial con corridas, banderazos, escupitajos e insultos. Mientras la señora Cristina Elisabet Fernández presentaba un escrito a modo de declaración, hecho por el que fue citada a postrarse ante la majestad de la Justicia republicana, se difundía por las redes sociales el contenido del mismo, de contenido perfectamente contestatario ante la Justicia. Lejos de ser un escrito técnico judicial, es una proclama que sintetiza el valor de víctima que de ahora en adelante Ella exhibirá para goce su entorno, y exacerbación de los fanáticos.

Al salir de los Recintos, le pusieron un micrófono y llamó "inquisición" a los tribunales de la República, alentó mientras insultaba la cáfila de "basura" al mismísimo Macri, planteó el combate en el terreno político, en el que Ella es la defensora y los jueces y la República deben ser perseguidos. Más de una hora duró la perorata.

En tanto, ni Rodríguez Larreta, ni Macri, salieron, por supuesto sin ningún funcionario de sus jurisdicciones, a controlar el orden público, amenazado de hecho por tanto grito y golpes hacia el periodismo, y los ciudadanos que pasaban por el lugar.

Eso sí. Rodríguez Larreta se aseguró muy bien de alterar la libre circulación de la mansa paisanada desde y hacia y sus trabajos, poniendo vallas, cerrando calles y bloqueando accesos. Irritando, en fin, al grueso del Pueblo, en función del espacio cedido a al despropósito.

No cabe ninguna duda que la perorata es absolutamente legítima, porque está encuadrada en la Libertad de expresión. Pero debemos preguntarnos, qué es lo que sucedió con los custodios y garantes de la Libertad de todos, para prevenir la vigencia del Orden público, guardados en sus cuarteles los más, y los que salieron, lo hicieron armados para custodia de Ella, una ciudadana con garantías, citada a declarar en una causa penal federal en la que está imputada. Mientras, las violentas muchachas camporistas, uniformadas como en las mejores [trágicas] épocas del hitlerismo, como si fueran las SA, pero de color azul, manoseaban, atropellaban y golpeaban a una periodista en pleno y legítimo ejercicio de su profesión. Da para dudar tanta coincidencia con la falta total de autoridad institucional ante los desbordes.

Paisanada: me parece que deberemos acostumbrarnos a esta ausencia de energía Política desde el gobierno constitucional de la República, y en este caso, también de la Ciudad Autónoma que es Capital del país.

En resumidas cuentas

Nos encontramos, Paisanos, entre dos fuegos de distinto signo, pero de fuerza opuesta y combinada. Y esto es ni más ni menos que el agravio más grande que pueda tener la República como institución de convivencia social.

El Presidente constitucional de los argentinos, Ing. Mauricio Macri, se borra, mientras la ex presidente constitucional insulta, moviliza y exacerba a sus militones en contra del Orden, ante las mismas barbas de la Justicia. Mientras, el marcador de la inflación se recalienta y volvemos desolados de las compras diarias. Y bien sabemos que los desmanejos, la ignorancia, la malicia y el desparpajo del populismo que gobernó 12 años al país, fue lo que nos llevó a esta situación, siendo eso fogoneado por el caradurismo, la mentira y la entrega casi religiosa de los tecnócratas que hoy nos gobiernan al ajuste y la devaluación y a la inmundicia capitalista, de modo que se da una continuidad lógica, en una especie de "desarrollo desigual y combinado" [parafraseando a Trotsky], cuyos resultados fatalmente golpean al Pueblo.

No se sabe cómo calificar, a estas alturas, la conducta de los Jueces. Mientras ante sus propios escritorios se realiza tanta barbarie, no se sabe muy bien si, dada la ausencia de conciencia política del gobernante ejecutivo y el atropello de los que sí saben politizar todo lo politizable [cosa que aplaudo dentro de los límites de la Política y no del fanatismo ciego y violento], ellos se sentirán con la sangre floja, débiles, y por ello ajenos a su grave rol institucional republicano.

Nosotros, el Pueblo, Paisanos, hemos perdido el seso y el corazón, y también los brazos y la boca. De manera que ni pensamos, ni sentimos, ni trabajamos, ni hablamos. Eso es lo que quieren Ellos; los que se turnan en el ejercicio del sagrado Poder republicano. Lo que es peor, porque les ha sido otorgado por nuestros votos.

© www.agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario