sábado, 13 de febrero de 2016

Peronismo pone condiciones para avalar acuerdo con holdouts

Rodolfo Urtubey quiere un acuerdo de gobernabilidad que beneficie a la Nación y a las provincias en sus reclamos.


Salta - El peronismo no garantiza el aval parlamentario al acuerdo con los fondos buitres si antes Mauricio Macri no da señales de aumentar la coparticipación directa que reciben las provincias.

Esa fue la condición que puso el senador Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador de Salta y presidente de la Comisión de Acuerdos, clave para el tratamiento de los pliegos de jueces, diplomáticos y embajadores.

"Hagamos un acuerdo de gobernabilidad, poniendo todos los temas sobre la mesa, que incluya todo, como la derogación de la Ley Cerrojo, la aprobación del acuerdo con los holdouts, el tema de la Corte, la coparticipación, todos los temas que son objeto de reunión entre Gobierno y las provincias", planteó Urtubey.

La derogación de la ley cerrojo impide negociar mejores condiciones de pago con los acreedores del país que rechazaron ingresar a los canjes del Gobierno, entre ellos los fondos buitres que ahora reclaman cobrar a partir del fallo del juez Thomas Griesa.

Por eso Griesa y el mediador Daniel Pollack exigen a Macri que antes de cerrar cualquier acuerdo debe derogar esa ley en el Congreso, como también la de “pago soberano”, una creación de Cristina Kirchner para pagar la deuda en el país y no arriesgar embargos en New York.

Para tener mayoría simple, Macri requiere de al menos una parte del bloque FpV del Senado, que con 40 miembros tiene 3 más que el quórum pero está virtualmente partido entre kirchneristas y peronistas ortodoxos, más identificados con los gobernadores.

Los primeros difícilmente ayuden y los últimos quieren negociar. "Queremos un acuerdo de gobernabilidad expreso y explícito, pero que no adquiera un cariz de una especie de toma y daca o mercado persa", aclaró Urtubey.

Los gobernadores peronistas reclaman la restitución del 15% de la coparticipación que se gira a Anses, a partir del fallo de la Corte Suprema que declaró ilegal ese giro, ante planteos de Córdoba, Santa Fe y San Luis.

Macri aceptó engrosar las arcas de esas provincias, pero derogó el decreto de Cristina que ampliaba ese beneficio al resto, un paso que tarde o temprano debería dar si los gobernadores lo exigen ante la Corte Suprema.

Miguel Pichetto, jefe de bloque FpV, recordó que seguirán pidiendo esa plata en la reunión que mantuvo con Marcos Peña, Rogelio Frigerio y el resto de los jefes de bancada.

La primera urgencia de Macri es que los senadores avalen la llegada de Corte de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, que tendrán su audiencia pública recién el 3 de marzo.

En este mes, el presidente prometió retomar las obras públicas paralizadas en las provincias, que amenazan con miles de puestos de trabajo en la construcción. Confía en que así ablandará a los gobernadores para que instruyan a sus senadores que colaboren.

Pero después vendrá la negociación por la ley cerrojo y ahí ya no tendrá argumentos para evitar el debate por la coparticipación.

Urtubey también fue cauto respecto a los jueces de la Corte, aunque aceptó que ambos tienen “trayectorias sólidas”.

"Lo que tenemos que ver es la idoneidad" de ambos candidatos que "es muy distinto a la afinidad ideológica-política".

"Es prematuro decir si vamos a avalarlos, no hemos hecho una pulseada de ese tema, falta mucho. Muchos senadores no conocen (a los candidatos) y van a esperar la audiencia pública", relativizó el presidente de la Corte Suprema.

Informe: LPO

0 comentarios :

Publicar un comentario