lunes, 25 de enero de 2016

Macri: de la alta diplomacia a la billetera y el látigo

Por Gabriel Profiti
Mauricio Macri abrió en el Foro de Davos otra etapa argentina de cercanía con el corazón económico y financiero mundial, mientras sigue buscando limitar sus debilidades políticas fronteras adentro con mano dura y echando cospeles para la división del PJ.

El presidente encandiló a los asistentes al tradicional encuentro de la capital suiza con su mensaje de establecer "relaciones exteriores pragmáticas sin barreras ideológicas" para seducir a potenciales inversores y reactivar la economía.

En un giro tan brusco que causa vértigo respecto a la larga etapa kirchnerista, Macri mantuvo una treintena de reuniones con directivos de multinacionales y líderes políticos.

En una entrevista con la agencia Bloomberg, dijo que espera que en 2016 lleguen 20 mil millones de dólares de inversiones y definió a esa cifra como "realista para empezar".

Las primeras consecuencias son positivas: logró que Estados Unidos anunciara que dejará de vetar los créditos de organismos multilaterales para la Argentina. Macri se encontrará en marzo con Barack Obama en Washington y espera recibirlo en Buenos Aires.

El Gobierno también ansía gestos de la Casa Blanca en el conflicto por la deuda, cuya complejidad ya obligó a recular a Macri. "No vemos avances concretos", advirtió el jefe de Estado, que no se cruzó en Davos con Paul Singer, titular del fondo más emblemático de los buitres que litigan en Nueva York.

La bienvenida a un presidente argentino después de doce años -el último fue Eduardo Duhalde en 2003- sería solo una gran noticia si el país no hubiera gozado de aclamación internacional en el pasado cercano, en la antesala de la tragedia de 2001.

El volantazo incluye un regreso pleno al Fondo Monetario Internacional, cuyas recetas de ajuste fueron justificadamente demonizadas durante los últimos años.

Lo cierto es que la economía argentina no pasa por su mejor momento, con una inflación cercana al 30% anual y un déficit fiscal en niveles récord.

Ante estos inconvenientes, el Gobierno anunciará una reducción de subsidios y un aumento de tarifas eléctricas, pero sus principales hombres saben que un ajuste ortodoxo podría generar el efecto contrario al pregonado en Davos. El caso argentino de los noventa todavía supura y Brasil es un mal ejemplo reciente. Macri anunció que planea achicar el rojo fiscal en 1% por año.

Además, el problema para este giro aperturista es que algunos sectores de la industria nacional pueden volver a sufrir una avalancha importadora, como en la aventura menemista.

"Hay que trabajar con la administración del comercio de manera inteligente. Somos un país en vías de desarrollo en términos industriales y hay sectores que no están en condiciones de competir con países desarrollados", advirtió José Urtubey, vicepresidente de la UIA.

Cuña en el PJ

Macri también se jugó una ficha en la interna del PJ al postular a Sergio Massa, a su lado en Davos, como posible jefe del principal partido de la oposición.

Para el mandatario que gobierna sin mayorías en ambas cámaras, el mejor escenario es que el expartido de gobierno se divida en tres: el PJ Federal, quizá alineado detrás del gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, los renovadores de Massa y los incondicionales de Cristina Kirchner.

"En las negociaciones por el presupuesto bonaerense aprendimos que La Cámpora no es un interlocutor válido, así que vamos a trabajar con el PJ 'racional'", se sinceró un hombre del Gobierno. Se refería a las tratativas que volteó el camporista José Ottavis y que finalmente prosperaron por el peso de los intendentes del justicialismo provincial.

En esa línea, hubo varios hechos importantes esta semana. La decisión del presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, de despojar a Máximo Kirchner de un despacho del tercer piso del palacio y una negociación que avanza con los gobernadores por el reparto de la coparticipación a cambio de gobernabilidad. Billetera para unos rebenque para otros.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, les hizo saber a los mandatarios justicialistas en reuniones individuales ladecisión de ceder una parte de la coparticipación que tiene la Nación a las provincias a cambio de obtener acuerdos en el Congreso para las leyes importantes.

Esta negociación, que incluyó una reunión de Miguel Pichetto en la Casa de Gobierno con Frigerio y el jefe de Gabinete, Marcos Peña y otra el viernes del ministro político y Monzó con Urtubey en el Palacio Duhau, pareció empantanarse con el decreto que reasignó fondos nacionales a la ciudad de Buenos Aires.

Según la administración macrista esos fondos -16 mil millones de pesos- obedecen al traspaso de la Policía Federal a la Ciudad. El problema es que Frigerio no sabía nada y lanzó maldiciones al igual que sus interlocutores peronistas.

Mientras tanto, Macri sigue utilizando la vía del decreto para sacar disposiciones clave. Una de ellas fue la declaración de la emergencia en Seguridad, que como medida más polémica permite el derribo de aviones, pero que incluye una ambigua definición sobre "delitos cometidos por asociaciones ilícitas organizadas para cometer delitos por fines políticos".

Para el kirchnerismo, este juego de palabras podría dar mayores herramientas para reprimir la protesta social, en medio de la polémica por la detención de Milagro Sala en Jujuy.

© NA

0 comentarios :

Publicar un comentario