jueves, 24 de diciembre de 2015

Mantienen el sistema de feriados largos

Lo confirmó el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, aunque dijo que hay “exageraciones 
que generan un ‘parate’”.

Nacionales - El programa feriados largos para todos seguirá. Así lo confirmó el ministro de Turismo, Gustavo Santos.

"Debemos continuar con los feriados programados porque tienen que ver con una modalidad de consumo de los turistas que salimos por pocos días, muchas veces al año. Habrá que evaluar algunos que se superponen, y son exageraciones que pueden generen un parate en la Argentina. Desde ya no puede haber ninguna actividad que esté por encima del interés general del país", dijo el funcionario.

La duda sobre la continuidad de la iniciativa surgió a partir de las críticas declaraciones que hizo Mauricio Macri durante la campaña presidencial. En mayo de 2014 calificó como "disparate eso de querer batir records de feriados" porque el sistema "no favorece a nadie"; hace un mes, no sólo dijo que lo de sumar días no laborables "no fue buena para el país", sino que no descartó introducir cambios si llegaba a la Casa Rosada.

Tal vez las explicaciones de Santos lo hayan convencido. El hombre, cordobés de nacimiento y de origen radical, repite orgulloso en cuanta oportunidad tiene que por la composición, su ministerio será el más federal, ya que están representadas todas las regiones turísticas del país.

Y ese no es un factor menor. Si hubiera que hacer una lista de "ganadores y perdedores" del sistema que nació con el Decreto 1584, en 2010, la primera gran división -aunque algo inexacta- pondría al turismo y sus componentes (agencias de viaje, alojamientos, restaurantes y cafés, estaciones de servicio, empresas de transporte, etc) en el primer grupo, y al sector industrial, en el segundo.

En rigor, una segunda aproximación más detallada muestra otra lectura: el gran beneficiado con la política de los fines de semana puente fueron el interior y las economías regionales.

Según un trabajo elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en 2015 hubo 9 fines de semana largos en los que algo más de 10 millones de personas recorrieron el país y generaron gastos directos por 15.692 millones de pesos en las ciudades receptivas.

Vicente Lourenzo, vocero de CAME, explicó que la elección de los destinos varía según la época del año (zonas termales, sierras y montaña, el Litoral y la Costa encabezan las preferencias), y admitió que el sistema tiene ganadores y perdedores, razón por la que es conveniente hacer un análisis amplio.

Resulta sencillo intuir quiénes son los ganadores y por qué. ¿Y los perdedores? "Al sector industrial esto le trae varias complicaciones y un aumento de costos importante", responde Lourenzo.

Por un lado, las empresas tienen un plan de producción que cumplir en tiempo y forma, y ante los feriados hay dos opciones: o no trabajan -con el consecuente atraso- o lo hacen y deben pagar esa jornada al doble de valor.

"Siempre que se protege a un sector, se desprotege a otro. La protección funciona así: protegés al sector turístico del interior y desprotegés al industrial. Está claro que menos días de trabajo implica menos productividad y en 2011 se agregaron muchos feriados. No está mal tenerlos, pero tendría que haber un equilibrio", dice Fausto Spotorno, economista de Orlando Ferreres & Asociados.

En 2012, la consultora calculó que por cada día no trabajado la economía del país perdía alrededor de 450 millones de dólares (el número surgía de dividir el total anual generado en relación con los días hábiles). ¿Actualizaron esa cuenta?, pregunta LA NACION. "No. Hoy sería muy complicado porque ese costo ya está incorporado en los costos totales", responde Spotorno.

Quiénes ganan y quiénes pierden

Roberto Maceri, vicepresidente 3° de CAME en representación de la Cámara de Industria y Comercio de La Matanza, coincide en que hay sectores beneficiados con el sistema, como el comercio o el turismo del interior, en donde se genera un importante movimiento. Pero por otro lado hay sectores comerciales de zonas de alta concentración de población que pierden. Y puso como ejemplo el comerciante que paga un alquiler de un local por 30 días pero por los feriados trabaja menos, o lo que ocurre en los sectores industriales de producción continua, que tienen un alto costo de funcionamiento con hornos, por caso, que se encienden a principio de la semana y se apagan después de 5 días de producción, o los que tienen que cumplir plazos de entrega. "Es un recurso que complica y encarece bastante, pero en simultáneo benefició a las economías regionales", admite.

"Pensamos que sería por un tiempo pero ahora que la gente ya se acostumbró y todo indica que esto llegó para quedarse, parece que es el momento de buscar un punto de equilibrio. Sabemos que no es fácil, pero hablando todo puede lograrse. La diferencia entre feriados y días no laborables podría ser una salida, pero seguramente el sector sindical protestaría", dice Maceri.

Esa diferencia de la que habla va más allá de una cuestión lingüística: los feriados trabajados se pagan doble, mientras que los días no laborales, al ser optativos, no.

"La cuestión es que desde el punto de vista de la productividad estamos para trabajar más, no menos. Hicimos una propuesta para morigerar el efecto negativo de la medida: aprovechar los feriados de los países vecinos y no cargar tanto a los sectores productivos locales", cuenta Maceri.

“Ajustada rentabilidad”

Roberto Brunello, de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de Argentina (Fehgra), explica que hubo un proceso de acomodamiento al inicio, y que en la Federación tienen que escuchar la opinión de todos. "Algunos destinos supieron reinventarse para aprovechar los fines de semana largo que en un comienzo habían impactado de modo negativo, pero más allá de todo, el principal problema de nuestro sector hoy es la ajustada rentabilidad".

Un trabajo hecho por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), señala que la carga tributaria sobre los hoteles y restaurantes del país afecta "fuertemente la rentabilidad del sector y limita su continuidad o expansión".

El documento muestra que durante la última década en el país se registró un incremento de la presión tributaria sin precedentes ya que los tres niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) aumentaron la carga sobre personas físicas y empresas.

"De manera similar a lo ocurrido para gran parte de las actividades económicas, el sector de restaurantes y hotelería ha sufrido una significativa suba en la carga tributaria provincial", detalla la investigación. Concretamente, en promedio para las 24 provincias, entre 2004 y 2015, la carga tributaria legal ejercida por el Impuesto a los Ingresos Brutos sobre el sector de restaurantes y hoteles se incrementó 24%, al pasar de 2,8% a 3,5%."

El último dato del trabajo destaca que, en conjunto, los impuestos en la Argentina representan entre el 38% y el 40% del precio al consumidor de los servicios de restaurantes y hotelería

Ricardo Lorenzo, de la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Afines (Adgya), explica los fines de semana largos generan complicaciones operativas en el sector.

"Los negocios de proximidad, que son con los que trabajamos (autoservicios, kioscos, almacenes, polirrubros), requieren que se los visite con asiduidad y durante los fines de semana largo se generan problemas de costos: hay algunos que no tienen capacidad económica ni espacio para hacer stock de mercadería y al mismo tiempo demandan una reposición diaria".

Informe: LN

0 comentarios :

Publicar un comentario