lunes, 24 de agosto de 2015

DÍA DEL LECTOR

Se recuerda este 24 de agosto un nuevo aniversario 
del nacimiento de Jorge Luis Borges

El 24 de agosto es el Día del Lector en la Argentina, una fecha instituida en homenaje a uno de los mayores escritores latinoamericanos. Jorge Luis Borges, de cuyo nacimiento se cumplen este lunes 116 años.

El Día del Lector se instituyó a través de la Ley 26754, aprobada por el Congreso el 27 de junio de 2012 y promulgada el 25 de julio de ese año. En los fundamentos de la ley se recuerda un poema de Borges titulado “Un lector”, en el que da cuenta de lo siguiente: “Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído”.

Poeta, traductor, crítico y narrador, introductor del ultraísmo en la Argentina, animador de publicaciones de vanguardia como Proa, Prisma y Martín Fierro, Borges fue colaborador de El Hogar, La Nación, Sur, Crítica, etc.

Su obra, tan original como vasta y variada, y de gran renombre internacional, incluye “El idioma de los argentinos”, “Fervor de Buenos Aires”, “El Aleph”, “Historia universal de la infamia”, “Evaristo Carriego”, “Otras inquisiciones”, “El informe de Brodie”, “El tamaño de mi esperanza”, “El hacedor”, “La muerte y la brújula”, “Luna de enfrente”, “Cuaderno de San Martín”, etc.

Murió en Ginebra el 14 de junio de 1986.

Arte Poética 
en la voz de su autor, Jorge Luis Borges

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra carne es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
de los días del hombre y de sus años,
convertir el ultraje de los años
en una música, un rumor y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso
un triste oro, tal es la poesía
que es inmortal y pobre. La poesía
vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
y es otro, como el río interminable."



© La República

Selección: Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario