miércoles, 27 de agosto de 2014

Tiene dictamen el proyecto oficial por la deuda

Kicillof y Zannini presentaron el
proyecto de deuda en el Senado.
Nacionales - “Estamos gobernados por una abogada exitosa, pero resulta que perdemos los juicios. Tenemos un ministro exitoso y entramos en default...”, expresó el senador nacional de la UCR, Mario Cimadevilla, al interpelar al ministro Axel Kicillof y al secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. Los funcionarios defendieron en el Senado el proyecto oficial sobre la deuda externa y lograron un dictamen de mayoría que permitirá su tratamiento la semana próxima.

Con las visitas del ministro de Economía, Axel Kicillof; del secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y la procuradora del Tesoro, Angelina Abonna, se desarrolló en el Senado el plenario que marcó el comienzo del análisis del proyecto oficial sobre la deuda externa, en cuyo marco se firmó el dictamen de mayoría que permitirá su tratamiento la próxima semana.

La reunión se inició pasadas las 11 de la mañana entre las comisiones de Presupuesto y Hacienda, de Relaciones Exteriores y de Economía Nacional e Inversiones, y concluyó poco después de las 18, con la noticia sabida de antemano de que el oficialismo tenía las firmas suficientes para el dictamen del proyecto que llegará al recinto el próximo jueves, según precisaron fuentes del oficialismo.

La oposición mayoritariamente anunció su posición contraria a la aprobación de la norma que busca garantizar que los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010 puedan cobrar a pesar de la disposición del juez neoyorkino Thomas Griesa de abonarle primero a los fondos buitre que le ganaron el juicio a la Argentina.

Durante su exposición, el ministro de Economía justificó el proyecto señalando que nuestro país no puede depositar los 200 millones de dólares que vencen en septiembre porque el juez Griesa ya bloqueó el cobro de los fondos depositados en junio. Sin embargo ratificó que en esta oportunidad “vamos a pagar”, gracias a la ley que propone reemplazar al Banco de Nueva York por un nuevo agente fiduciario, creado en el ámbito del Banco Central argentino.

“No hay posibilidad de abstenerse de opinar, de no pronunciarse, ni si quiera de oponerse al proyecto oficial sin dar alternativa”, dijo Kicillof en un mensaje hacia el arco opositor, que ya adelanto su rechazo al proyecto de ley. El ministro recordó entonces la atribución del Parlamento en la definición de los asuntos sobre la deuda externa pero advirtió que “si el Congreso no hace nada, lo que está haciendo es ratificar la sentencia del juez Griesa”.

Kicillof también consideró que “es una perogrullada” decir “paguen lo que pide Griesa”, como sostuvo un sector del arco opositor en Argentina. “O son ignorantes, o quieren volver al modelo de sobreendeudamiento, o quieren volver al 2001, o les encanta pagar deuda a cualquier tasa”, disparó.

Por su parte, el secretario Carlos Zannini explicó que “estamos tratando de evitar volver al 2001”, y aseguró que “esta no es una ley para evadir obligaciones, sino cumplirlas”, con el fin último de no entrar en default.

El secretario de Legal y Técnica señaló que la iniciativa “busca crear un camino sin agredir el contrato que tenemos con los tenedores”, e insistió en que “el cumplimiento del fallo del juez Griesa es imposible”.

Desde la oposición, el titular de la bancada radical, Gerardo Morales ratificó el rechazo de su partido al proyecto estimando que “desde el punto de vista estratégico es un error”. El legislador jujeño dijo compartir con el oficialismo la idea de que el juez Griesa “trabaja y es funcional a los intereses de los fondos buitre”. Sin embargo criticó la gestión del Gobierno en este tema y manifestó que “no queremos ser copartícipes de un nuevo fracaso”. Asimismo, acusó al ministro de Economía, Axel Kicillof, de haber incumplido con los informes trimestrales sobre la marcha del litigio con los fondos buitre.

En un pasaje, el ministro Kicillof le salió al cruce al senador señalando que al jujeño “no se le cayó una mínima solución para esto, más que decir la palabra ‘fracaso’”, le contestó en buen tono. “Su discurso fue un fracaso”, prosiguió.

Durante el plenario, la senadora radical Laura Montero señaló que “este Gobierno cada vez que se le presenta un problema, no nos trae soluciones, nos trae un enemigo, esto ha hecho hoy el ministro Kicillof”.

A su vez, el titular de la Comisión de Relaciones Exteriores, el sanjuanino Ruperto Godoy, reprochó que “la única propuesta que trajo la oposición es lo que nos dijo la senadora Montero deseándonos suerte”.

“Nosotros venimos cumpliendo en tiempo y en forma con el pago de esta deuda”, destacó el senador del Frente para la Victoria, que insistió en que “frente a esta propuesta no hemos encontrado ninguna idea de la oposición”.

A su vez, el titular del Frente para la Victoria en el Senado, Miguel Pichetto, ponderó el proyecto de ley de “pago soberano” para resolver el conflicto con los fondos buitre y cuestionó el rechazo de la oposición, a quien acusó tener actitudes “hipócritas” e “indiferentes”.

Pichetto también cuestionó el rechazo del arco opositor, dividido entre posturas que cuestionan la “legitimidad” de la deuda contraída durante la última dictadura y la posición encabezada por el Pro que pide pagarle a los holdouts.

El radical Mario Cimadevilla mantuvo un cruce dialéctico con Carlos Zannini, a quien le preguntó: “¿Ustedes creen que van a encontrar alguna entidad bancaria que haga de fiduciario y pueda ser sospechada de complicidad por no cumplir la sentencia de Griesa?”. En otro pasaje del plenario, Cimadevilla afirmó: “Estamos cambiando el domicilio de pago y esto va a empeorar las cosas porque se va a generar un nuevo conflicto”. Y posteriormente irónicamente agregó: “Estamos gobernados por una abogada exitosa, pero resulta que perdemos los juicios. Tenemos un ministro exitoso y entramos en default...”.

A su vez, el senador del GEN Jaime Linares señaló que “el Poder Ejecutivo, sin necesidad formal, viene hoy al Congreso porque pretende que le avalemos sus despropósitos a la hora de enfrentar la deuda y la situación de los holdouts, mientras nos negaron la información y el debate durante todos estos años”. Y advirtió: “Subestimaron la capacidad de daño de la repudiable actuación del juez Griesa y nos llevaron a una situación que traerá gravísimas consecuencias a todo el pueblo argentino delegando el conflicto a los gobiernos futuros”.

Al cabo de las exposiciones de los senadores y ya sin los funcionarios presentes, expusieron los economistas Tomás Bulat, Gabriel Rubinstein, Javier González Fraga y Guillermo Nielsen, exsecretario de Finanzas que habló desde un pupitre especial y que fue uno de los que armó el canje de 2005.

El proyecto

“En ejercicio del poder soberano” del país, el primer artículo declara de interés público la reestructuración de la deuda soberana realizada en 2005 y 2010, así como “el pago en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables al 100 por ciento de los tenedores de títulos públicos”, esto es, tanto a los bonistas que entraron a los respectivos canjes como a los holdouts que litigan contra Argentina.

El objetivo de la norma es “implementar instrumentos legales” que permitan el cobro de la deuda a todos los bonistas, ante la “ilegítima e ilegal obstrucción de los mecanismos de cobro de los fondos” depositados por el Estado argentina en el Banco de Nueva York el 26 de junio pasado, medida dispuesta por el juez Thomas Griesa. Según el Poder Ejecutivo, este bloqueo es “violatorio tanto de la soberanía e inmunidades” de Argentina “como de los derechos de terceros”, en alusión a los bonistas que se ven impedidos de cobrar esos fondos.

Por eso, el proyecto autoriza al ministro de Economía a remover al Banco de Nueva York como agente fiduciario y a reemplazarlo por Nación Fideicomisos S.A., creada para tal fin en el Banco Central de Argentina. No obstante, la propuesta reconoce el derecho de los tenedores de bonos de designar otro agente de otro país que garantice el canal de cobros, incluso Estados Unidos.

Por otra parte, la iniciativa autoriza al Ministerio de Economía a “instrumentar el canje” de los títulos públicos que aún no ingresaron a las reestructuraciones de 2005 y 2010 (entre los que se encuentran los fondos buitre).

En este sentido se crea una cuenta especial en Nación Fideicomisos para que el Gobierno deposite, en las fechas de vencimiento correspondientes, “una cantidad de fondos equivalentes a los que correspondería pagar por los servicios” de los títulos que se emitan en el futuro en reemplazo de aquellos que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.

Según el Poder Ejecutivo, esta cuenta especial se abre “en virtud de la buena fe de Argentina, y de su voluntad y capacidad de pago en condiciones equitativas para todos sus acreedores, según la interpretación convencional y generalmente conocida como pari passu”.


Informe: Parlamentario.com

0 comentarios :

Publicar un comentario