lunes, 25 de agosto de 2014

Somos todos buitres

Por Ana Gerschenson
Somos todos buitres. Todos antipatria. La oposición, los medios, los sindicalistas que hacen paro el jueves próximo.

"Queda clara la posición de medios de comunicación opositores al Gobierno, que son en definitiva adalides e instrumentos de fondos buitre. Queda claro que son instrumentos de los fondos buitre los sindicatos supuestamente opositores al Gobierno. No son opositores al Gobierno. Están financiados y bancados por los buitres los medios de comunicación, los sindicatos y los partidos políticos que claramente están a favor de los fondos buitre", dijo hoy suelto de cuerpo el jefe de Gabinete de la Argentina, Jorge Milton Capitanich.

El problema, a esta altura, es que al Gobierno se le ven los hilos de la obra que se esfuerzan en montar, en la que esta vez el enemigo se llama Buitres.

Todo lo que no sea kirchnerista, es buitre. Le ha dado rédito a la Presidente en los últimos dos meses de crisis financiera a partir del default. El poder económico concentrado internacional y los especuladores habían vuelto a atacar a la Argentina desde Wall Street.

Hubo una dosis de verdad en el planteo, porque el fallo del juez Thomas Griesa no es respaldado puntualmente ni siquiera por Estados Unidos.

Pero el kichnerismo siempre va por más. Siempre reacciona de manera idéntica: asusta con dramatismo. Y lo que alguna vez fue “destituyente” (el campo, los medios, el duhaldismo) hoy es “estar del lado de los buitres” que quieren hundir a la Argentina.

Haga lo que haga, diga lo que diga, aquel que por estos días critique al gobierno de Cristina y no apoye sus proyectos sin cuestionamientos es un “buitre” antipatria. Lo repiten la Presidente, los ministros, el jefe de Gabinete, con el libreto estudiado.

El problema es que los años pasan, los enemigos imaginarios van cambiando y al Gobierno se le nota demasiado que especula políticamente para que no se hable de lo que niega.

© 3D

0 comentarios :

Publicar un comentario