domingo, 24 de agosto de 2014

Perfiles / Eduardo Falú

El auténtico músico del pueblo.

Eduardo Falú, el insigne creador e intérprete de la
auténtica música del pueblo.
Por Nelson Francisco Muloni

Nació el 7 de julio de 1923 en El Galpón, provincia de Salta en la República Argentina.

En este pequeño pueblo donde los viejos caminos hacia el Chaco y hacia Bolivia marcaban el andar provinciano, nació este hombre que llegaría ser una de las más descollantes figuras del cancionero folklórico latinoamericano.

Ese rumbear del viento lo llevaría a la localidad de Metán donde sus padres, Juan Falú y Fada Falú (de igual apellido pero no parientes entre sí, como se aclara en el Portal de Salta) abren un almacén donde Eduardo conocería su primera guitarra.

Hincha de Gimnasia y Tiro de Salta y de River Plate, jugó al fútbol con mucho esmero y gran pasión. Él mismo recordaría que siempre lo querían poner al arco porque era delgado y alto, pero prefería jugar de delantero porque así “me cuidaba las manos para agarrar después mi otra gran pasión: la guitarra”.

Su estatura y su cuidado físico se los debió a la natación, la que practicó asiduamente hasta antes de enfermarse en sus últimos años.

De ojos claros y tristones, tenía, sin embargo, la carcajada contagiosa en la mesa de los amigos con quienes charlaba desplegando suaves y graciosas ironías.

Eduardo Falú fue, sin dudas, uno de los mayores exponentes de la música folklórica latinoamericana.

Fue el insigne creador e intérprete de la auténtica música del pueblo, reconocido en los ámbitos artísticos de todo el mundo como representante de la creación musical argentina y de Latinoamérica con su virtuosismo, su sencillez y su generosidad siempre presentes en el gesto del hombre bueno, del genial creador.

Le puso música a los poemas de Jaime Dávalos, Manuel J. Castilla, César Perdiguero, Hugo Ovalle, León Benarós, Marta Mendicute, entre otros y, con Ernesto Sábato, concretó aquel memorable Romance de la muerte de Juan Lavalle. Junto a Jorge Luis Borges, rescató la esencialidad de “José Hernández”.

Fue un músico tenaz y autor de bellas creaciones, quizás, las más importantes del cancionero argentino y continental. Coplas, tonadas, zambas, choros, guaranias y paradigmas musicales como La Candelaria, No te puedo olvidar, Tonada del Viejo Amor, Resolana y cientos de canciones más que dieron gloria y color al canto popular fueron la presentación de este artista cuya simpleza y su dignidad humana, completaban el perfil del gran artista.

Su música seguirá rondando el alma del pueblo, mientras sus manos y su voz grave se derramarán, incansables, entregando las canciones que embellecieron los aires de todos los tiempos.

Murió en Buenos Aires, a los 90 años, un viernes 9 de agosto de 2013. Su guitarra, su nobleza y su deslumbrante estética, quedarán, invariables, en las hechuras y en los cantares diarios de su pueblo.

Para siempre…

© www.agensur.info

Eduardo Falú - Tonada del Viejo Amor (Jaime Dávalos-E.Falú)

0 comentarios :

Publicar un comentario