jueves, 25 de octubre de 2012

ART: Sorpresas y deserciones en un picante debate de ocho horas en Diputados

NacionalesCon el sorpresivo apoyo del PRO, el kirchnerismo logró aprobar el proyecto de reforma al régimen de Riesgos de Trabajo impulsado por el Poder Ejecutivo que elimina la “doble vía” que defendían los sindicalistas. El oficialismo se impuso por 140 votos a favor contra 83 votos negativos. La única abstención fue la de Héctor Recalde, exasesor de la CGT de Hugo Moyano. Una notoria ausencia fue la del riojano Jorge Yoma.

En un debate picante que se extendió durante ocho horas, el Frente para la Victoria impuso su mayoría en la Cámara de Diputados para sancionar con 140 votos la reforma al régimen de Riesgos de Trabajo impulsada por el Poder Ejecutivo, que induce al trabajador a optar por la indemnización de la ART, aumentada en un 20 por ciento, o ir por la vía judicial.

Bajo distintos argumentos, la oposición se encolumnó tras la negativa y sumó 83 votos. La única abstención fue la de Héctor Recalde. El Frente Peronista rechazó de plano el proyecto oficial, mientras que fracasó el dictamen de la UCR para crear una comisión bicameral que elabore un proyecto integral de prevención de riesgos de trabajo.

La misma suerte corrieron los dictámenes alternativos del FAP, encabezados por Víctor De Gennaro (Unidad Popular) y Margarita Stolbizer, del Gen. El sindicalista proponía erradicar el régimen de ART, crear en su reemplazo una entidad pública no estatal e implementar la figura del delegado de prevención. La Coalición Cívica-ARI y Proyecto Sur fueron los otros bloques que votaron en contra.

La sesión especial comenzó minutos antes de las 12 con la única presencia del kirchnerismo -exceptuando a Recalde y los diputados cegetistas-, que reunió apenas los 129 legisladores necesarios con la llegada tardía de Eduardo “Wado” De Pedro y Carlos “Cuto” Moreno. Al instante, la oposición bajó al recinto y se prestó al debate.

Recalde evitó actuar de miembro informante del oficialismo e insistió sin éxito con su propio dictamen, que mantenía la posibilidad de la “doble vía” a la vez que hacía hincapié en el financiamiento de la prevención. Del Frente para la Victoria, también votó en contra Jorge Rivas.

En tanto, Facundo Moyano y Omar Plaini no sólo se opusieron a la propuesta de ley del kirchnerismo, sino que se sumaron a la movilización encabezada por la CGT de Hugo Moyano y la CTA de Pablo Micheli en las puertas del Palacio Legislativo y se ausentaron al momento de votar.

Una ausencia notoria fue la del diputado oficialista riojano Jorge Yoma.

La sorpresa la dio el bloque Pro, que acompañó en general al oficialismo por primera vez, aunque pidió modificaciones en particular que no fueron aceptadas. La bancada pretendía cambiar el régimen de prevención de riesgos laborales: “Las secuelas de una pérdida o una mutilación exceden ampliamente cualquier compensación en dinero que se pueda otorgar”, argumentaron.

El Frente para la Victoria contó además con el apoyo de sus aliados habituales: Nuevo Encuentro, Frente Cívico por Santiago, PJ La Pampa y el interbloque Unión Federal de Provincias, integrado por el Movimiento Popular Neuquino, Corriente de Pensamiento Federal, Frente Peronista Federal, Movimiento Popular Fueguino y Frente Cívico por Catamarca.

El texto del Poder Ejecutivo introduce, como cambio principal, lo que se conoce como “opción excluyente” u “opción con renuncia”: así es como el trabajador damnificado o sus familiares deberán elegir entre cobrar la indemnización de la ART o reclamar por vía judicial, con el fin de eliminar la llamada “doble vía”.

De esta manera, para inducir a los trabajadores a ser resarcidos a través de la Aseguradora de Riesgos de Trabajo, se elevan las tarifas del sistema en un 20 por ciento, actualizando los montos cada seis meses. Además, se establece un plazo de 15 días de producido el accidente para cobrar la indemnización.

La iniciativa, según indicó la presidenta Cristina Fernández, fue acordada entre el Ministerio de Trabajo, los empresarios y los trabajadores sindicalmente organizados, ya que la ley actual –surgida durante el menemismo- “no beneficia ni a los empresarios ni mucho menos a los trabajadores”.

“Nadie puede decir que esta ley va en contra de los trabajadores”, aclaró Agustín Rossi, presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria. Para Ricardo Gil Lavedra, líder de la bancada radical, la sanción significa “volver a una receta fracasada de los 90”.

Facundo Moyano disparó contra un sector del sindicalismo y lanzó que el proyecto debería llamarse “proyecto de De Mendiguren”, ya que se trata de “un engendro de la UIA”. En tanto, el ex cegetista Héctor Recalde se limitó a explicar su proyecto de reforma integral, que, entre otras cosas, ampliaba el listado de enfermedades laborales.

“Este proyecto es un retroceso altamente gravoso”, sostuvo la peronista disidente Graciela Camaño. Víctor de Gennaro (FAP) exigió la eliminación de las ART y lamentó que 20 trabajadores mueran por día a causa de accidentes y enfermedades laborales. Fernando “Pino” Solanas, líder de Proyecto Sur, tildó a la ley sancionada de “neoliberal”.

Por el Pro -el único bloque opositor que apoyó la iniciativa-, Julián Obiglio opinó que la nueva ley es “conceptualmente correcta” pero que “el oficialismo desperdició una oportunidad única de tratar el tema de la prevención” de los riesgos de trabajo.

Informe: Parlamentario.com

0 comentarios :

Publicar un comentario