jueves, 30 de agosto de 2012

Por el fuerte aumento en el precio, restaurantes tucumanos hacen un boicot contra la papa

Las papas son objeto de un boicot de restaurantes
tucumanos por el alto precio de las mismas.
TucumánUna insólita protesta llevan a cabo los restaurantes tucumanos: por el desproporcionado aumento en el precio, decidieron efectuar un boicot contra la papa, reemplazando a la misma por otro tipo de guarniciones como chaucha, remolacha o tomates. “No a la papa”, es el lema de las empresas gastronómicas que explicaron que la papa registró una suba de más del 200 por ciento.

Ante el desproporcionado aumento en el precio, los dueños de restaurantes tucumanos iniciaron un boicot contra la papa y decidieron ofrecer otro tipo de guarniciones a sus clientes.

En la provincia, la bolsa de papa de 50 kilos pasó de 45 a 135 pesos, lo que significó un fuerte incremento del 200 por ciento, lo que motivó la protesta.

El boicot fue reconocido por el presidente de la Unión de Bares y Hoteles de Tucumán, Humberto Neme, quien consideró que el objetivo es "no modificar la estructura de costos ni los precios de los menús, y sacar o reducir la papa de las comidas".

"Desde hace una semana hemos puesto carteles 'No a la papa'; el cliente pregunta por las causas y les explicamos que la bolsa de 50 kilos trepó de 45 a 135 pesos y ante esta situación, son solidarios y piden otras guarniciones", indicó el directivo en declaraciones a la prensa local.

El empresario sostuvo que "queremos tener un Tucumán competitivo, y no podemos pasar el precio de una porción de papas fritas de 15 a 30 pesos".

"Se reemplazó la guarnición con chaucha, remolacha, zanahoria o tomates, y confío en que la medida de boicot tenga éxito y que el precio se retrotraiga hasta un valor normal", afirmó.

Informe: Cadena3

0 comentarios :

Publicar un comentario