domingo, 15 de mayo de 2022

Cuatro radicales piden pista y se anotan en la carrera presidencial

Cornejo y Manes reafirmaron sus intenciones de jugar por 
la presidencia. También se suman los gobernadores 
Gerardo Morales y Gustavo Valdés


Por Déborah De Urieta

El radicalismo tiene algo en claro: no quiere ser furgón de cola en las elecciones de 2023. A diferencia de 2015, cuando el partido fue a unas PASO testimoniales que legitimaron la candidatura de Mauricio Macri, en esta oportunidad, cuentan con varias figuras competitivas que ya se pusieron el traje de candidato. En los últimos siete días, dos los referentes del partido centenario volvieron a reafirmar públicamente sus intenciones de presidir la Argentina.

Primero lo hizo el neurocientífico Facundo Manes. "No seré candidato a gobernador ni a jefe de Gobierno, el país se cambia desde la Casa Rosada", dijo en una entrevista a Clarín.

Dos días después, lo hizo el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado, el mendocino Alfredo Cornejo. Fue en el AmCham Summit 2022 organizado por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina.

Desde su banca, el mendocino se las ingenia para afianzar su figura. ¿De qué manera? Recorriendo -con sus proyectos bajo el brazo- el interior para así sumar adhesiones.

Es más, en los últimos días, el exgobernador se mostró junto a la senadora schiarettista Alejandra Vigo, con quien presentó un proyecto para impulsar un "boleto federal" que eche por tierra los subsidios al transporte que se reparten de forma discrecional.

Manes tampoco le rehúye al peronismo cordobés. En marzo, se sacó una foto con el gobernador Juan Schiaretti. ¿Será el schiarettismo el punto de contacto entre los dos radicales? ¿Se viene la fórmula Cornejo-Manes o Manes-Cornejo?

Pero además, días atrás, Cornejo sorprendió con una foto. Se reunió con el expresidente Mauricio Macri, a quien le marcó más de una vez la cancha cuando ambos ocupaban cargos ejecutivos, uno a nivel nacional, y el otro a nivel provincial.

Quienes conocen al mendocino, que no es un defensor del purismo a ultranza, tampoco descartan que podría hacer una buena dupla con la jefa del PRO, Patricia Bullrich.

Quien tampoco oculta sus intenciones de suceder a Alberto Fernández el año que viene es el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. En este caso, es más fácil imaginarlo en alianza con un peronista. Como cuando propuso, sin éxito, sumar al tigrense Sergio Massa en la histórica convención de Gualeguaychú.

Hay que sumar a un cuarto radical con aspiraciones: el correntino Gustavo Valdés, que en los últimos tiempos viene despegándose de su par jujeño y empezó a juntar voluntades. "Quiere ser presidente, pero mide los tiempos", dijo un correligionario que lo conoce de cerca.

¿Cómo definirán al mejor candidato radical para las elecciones presidenciales? A través de unas PASO. Y, al menos por ahora, dan por hecho que se repetirá un esquema similar al de las elecciones del año pasado, que hubo listas "puras" y "mixtas".

El gran desafío para el radicalismo es encontrar una figura que aglutine las diferentes vertientes que conviven. Pero además, si lograran superar ese escollo, restan las definiciones del PRO. ¿Qué hará Macri? "Si ellos van separados, nosotros nos potenciamos", dijo un radical.

En caso de quedar afuera del sillón de Rivadavia, la mira estará puesta en ser convocados al Gabinete para de allí construir una candidatura presidencial.

© El Cronista

0 comentarios :

Publicar un comentario