lunes, 29 de marzo de 2021

El “Pacman” Cristina Kirchner se devora a Alberto Fernández

 Por Marcos Novaro

Cada semana que pasa es, para Alberto, peor que la anterior. La última empezó con una nueva vacunada VIP, ahora vinculada al ministro Ferraresi, seguida del anuncio resignado de que se postergará incluso para la población de más riesgo la segunda dosis, porque las vacunas siguen escaseando. Y cerró con una victoria oficialista que, paradójicamente, lo debilita aún más: para la reforma de Ganancias, que avanza finalmente en Diputados, el presidente no fue siquiera consultado, será un éxito solo de Massa y los Kirchner. 

En el medio, un choque penoso con los socios del Mercosur, donde quedó expuesta su soledad en la defensa del más primitivo proteccionismo; y un nuevo desplante de Cristina, que se arrogó el derecho a fijar condiciones delirantes para la renegociación con el Fondo, dejando a la vista que ese acuerdo no solo no va a llegar antes de octubre, es probable que tampoco se logre después.

Esto último es, claro, lo más preocupante y disparó todo tipo de especulaciones. ¿Es que Cristina, en su afán por radicalizar todos los conflictos que tiene delante, pretende anular del todo a Alberto y va camino a ejercer en forma directa el gobierno, o al menos le importa cada vez menos sumirlo en la más completa impotencia?

Es probable que no sea esa su idea. Lo que sí sucede es que se ha propuesto para este año ser la artífice indiscutida de un nuevo triunfo electoral del peronismo. Para enrostrárselo a sus adversarios, y también a sus aliados: mostrarles a Massa, los gobernadores y sindicalistas que la necesitan a ella más que a la “moderación” de Alberto, que la estratega y conductora es ella y solo ella, y dependen de su olfato, que sigue siendo imbatible para ganar elecciones. Y que, por lo tanto, se la van a tener que seguir bancando al mando, por más tensiones que surjan en la gestión de gobierno.

Solo así va a conseguir que toda esa gente ponga el esmero que hace falta para disculparla, a ella y su familia, de las acusaciones en su contra. Sea cual sea el costo que haya que pagar.

Es para cumplir ese rol de “artífice de la victoria” que la vice ha venido levantando el perfil, desde que habló en diciembre en La Plata marcándole por primera vez el terreno a la gestión económica. Y volvió a hacerlo este miércoles, 24 de marzo, en forma aún más tajante, mientras Guzmán estaba en Washington negociando con el Fondo. En ambos casos, para dejar en claro que la prioridad es acelerar la recuperación del consumo, de acá a octubre, “alineando precios y salarios”, y polarizar la escena, poniendo al Fondo junto a la oposición entre los responsables del desastre, “los que han endeudado catastróficamente al país”.

Esa va a ser la estrategia electoral. Es Cristina la que la decidió. Y ella cree que les va a alcanzar para salir bien parados de las legislativas. Habrá que ver.

¿Significa esto que Cristina quiere llevarse puesto a Guzmán para reemplazarlo por alguien más de su agrado, como sería un émulo de Axel Kicillof?, ¿o que está siquiera buscando atarle las manos en todo lo que él pretende hacer para “tranquilizar la economía”? No tanto: en verdad no ha puesto objeción alguna a que se ajusten salarios públicos y jubilaciones, que en el último año han perdido entre 10 y 15% de su poder de compra, ni a que se eliminen el IFE y los ATPs, pese a que la emergencia sanitaria no solo continúa, sino que se vuelve a complicar. Sí frenó, en cambio, algunos aumentos de tarifas, pero no los de combustibles.

Es que, en términos generales, la de Cristina no es una intervención disonante con la “moderación” que intentan Alberto y Guzmán para mantener bajo control las variables fiscales y económicas (aunque a lo que intentan esos dos mejor le cuadra el calificativo de “emparche”). Sino exclusivamente un planteo que prioriza las necesidades electorales. Y una señal hacia adentro y hacia fuera sobre quién toma las decisiones cuando está en juego que el FdeT retenga el poder.

Tampoco es que Guzmán tiene una estrategia distinta y más de largo aliento. Como Alberto, lo que más aporta es confusión. Sin ir más lejos, ya desde antes de que Cristina exigiera 20 años de plazo y tasas de interés ridículamente rebajadas se sabía que un acuerdo con el Fondo durante este año era una posibilidad muy remota. Y que de insistir demasiado en concretarla, el ministro corría el riesgo de quedar mal con tirios y troyanos: no firmar nada, defraudando a inversores y empresarios, y llevar la buena letra fiscal al extremo de debilitar el ritmo de reactivación, alimentando la inflación con alzas de tarifas y demás, con el consecuente perjuicio para las expectativas de la dirigencia y los votantes oficialistas. Cristina parece haber advertido ese riesgo y haber alineado, un poco a los cachetazos, detrás de una estrategia electoralmente más consistente, al presidente y su ministro. Quienes, además de tener las prioridades bastante más confusas que ella, suelen tener una fe injustificada y peligrosa en su capacidad de conjugar los opuestos y quedar bien con Dios y con el Diablo.

Claro que, al mismo tiempo que Cristina le daba así más consistencia al plan electoral, le estaba quitando perspectivas futuras a la pretensión de normalizar la situación económica. Porque el acuerdo con el Fondo no sólo se ha vuelto imposible de acá a octubre. Tampoco va a tener muchas chances después de esa fecha si, como es de esperar, la jefa insiste en sus planteos. Lo que sin duda va a suceder si sale bien parada de las próximas elecciones.

Pero esto es también fruto de una tendencia estructural, que viene desde el comienzo de esta administración: las opciones estratégicas de Cristina pasan por otro lado, por Rusia y China esencialmente, y no es posible compatibilizarlas con el occidentalismo soft con que vino discurseando Alberto desde su asunción. Al respecto, la ruptura con el Grupo de Lima, las tensiones en el Mercosur y el alejamiento de la administración Biden son sin duda muy malas noticias. Mucho peores que toda la mala praxis macroeconómica que vamos a ver en los próximos meses para mejorarle las chances electorales inmediatas a los candidatos oficiales.

¿Puede salirse con la suya la vice? En lo inmediato, sin duda. Consiguiendo algunas vacunas más, pueden administrar mejor que hasta acá el desafío pero también la oportunidad que les ofrece la pandemia: porque el miedo al virus incrementa la disposición a bancarse el empobrecimiento, es un gran recurso para un gobierno como este, que no tiene forma de evitar el ajuste; y al mismo tiempo es un enemigo para el cual, mal o bien, el gobierno administra el monopolio de la solución, las vacunas solo él puede conseguirlas y distribuirlas. Así, gestionando el miedo y su solución, el oficialismo podría estar en condiciones de recuperar buena parte del terreno perdido en la opinión pública durante los próximos meses.

Una encuesta reciente sirve para ilustrar este punto: es la última dada a conocer por Giacobbe y Asociados, y muestra que se ha vuelto mayoritario el rechazo al oficialismo, y son muchos los votantes moderados que lo acompañaron en 2019 pero ahora preferirían verlo derrotado. Si nos enfocamos en el porcentaje de votantes que seguro apoyará al oficialismo, su situación es desesperante.

Sin embargo, esto no es contradictorio con el hecho de que una buena parte de los decepcionados estaría dispuesta a volver a acompañarlo, si hay módicas mejoras en dos rubros decisivos, vacunación y economía.

Con poco, al gobierno podría alcanzarle para superar la barrera del 40% de apoyos en octubre (según los cuadros abajo reproducidos, podría alcanzar hasta un máximo de entre 43,1 y 47,8% del total de los votos, muy cerca de los porcentajes que logró dos años atrás) y si el resto de las preferencias se dispersa un poco más que entonces, lo que suele suceder en todas las elecciones legislativas, presentar los resultados como un espaldarazo a continuar con lo que viene haciendo. Un aval al ahora evaporado rol de Alberto, y sobre todo al de Cristina.

En síntesis, la moneda está en el aire. Si aparecieran más vacunas, bajara un poco la inflación y continuara la recuperación económica, Alberto podría recuperar, de acá a agosto y octubre, el rol que ha estado perdiendo de ganar apoyos moderados. Algo que ni Cristina ni Axel ni Máximo ni Massa pueden hacer por su cuenta. Pero si sigue como va puede que pierda también hasta los apoyos duros K que le quedan.

¿Qué pasa si, en el ínterin, debido a su pulsión escorpiónica, Cristina termina de debilitarlo y devaluarlo, lo vuelve foco de los odios de propios y ajenos, unos porque lo ven cada vez más sometido a ella y los otros porque le cargan la culpa de los déficits de la gestión hasta para cumplir sus expectativas más modestas, y a Alberto no le queda más que irse a su casa? Por ahora es un escenario improbable. Muy improbable. Pero ya se empezó a barajarlo, fruto del por momentos descontrolado internismo oficial. Dicen incluso que Alberto amenazó con desatarlo hace unos días, en medio de una fuerte discusión con Cristina. Si la versión es correcta, el supuesto detrás de la amenaza es que tanto el presi como la vice saben que no pueden cambiar la actual configuración del vértice oficial sin desatar efectos catastróficos para ambos. Pero han llegado al extremo de tener que usar ese último recurso, la posibilidad de la destrucción mutua, para seguir juntos. No es lo que se diga un escenario muy halagüeño para lo que nos espera bajo su mando.

© TN

0 comentarios :

Publicar un comentario