viernes, 12 de marzo de 2021

BOLIVIA / ORDENAN DETENCIÓN DE EXPRESIDENTA ÁÑEZ Y DE EXMINISTROS

Está acusada por supuestos delitos de sedición, terrorismo y conspiración. Denuncian al Gobierno por “persecución 
política peor que en las dictaduras”

 Jeanine Áñez

Bolivia
– El clima político volvió a calentarse este viernes en Bolivia luego de que la Fiscalía emitiera una orden de detención contra la expresidenta Jeanine Áñez y varios de sus ministros por sedición y terrorismo, según una copia de la orden difundida por la propia exmandataria.

El Ministerio Público aún no se ha pronunciado oficialmente sobre la medida, pero la televisión local emitió imágenes de la detención de varios exministros. La exmandataria publicó en Twitter la resolución del fiscal junto al texto “la persecución política ha comenzado”.

Lidia Patty, exlegisladora del partido oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), denunció en diciembre pasado que Áñez, junto con varios de sus exministros, exmilitares, expolicías y civiles, había promovido el derrocamiento del izquierdista Evo Morales en noviembre de 2019, tras 14 años en el poder.

La exdiputada del MAS presentó la denuncia por los supuestos delitos de sedición, terrorismo y conspiración.

“El MAS ha decidido volver a los estilos de la dictadura. Una pena porque Bolivia no necesita dictadores, necesita libertad y soluciones”, escribió Áñez en Twitter.

La orden de los fiscales alcanza a los exministros Arturo Murillo (Interior), Luis Fernando López (Defensa), Yerko Núñez (Presidencia), Álvaro Coímbra (Justicia) y Rodrigo Guzmán (Energía).

La demanda de Patty es también contra Luis Fernando Camacho, uno de los líderes de las protestas que acabaron con la renuncia de Morales y elegido gobernador de la región de Santa Cruz en las elecciones locales del pasado domingo, aunque la fiscal no ordenó su detención.

Los exministros de Justicia y Energía han sido los primeros en ser detenidos este viernes en la ciudad amazónica de Trinidad, capital del departamento del Beni.

“Nosotros hemos dicho que nos vamos a poner a disposición de la ley siempre”, dijo Coímbra cuando era detenido e introducido en el vehículo policial, en declaraciones a Bolivia TV.

Previamente había protestado por la situación de Guzmán: “De manera ilegal y abusiva han detenido a Rodrigo Guzmán, exministro de Energía, por el caso armado de golpe de Estado”.

El jueves se desconocía el paradero de Áñez, aunque imágenes de la televisión mostraban un fuerte dispositivo policial a las afueras de su residencia en la ciudad de Trinidad, 600 kilómetros al noreste de La Paz.

Los exministros de Interior y de Defensa salieron de Bolivia en noviembre de pasado y, según la Interpol-Bolivia, se encuentran en Estados Unidos.

La fiscalía también emitió órdenes de aprehensión contra los excomandantes de las Fuerzas Armadas William Kalimán y su sucesor, Sergio Orellana, y de la Policía Yuri Calderón.

La crisis de 2019

Áñez asumió la presidencia de Bolivia el 12 de noviembre de 2019, dos días después de que Morales dimitiera en medio de protestas sociales social en todo el país que dejaron una treintena de muertos, y dejó el cargo en noviembre de 2020 tras la victoria en las urnas de Luis Arce, delfín del líder indígena.

Junto a Morales dejaron su cargo el vicepresidente Álvaro García Linera y los presidentes oficialistas de las cámaras de Diputados y Senadores.

Áñez era segunda vicepresidenta del Senado y ante un vacío de poder asumió el primer cargo del país. Fue la segunda mujer que gobernó Bolivia, después de Lidia Gueiler (1978-1980), derrocada por un golpe militar.

Los opositores habían impulsado protestas en todo el país, tras las elecciones de octubre de ese año, denunciadas como fraudulentas en favor del oficialista Morales, que buscaba un cuarto mandato.

Morales salió asilado a México y un mes después se trasladó a la Argentina, donde estuvo refugiado hasta la llegada a la presidencia de Arce.

Un grupo de investigadores de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) está en Bolivia indagando lo sucedido a fines de 2019.

“Persecución política”

Dos expresidentes de Bolivia, el centrista Carlos Mesa (2003-2005) y el derechista Jorge Quiroga (2001-2002), rechazaron por separado las detenciones y órdenes de aprehensión. Ambos fueron actores claves para la transición del gobierno de Morales a Áñez en 2019.

“Estamos en un proceso de persecución política peor que en las dictaduras. Se ejecuta contra quienes defendieron la democracia y la libertad en 2019”, dijo Mesa en Twitter.

Quiroga, por la misma vía, señaló que se “desata cacería revanchista” y al mandatario Arce le dijo que “eres un aprendiz de tirano”.

Informe: AFP y Reuters

0 comentarios :

Publicar un comentario