miércoles, 10 de julio de 2019

«ESTAMOS LISTOS PARA CONTINUAR CUATRO AÑOS MÁS»

Mauricio Macri habló ante dirigentes de Juntos por el Cambio en Parque Norte, reunidos para coordinar los últimos
detalles de la campaña

Mauricio Macri y Miguel Pichetto hablaron ante dirigentes de Juntos por el Cambio
durante una reunión realizada en Parque Norte. (Foto/Juntos por el Cambio)
Nacionales - Al cierre de la cumbre de Juntos por el Cambio en Parque Norte, el presidente Mauricio Macri dio un extenso discurso donde repasó logros de gestión, evocó los hechos ocurridos en 2001 a propósito de la reciente muerte de Fernando de la Rúa, y afirmó: “Estamos listos para continuar cuatro años más”.

Junto a su compañero de fórmula, Miguel Pichetto, Macri recordó el inicio de la gestión de Cambiemos: “Arrancamos a gobernar un país devastado que arrastraba un nivel de aislamiento que nos colocaba solo en mejor posición que Sudán y Nigeria, un país en default, sin energía, donde nadie sabía de cuánto era el presupuesto público”.

El jefe de Estado destacó entonces que “en esos momentos difíciles”, Pichetto “priorizó siempre la gobernabilidad” al acompañar las principales leyes propuestas por su gobierno desde el Senado.

Por otra parte, Macri recordó la figura de De la Rúa y comparó el 2001 con la crisis económica que se agudizó el año pasado. “Se volvió a recordar todo lo que se vivió en esa época, en esos años. Podemos comparar lo que pasamos por situaciones similares”, dijo, y luego aseguró: “Estamos acá, liderando un país, listos para proponer a los argentinos continuar cuatro años más”.

“Estamos entendiendo cada vez más que la democracia argentina tiene una gran deuda: ha faltado ese puente entre las ideas y la acción. Hemos dado un paso importante en empezar a construir ese puente entre lo que uno promete y lo que hace”, sostuvo el candidato de Juntos por el Cambio.

Ante más de trescientos dirigentes, el jefe de Estado pidió: "Necesito que ustedes salgan a convencer a aquellos que dudan".

El pedido del Presidente resumió a grandes rasgos la jornada que se vivió en el Salón Ombú del predio de Parque Norte, donde primó en los discursos una bajada de línea apuntada a retener el voto del electorado de lo que fue hasta hace poco Cambiemos. "Hay que reforzar el voto de los afines", se escuchó decir a varios dirigentes de peso del oficialismo, conscientes de que ya no hay tiempo de salir a la conquista del voto de la oposición, pero por sobre todo, de que en un escenario polarizado como el actual, hay una parte del electorado que ya se definió por la fórmula Fernández- Fernández.

En este marco, el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña, pidió a los dirigentes "no gastar energías" en quienes “profesan la fe kirchnerista” y sí en cambio que refuercen el voto del elector PRO.

"A la gente con dilema entre a quién votar, que está más cerca nuestro porque muchas veces nos han votado pero dificultades económicas los han alejado y hecho dudar de si es posible el cambio y lo debemos comprender y establecer un diálogo basado en la idea de que está en juego la libertad”, dijo Peña respondiendo la principal inquietud del auditorio, acerca de cómo convencer al electorado de seguir apostando por el oficialismo en tiempos de crisis económica.

El discurso de Peña fue aprobado por el consultor del oficialismo, Jaime Durán Barba, junto a quien compartió un panel que contó además con la presencia del ministro de Interior, Rogelio Frigerio. "La gente no piensa ni siente necesaria una tercera alternativa. Esa polarización cada vez es más fuerte. Las PASO son prácticamente la primera vuelta. Y no es imposible que se resuelva en primera vuelta", consideró el asesor del presidente.

Sin embargo, la apertura del evento estuvo a cargo de los presidentes de cada partido. En este marco hablaron ellos titular del PRO, Humberto Schiavoni, el de la UCR José Cano y el titular de la Coalición Cívica ARI, Maximiliano Ferraro.

El segundo bloque de la jornada estuvo a cargo de los gobernadores. María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés reforzaron el pedido de salir a retener el voto del electorado fiel al tiempo que compartieron que la próxima elección es "la más importante desde el retorno de la democracia" por "lo que está en juego".

Sobre esta última idea (especialmente Vidal y Larreta) hicieron hincapié y pidieron transmitir ese discurso a la población, contraponiendo la idea de pasado versus futuro.

Sin dudas la gran ausente de la jornada fue la líder de la Coalición Cívica ARI, Elisa Carrió. Según el legislador porteño de ese espacio, Maximiliano Ferraro, la dirigente “no participa de estos encuentros”.

"Lilita no participa de estos encuentros. De hecho, no es candidata ni autoridad partidaria. Pero ha saludado a los candidatos a través de su cuenta de Twitter", dijo Ferraro en declaraciones a la prensa al tiempo que aseguró que "no hay ningún tipo de malestar" y que la diputada nacional "está haciendo campaña" a favor de la reelección del espacio.

Si bien algunos lo definieron como un acto de campaña, lo cierto es que el clima no era tal. No hubo cantos de arenga, discusiones acaloradas, acceso libre del público, y los aplausos fueron débiles. De hecho, uno de los plazos más significativos fue el que pidió Macri para su compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, junto a quien cerró el cónclave.

Faltando un mes para las elecciones las PASO, Macri dejó al resto del Gabinete el consenso del discurso de cara a la campaña. El primer mandatario, al igual que la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, aprovechó Parque Norte para dar un discurso para la tribuna, consciente de que (a diferencia de la primera parte de la jornada) sus palabras eran transmitidas a través de los medios de difusión oficiales.

Informe: Parlamentario.com, Ámbito.com y Agensur.info

0 comentarios :

Publicar un comentario