jueves, 2 de agosto de 2018

Una explosión de efectos imprevisibles para todos


Por Claudio Jacquelin

Nada ya es como era y nada será como se imaginaban hasta ayer que sería en la política y en el mundo empresario argentinos.

Un nuevo escenario de consecuencias aún imprevisibles, tanto judiciales, como político-electorales y económicas, acaba de abrirse tras la aparición de los cuadernos de la corrupción K.

Nunca como ahora la Argentina estuvo tan cerca de emular el proceso conocido como Lava Jato, que cambió la historia reciente de Brasil. La decena de detenciones de exfuncionarios kirchneristas y de empresarios o ejecutivos de grandes compañías contratistas del Estado más los llamados a indagatoria de varios de los más relevantes miembros de aquel gobierno y exfuncionarios judiciales remiten como ningún caso anterior a lo que pasa en el país vecino.

La gran diferencia que había hasta ayer con el proceso brasileño empieza a diluirse: ya no son solo exfuncionarios de gobiernos que perdieron el poder y algunos empresarios aislados y menores los que deben rendir cuentas ante la Justicia. Ahora también la prisión es una experiencia personal para dueños o altos ejecutivos de importantes empresas. Si la corrupción es una danza que nunca se baila en solitario, ahora empiezan a quedar expuestas las parejas.

El hecho importa no solo por la posibilidad que abre para avanzar de manera firme sobre ambos lados del mostrador de las coimas, sino también porque permite atenuar las suspicacias respecto de motivaciones políticas o cuestiones ideológicas que suelen esgrimirse para descalificar este tipo de investigaciones.

En un año en el cual ya sobraban hechos imprevistos, que hacían pensar que las cisnes negros eran bandada, lo ocurrido ayer obliga a todos los actores del sistema político a revisar sus pronósticos, sus estrategias y sus humores.

El gobierno de Mauricio Macri vivió la noticia como la aparición de un rayo de sol en medio de las nubes, después de casi cuatro meses de malas noticias económico-financieras y de un severo golpe a su integridad con las fundadas denuncias sobre aportes irregulares a la campaña electoral bonaerense de 2017. Fue la primera reacción, casi instintiva, pero no la última y definitiva. Es probable que deba seguir recalculando.

Peronistas aturdidos

En la extensa y heterogénea oposición peronista la escena se pareció demasiado a la de una multitud aturdida por el estallido de una bomba.

El kirchnerismo, por obvias razones, es el gran damnificado de lo que revelan los cuaderno de Oscar Centeno, quien fue el chofer del exnúmero dos del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta , hombre de estrecho vínculo y extrema confianza del exministro Julio De Vido , hoy en prisión.

El minucioso registro da más que verosimilitud a muchas de las denuncias que se habían hecho hasta ahora y que llevaban directamente hacia el matrimonio presidencial compuesto por Néstor y Cristina Kirchner. Por ejemplo, las acusaciones que en su momento hizo la exempleada de Presidencia y amiga del expresidente Miriam Quiroga sobre el trasiego de bolsos llenos de dinero en las mismísimas entrañas del Poder Ejecutivo.

Pero no se trata solo de los increíbles detalles que pueden leerse en los cuadernos a los que accedió y puso en manos de la Justicia el periodista de LA NACION Diego Cabot, tras una rigurosa, paciente y exhaustiva investigación periodística. Las pesquisas llevadas a cabo luego por el fiscal Carlos Stornelli y el juez federal Claudio Bonadio , gracias a ese aporte considerado inédito por ellos mismos, abonan y sostienen buena parte de lo allí revelado. Por eso, se decidieron las medidas tomadas ayer, que sacudieron al país y seguramente seguirán conmocionándolo por un buen tiempo más.

Después de recordar la larga enemistad que Cristina Kirchner tiene con Bonadio y de recitar la larga lista de acusaciones y descalificaciones que acumula contra él, fuentes cercanas a la expresidenta admitieron que se trata de un durísimo golpe para ella y no descartan que pueda llegar a ser uno de los peores.

Las comparaciones con Lula da Silva fueron inmediatas, tanto para victimizarse como para asumir la posibilidad de quedar fuera de la carrera electoral del año próximo, justo cuando las encuestas dejaban de serle un poco menos adversas.

En el resto del justicialismo todavía están evaluando los efectos posibles con sentimientos ambiguos.

Por un lado, advierten que el extenso registro de más de una década que llevó el chofer Centeno sobre la circulación de coimas puede salpicar a más de uno de los que después de haber sido parte de su gobierno se alejaron de Cristina para integrar el peronismo no kirchnerista. El caso del ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina podría ampliarse.

Por otro lado, se ilusionan con que el caso remueva del camino la gran barrera que impide la unificación del peronismo y que se llama Cristina. Dejarían de ser la hasta ahora poco transitada avenida del medio.

Ese es el escenario que obliga al Gobierno a moderar las alegrías matinales, como lo admitían anoche destacados integrantes del macrismo. La ulterior preocupación excede largamente el hecho de que aparezca involucrado y haya sido detenido Javier Sánchez Caballero, el más alto ejecutivo de la empresa que la familia del presidente Macri le cedió a su primo Ángelo Calcaterra.

Si Cristina quedara por este caso fuera de la carrera presidencial de 2019, la estrategia de mantener dividido al peronismo y tener como principal contrincante a la figura estelar del demonizado pasado quedaría superada. Un peronismo unido detrás de la candidatura de alguna figura nueva, sin portar los estigmas del kirchnerismo, podría ser un desafío mayúsculo para un gobierno que debe lidiar con una economía maltrecha y cuyo núcleo duro de adherentes supera por poco el 30 por ciento de los electores.

Esto recién empieza.

© La Nación

0 comentarios :

Publicar un comentario