martes, 7 de agosto de 2018

CONDENAN A BOUDOU Y VA PRESO

Es en el caso Ciccone y fue sentenciado a cinco años y diez meses de prisión. Condenas a Núñez Carmona y Ciccone. Vandenbroele recibió la menor condena.

Amado Boudou escucha la sentencia del Tribunal que lo condenó a cinco años
y 10 meses de prisión y ordenó su inmediata detención. (Foto/NA)
Judiciales - El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 4, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñiguez y Jorge Gorini definió condenar a cinco años y diez meses de prisión al exvicepresidente Amado Boudou , en el marco del caso Ciccone , por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho.

El ex vice, que por disposición del tribunal quedará detenido inmediatamente, recibió la pena más alta de todos los acusados en el juicio oral y además fue inhabilitado de manera perpetua para ocupar cargos públicos.

Además le impuso a Boudou una multa de 90 mil pesos e "inhabilitación perpetua" para ocupar cargos públicos.

El tribunal también condenó a José María Núñez Carmona, amigo y socio de Boudou, a cinco años y seis meses de prisión; a Nicolás Ciccone, exdueño de la imprenta Ciccone, a cuatro años y seis meses.

Alejandro Vandenbroele, amigo de Núñez Carmona y considerado testaferro de Boudou para quedarse con la imprenta, fue condenado a dos años en prisión en suspenso. Considerado "partícipe necesario", su prisión no será de cumplimiento efectivo y deberá realizar tareas comunitarias.

El juez Ariel Lijo interpretó que Boudou se interesó para que se levantara la quiebra de la imprenta y para quedarse con el 70% de sus acciones, como coima, por lograr salvarla.

La fiscalía había pedido una pena de cinco años y seis meses para Boudou, al igual que la Oficina Anticorrupción. La Unidad de Información Financiera (UIF) había solicitado seis años y la detención.

“Semana negra”

La condena a Boudou coincide con una semana negra para el kirchnerismo, acosado en los tribunales por la difusión de ocho cuadernos manuscritos con detalles de una supuesta red de cobro de sobornos a empresas dedicadas a la obra pública.

Boudou se ha convertido hoy en el más alto cargo del kirchernismo condenado en una causa por corrupción. Lo jueces encontraron probado que en 2010, cuando era ministro de Economía, intercedió para que la oficina de impuestos (AFIP) levantara un pedido de quiebra contra Ciccone, la imprenta privada más importante del país, acorralada por una deuda millonaria con el fisco. A cambio, Boudou se quedó con el 70% de la empresa, según el fallo, a través del empresario Alejandro Vandenbroele, quien operó como su testaferro. En ese esquema, Vandenbroele se limitó a “acatar las órdenes” recibidas por Boudou a través de intermediarios. Tras el rescate, Ciccone consiguió el certificado fiscal que le permitió convertirse en la principal proveedora de billetes del Estado, por encima incluso de la Casa de la Moneda.

La causa Ciccone se inició en febrero de 2012 con el testimonio ante la prensa de Laura Muñoz, exesposa de Vandenbroele. La mujer dijo que su marido era un testaferro de Boudou y que la conexión entre ellos llegó a través de José María Núñez Carmona, amigo personal del exvicepresidente. Vanderbroele fue una pieza clave de la investigación porque estaba vinculado al fondo de inversión The Old Fund, que se hizo con la propiedad de Ciccone tras el fin de la quiebra, al menos en los papeles. Para los jueces, el verdadero dueño de la imprenta fue Boudou, algo que el acusado negó de plano en sus últimas palabras ante los jueces.

Informe: LN, El País y agencias

0 comentarios :

Publicar un comentario