sábado, 27 de enero de 2018

ATENTADO EN KABUL / 95 MUERTOS

Una ambulancia bomba estalló en el centro de la ciudad produciendo una masacre. Hay más de 150 heridos.

Dos hombres ayudan a uno de los heridos en el atentado registrado este
sábado a la mañana en Kabul. (Foto/AP)
Mundo - Una ambulancia, cargada con un potente explosivo, ha estallado este sábado en una zona atestada de civiles en el centro de Kabul, junto a un puesto policial situado en las inmediaciones del barrio diplomático de la capital afgana. El balance de víctimas no ha parado de aumentar y se sitúa ya, según el Ministerio de Salud afgano, en 95 muertos y 158 heridos. 

Los talibanes se han atribuido la autoría del atentado, uno de los más sangrientos de los últimos años en Kabul. Este ataque, que ha sembrado el pánico en la capital, se produce una semana después del brutal ataque contra el Hotel Intercontinental, en el que murieron 40 personas, cuya autoría se atribuyeron también los talibanes.

El portavoz de los talibanes ha dicho en la red social Telegram que "un mártir con un coche bomba alcanzó el primer punto de control cerca del Ministerio del Interior", y ha añadido que, en el momento de la explosión, había una gran concentración de policías en la zona.

En un primer momento, el Ministerio de Salud ha informado de que el atentado, que se ha escuchado en gran parte de la capital, había causado al menos 18 heridos. "Hasta ahora, 18 civiles heridos han sido trasladados a los hospitales de Kabul", ha dicho a la AFP un portavoz del ministerio, Waheed Majroh.

Posteriormente, otro portavoz del mismo ministerio, Ismail Kawosi, ha indicado a Efe que "hasta ahora 31 heridos" han sido llevados al Hospital de Emergencias de Kabul, aunque se espera que el número de víctimas aumente. Por otro lado, la ONG italiana Emergency, especializada en cirugía de guerra, ha informado de que atendía a 50 heridos en su hospital, y su coordinador Dejan Panic, lo ha tildado de "masacre". Después, han informado de que a su hospital han trasladado siete muertos y 70 heridos y por último, que tenían 131 heridos.

Tolo News, que cita al Ministerio de Salud afgano, elevó el balance a 75 heridos, mientras que las agencias Efe y Reuters, con datos de funcionarios de dicho departamento, informaban de que el balance era de 17 muertos y 110 heridos aunque todavía se temía que pudiera aumentar porque siguen llegando víctimas a los hospitales. Y así ha sido. Dos horas después del atentado, las agencias internacionales hablan ya de 40 muertos y 140 heridos, de acuerdo con el Ministerio de Salud afgano.

Una hora después, la cifra de víctimas ha vuelto a subir a 63 muertos y 151 heridos. "La cifra más reciente es de 63 muertos y 151 heridos", ha dicho en rueda de prensa Baryalai Hilali, el jefe del Centro de Información y Medios del Gobierno. Este último balance seguía siendo "provisional", ya que algunos de los heridos se encuentran en una "situación crítica". Una hora después, ya había 95 muertos y 158 heridos.

Los hospitales están desbordados y envían a los pacientes de un centro a otro. El de Emergency se ha visto obligado a instalarlos incluso sobre el césped. Muchas de las víctimas, entre las que figuran niños, están siendo tratadas en el hospital Jamuriat, que no da abasto. "En el hospital Jamuriat nos dijeron que tenían a muchos muertos y heridos y nos enviaron a Emergency. Pero aquí también están desbordados, no les queda sitio. Piden a la gente cuya vida no peligre que vaya a otro hospital", ha contado a la televisión Ariana News un hombre que llevaba a su hermano herido y al que se le murió un amigo.

La explosión se ha producido a las 12.45 hora local en la plaza de Sadarat. El portavoz del Ministerio del Interior, Nasrat Rahimi, ha confirmado a la AFP que la explosión ha sido causada por una ambulancia bomba. 

El vehículo ha explotado frente a las puertas de la antigua sede del Ministerio del Interior, donde aún funcionan algunas dependencias de esta cartera, y cerca de una de las oficinas del Directorio Nacional de Seguridad (NDS), la principal agencia de inteligencia afgana. El portavoz de la Policía de Kabul, Basir Mujahid, ha confirmado a Efe que "un suicida con un coche cargado de explosivos trató de penetrar en el complejo [del ministerio], pero fue identificado por la Policía a la entrada e hizo detonar el vehículo".

"El suicida usó una ambulancia para saltarse los controles. En el primer control dijo que transportaba a un paciente al hospital Jamuriat", ha explicado a la AFP Nasrat Rahimi, portavoz adjunto del Ministerio del Interior. "En el segundo control, fue identificado e hizo estallar su carga", ha añadido. Mirwais Yasini, un diputado que estaba cerca del lugar de la explosión, ha explicado que la ambulancia se ha acercado al puesto de control y ha estallado.

El atentado se ha producido delante de uno de los retenes que protegen la entrada a una avenida por la que se accede a varias instituciones: el Ministerio del Interior, la sede de la policía, la delegación de la Unión Europea y el centro de secundaria Malalai. El Alto Consejo de la Paz, encargado de las negociaciones con los talibanes, actualmente bloqueadas, considera que es el principal blanco del ataque.

Se trata de una zona muy concurrida, rodeada de escuelas y restaurantes, así como el hospital público Jamhuriat, las oficinas de algunas organizaciones no gubernamentales y varios mercados. Además, el sábado es día laborable en Afganistán, por lo que las calles estaban atestadas. La plaza de Sadarat también se encuentra en las inmediaciones del barrio diplomático de la capital afgana, donde están las embajadas extranjeras así como diversas sedes de las instituciones del Gobierno.

La explosión ha sido de tal potencia que ha sacudido a la capital, relata la agencia AFP, que cuenta que las ventanas de su oficina, situada a casi dos kilómetros, han vibrado; que los vidrios de Chicken Street, la calle de los anticuarios a unos cientos de metros, han saltado en mil pedazos, así como los de todos los barrios a cientos de metros a la redonda. Un fotógrafo de la AFP que ha acudido al lugar ha visto muchos cuerpos de víctimas ensangrentadas, "muertos y heridos" en las aceras y a habitantes ayudando a evacuarlos.

Ninguno de los entorno a 20 efectivos del Ejército español destacados en la capital afgana ha sufrido ningún daño, según informa Defensa. "España se solidariza con el pueblo afgano ante la continua amenaza terrorista. Mis condolencias por las numerosas víctimas y deseos de pronta recuperación a los heridos. La unidad de los demócratas vencerá a la barbarie", ha tuiteado Mariano Rajoy. Los miembros de la delegación europea han sido puestos a resguardo en la sala blindada habilitada para este tipo de situaciones.

El atentado se produce en medio de una espiral ascendente de ataques terroristas contra objetivos civiles por parte de talibanes y del Estado Islámico en los últimos días. El pasado fin de semana 40 personas murieron en el Hotel Intercontinental de Kabul durante un asalto perpetrado por seis atacantes que mantuvieron un enfrentamiento con las tropas de seguridad durante 12 horas.

El miércoles un ataque del ISIS contra la sede de Save the Children en Jalalabad, al este, acabó con la muerte de cuatro empleados de la organización no gubernamental, un transeúnte y un miembro de las fuerzas de seguridad, así como de los cinco terroristas.

Aunque en los primeros nueve meses del año pasado el cómputo de víctimas civiles por el conflicto descendió en un 6%, la primera vez que se producía un retroceso desde 2012, las cifras fueron de 2.640 muertos y 5.379 heridos, todavía "niveles altos", según la ONU.

Informe: EFE, AFP y El País (España)

0 comentarios :

Publicar un comentario