miércoles, 20 de diciembre de 2017

El peronismo y la violencia

Por Pablo Mendelevich
Mauricio Macri siempre dijo que el camino estaba lleno de piedras, pero no avisó que éstas serían arrojadas en su contra, en dirección al Congreso, por enmascarados incontrolables. Piedras es un decir, una concesión piadosa. Cascotes, baldosas, pedazos de monumentos, munición producida al instante, elaboración propia, para complementar Molotovs, armas tumberas y pirotecnia apuntada para causar daño. Violencia con algo de pretensión ideológica y algo de ese arrojo anárquico que exuda cualquier motín carcelario.

Haya sido ahora militante, rentada o tercerizada, la violencia política es una vieja conocida en la Argentina. Sólo admitirla en el paisaje de la democracia ya es volver para atrás. Y vaya si acá fue admitida que casi ningún opositor la condenó. Una perversidad resguardarla bajo el envoltorio de la protesta, glándula vital de la democracia. Otro diciembre de furia y pena que evoca aquella frase de Aldous Huxley: "La más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia".

Con una crudeza inapelable que los diputados se perdieron por tener que sesionar, el lunes la televisión renovaba postales de 2001 que nadie hubiera querido ver en otro formato que no fuera el de un documental. Nadie, se entiende, exceptuados los que esa tarde pensaban conquistar el Palacio Legislativo de una, ahorrándose el trámite de lidiar por años en los tedios de la política. En realidad su meta no era ocupar las bancas sino desalojarlas.

También se supo de televidentes que tuvieron desagradables sensaciones setentistas. Como si asomara el pasado mal sepultado que hace cuarenta años legitimó la destrucción física del oponente. Pero como las cosas nunca se repiten de la misma manera, lo que hubo fue un batido: dramas legendarios, traumas reacondicionados y claves nuevas.

Huelga repetir que lo nuevo no fue la violencia política en sí: ella nos acompaña desde el siglo XIX. Incluso en estos 34 años de democracia se sucedieron el asalto al cuartel de La Tablada, los levantamientos carapintadas, la caída de De la Rúa, los saqueos organizados por punteros, los asesinatos de militantes sociales, los tiros entre sindicatos enfrentados, decenas de protestas callejeras que derivaron en enfrentamientos entre facciones, choques duros con la policía. ¿Cuál fue la novedad? El contexto político y económico en el cual se incubó esta violencia volcánica. Nunca había sucedido que el contexto fuera, en ambos rubros, positivo.

El primer estallido ocurrió 53 días después de que el gobierno ganara en forma rotunda las elecciones. Gracias al respaldo popular obtenido en las urnas el presidente Macri venía de hacer un acuerdo sin precedentes con casi todos los gobernadores. Es decir, con la parte de la oposición que administra poder real. Dos de cada tres gobernadores son peronistas. En 2001 De la Rúa venía de perder las elecciones intermedias (en las cuales, además, había sido repudiado el sistema como nunca antes). La economía iba de mal en peor -ahora la tendencia es la inversa- y el presidente, que arrastraba la crisis de la coalición gobernante abierta con el portazo del vicepresidente Chacho Alvarez, no había tejido con el peronismo ningún entendimiento, al punto que éste le había arrebatado la presidencia provisional del Senado.

A Macri le tocó, es cierto, un peronismo con características que nunca antes habían confluido: acéfalo, dividido y sin libreto. Derrotado ya había estado, hasta fue bicéfalo, pero el peronismo sin líder reconocido por la mayoría (ni casting para tenerlo pronto), sin proyecto y con una CGT colegiada y dubitativa, eso sí es una novedad. Más todavía con un accesorio de usos múltiples, Cristina Kirchner, líder de una facción interna tan importante como repelida por casi todo el no peronismo en primer lugar y, más ambiguamente, por el peronismo no kirchnerista en segundo lugar, acorralada como está por la Justicia bajo cargos tan graves como haber robado dineros públicos y haber cometido traición a la patria. Siempre rico en paradojas, el peronismo de hoy tiene como mayor recolectora de votos y como máxima piantavotos a la misma persona. Que es senadora y que ni bien volvió a la cámara el bloque peronista se la sacó de encima y la mandó a hacer rancho aparte, mientras le aseguraba blindaje institucional para que la Justicia no la meta presa.

¿Cómo se vincula esto con la violencia del jueves y del lunes? Es que también ella fue la mentora, la inspiradora, la patrocinante o quien, en definitiva, consagró en la política grande (ya no en el petardismo lateral de la izquierda radicalizada) el uso de la violencia. Por cierto que Cristina Kirchner no lo inventó. Lo que ella hizo fue incrustar en la democracia un comportamiento que el peronismo frecuentó cuando estaba proscripto.

Durante los 17 años que Perón pasó en el exilio, el peronismo desarrolló lo que llamó la Resistencia, que incluía tomas de fábricas, sabotajes, bombas, distintas formas de violencia, en fin, que algunos selectos grupos tradujeron en lucha armada. La desestabilización de los gobiernos, cuando no el golpismo desembozado, subyacían en la acción política, que se legitimaba, según la óptica de los peronistas, por la condición de perseguidos, sin importar demasiado que en el poder hubiera una dictadura o un gobierno surgido de las urnas. Los presidentes Frondizi e Illia padecieron el acecho, aunque hoy las corrientes historiográficas del peronismo les tributan a ambos, en especial al primero, un respeto tardío. La relación del peronismo con la violencia ganó volumen a comienzos de los setenta, cuando el propio Perón fogoneó las "formaciones especiales" para desgastar a la dictadura de Lanusse. Poco después, al volver del exilio como un "león herbívoro", el general no conseguiría desmontar el monstruo que había inflado. Fue cuando echó de la plaza a los "estúpidos e imberbes", también el origen de contrasentidos como la guerrilla peronista puesta a luchar contra un gobierno peronista.

Nunca el peronismo revisó nada de eso ni volvió a hablar de López Rega ni de la Triple A ni del origen del terrorismo de estado. Maniqueos, cultivadores de antinomias in vitro, los Kirchner dividieron el Bien y el Mal sobre la base de la palabra dictadura y embotellaron la historia de los setenta azucarando el papel de la guerrilla peronista sin entrar en detalle alguno. Esas reminiscencias acríticas, esos trazos gruesos, con espejismos groseros, son los que le permitieron a Cristina Kirchner instalar, para deleite de los suyos, a Macri en una especie de Eje del Mal.

El discurso político de Cristina Kirchner desde que se negó a trasmitir formalmente el mando asimila a Macri con la dictadura. Si Macri es la dictadura, la violencia, inadmisible en democracia, se vuelve legítima. La senadora no lo pone en su boca, lo expresa a través de sus militantes y lo insinúa, por ejemplo, mediante diagnósticos que niegan el estado de derecho.

La gran novedad de la violencia reciente es el papel del kirchnerismo, que actuó en la Cámara de Diputados como el brazo político de los activistas de la Plaza de los Dos Congresos. Agustín Rossi, líder del Frente para la Victoria en Diputados, empezó temprano el lunes a quejarse por televisión porque según él la policía requisaba a los manifestantes que se dirigían a la protesta. A esa altura cualquiera podía ver por televisión que entre los que "protestaban" sobresalían varios con armas caseras, quienes no alzaban su voz por los jubilados ni por nadie, ocupados como estaban picando mampostería y cargando pólvora. Cabía preguntarse si la preocupación de Rossi se refería al derecho de los violentos a concurrir a la "protesta" mejor pertrechados. ¡Que no los requisen más!

Los diputados de su bloque, que en forma reiterada pidieron que se levantase la sesión, y los violentos de afuera, quienes querían lo mismo pero lo reclamaban con otros métodos, parecían mancomunados en la misión de impedir una votación que iba a ganar el Gobierno. A la vez, regodeados unos en la faena de herir policías y los otros en la glorificación de la protesta (y la condena a la "salvaje represión") juntos removían recuerdos de las partes más oscuras y onerosas de la historia reciente.

© La Nación

0 comentarios :

Publicar un comentario